BBN Radio
Cómo Ir Al CieloRadioInstituto BíblicoChatRecursosIdiomasDonacionesContáctenos
Inscribirse|Acceso a los Cursos|Ayudas a sus Preguntas|BI Ayuda de Audio|Quienes somos|Herramientas|Testimonios|
Datos de ingreso
Entrada del estudiante
nombre del usuario:
Contraseña p/este sitio:


¿olvidó su contraseña?
¿olvidó su usuario?
No es un estudiante aún
Nunca nos abandona

… nunca decayeron [las] misericordias [del Señor]. Nuevas son cada mañana… — Lamentaciones 3:22-23
Cuando era niño, uno de mis entretenimientos favoritos era jugar en el sube y baja de un parque cercano. Los chicos se sentaban en ambos extremos del tablón y se balanceaban hacia arriba y abajo. A veces, el que estaba abajo se mantenía allí y dejaba a su compañero de juego detenido en lo alto y gritando para que lo bajara. Pero lo más cruel de todo era bajarse y salir corriendo cuando el otro estaba en el aire… para que cayera de repente contra el suelo y se golpeara.
A veces, tal vez sintamos como que Jesús nos está haciendo eso. Confiamos en que estará con nosotros en los altibajos de la vida. Sin embargo, cuando las cosas dan un giro inesperado y nos dejan golpeados y heridos, quizá nos parezca que el Señor se fue y dejó que nos cayéramos y que el dolor nos invadiera.
Pero Lamentaciones 3 nos recuerda que «por la misericordia del Señor no hemos sido consumidos, porque nunca decayeron sus misericordias» (v. 22), y que Él es fiel hasta el final, aun cuando todo parezca estar desmoronándose. Esto significa que, en medio de nuestro dolor, aunque tal vez nos sintamos solos, no lo estamos. Y aunque no percibamos su presencia, ¡el Señor está a nuestro lado, como nuestro compañero confiable que nunca se irá ni nos dejará!

Cuando todos los demás fallan, Jesús es el amigo más confiable.

Escrito por:   Editores de Nuestro Pan Diario    Fecha de publicación  4/24/2014 12:27 PM
Número de visitantes  2660


Login                                                                                           Herramientas bíblicas   Derechos de autor   Privacidad