BBN Radio
Cómo Ir Al CieloRadioInstituto BíblicoChatRecursosIdiomasDonacionesContáctenos
Inscribirse|Acceso a los Cursos|Ayudas a sus Preguntas|BI Ayuda de Audio|Quienes somos|Herramientas|Testimonios|
Sector del estudiante
Entrada del estudiante
nombre del usuario:
Contraseña, p/este sitio::


¿olvidó su contraseña?
¿olvidó su usuario?
No es un estudiante aún
Dios oye

Pero Ana hablaba en su corazón, ... y su voz no se oía… —1 Samuel 1:13
Después de haber leído varios libros para niños con mi hija, le dije que iba a leer durante un rato uno para adultos, y que después, volveríamos a ver otras historias juntas. Abrí mi libro y empecé a leer en silencio. Poco después, ella me miró extrañada y observó: «Mami, me parece que no estás leyendo de verdad». Supuso que, como no hablaba, no estaba procesando las palabras.
Tal como sucede con la lectura, la oración también puede ser silenciosa. Ana, que anhelaba tener un hijo, visitó el templo y «hablaba en su corazón» mientras oraba. Movía los labios, pero «su voz no se oía» (1 Samuel 1:13). El sacerdote Elí vio lo que pasaba, pero no entendió. Entonces, ella le explicó: «… he derramado mi alma delante del Señor» (v. 15). Dios oyó el pedido de oración silencioso de Ana y le dio un hijo (v. 20).
Como Dios escudriña nuestro corazón y nuestra mente (Jeremías 17:10), puede ver y oír cada plegaria… incluso aquellas que nunca expresan nuestros labios. La naturaleza omnisciente del Señor hace posible que oremos teniendo plena confianza de que Él oirá y responderá (Mateo 6:8, 32). Por esta razón, podemos alabar a Dios permanentemente, pedirle que nos ayude y agradecerle por todas sus bendiciones… aun cuando nadie más nos oiga.

Dios nos llena el corazón de paz cuando lo abrimos delante de Él.

Escrito por:   Editores de Nuestro Pan Diario    Fecha de publicación  2/4/2014 12:01 PM
Número de visitantes  1432


Login                                                                                           Herramientas bíblicas   Derechos de autor   Privacidad