BBN Radio
Cómo Ir Al CieloRadioInstituto BíblicoChatRecursosIdiomasDonacionesContáctenos
Inscribirse|Acceso a los Cursos|Ayudas a sus Preguntas|BI Ayuda de Audio|Quienes somos|Herramientas|Testimonios|
Sector del estudiante
Entrada del estudiante
nombre del usuario:
contraseña:


¿olvidó su contraseña?
¿olvidó su usuario?
No es un estudiante aún
Cada palabra cuenta

No añadiréis a la palabra que yo os mando, ni disminuiréis de ella, para que guardéis los mandamientos del Señor… —Deuteronomio 4:2
Kim Peek fue un prodigio, conocido por su extraordinaria capacidad de recordar, que memorizó todas las obras de Shakespeare. Durante la representación de Noche de reyes, Peek notó que el actor había omitido una palabra de uno de los versos. Entonces, repentinamente, se puso de pie y exclamó: «¡Un momento!». El actor se disculpó y dijo que había pensado que a nadie le importaría. Peek respondió: «A Shakespeare sí».
Las palabras son importantes. En especial, cuando son las propias palabras de Dios. Moisés le advirtió a Israel: «No añadiréis a la palabra que yo os mando, ni disminuiréis de ella, para que guardéis los mandamientos del Señor vuestro Dios que yo os ordeno» (Deuteronomio 4:2). A menudo, les recordaba a los israelitas la misericordia y la fidelidad de Dios hacia ellos en el pasado. Pero también enfatizaba la importancia de obedecer los mandamientos del Señor mientras se preparaban para entrar en la tierra prometida. Les dijo que la obediencia daría como resultado bendiciones en la vida y una herencia abundante (vv. 39-40). A Dios le importaba cada mandamiento y cada regla. La importancia que su pueblo daba a la Palabra de Dios demostraba cuánto lo valoraban.
En la actualidad, cuando valoramos la Palabra de Dios, la leemos y meditamos en ella con cuidado y obedecemos lo que dice, estamos ofreciéndole al Señor la reverencia que ciertamente merece.

La Palabra de Dios no necesita ni agregados ni recortes.

Escrito por:   Editores de Nuestro Pan Diario    Fecha de publicación  6/18/2013 10:39 AM
Número de visitantes  646


Próximo: La culpa persigue
Login                                                                                           Herramientas bíblicas   Derechos de autor   Privacidad