BBN Radio
Cómo Ir Al CieloRadioInstituto BíblicoChatRecursosIdiomasDonacionesContáctenos
Inscribirse|Acceso a los Cursos|Ayudas a sus Preguntas|BI Ayuda de Audio|Quienes somos|Herramientas|Testimonios|
Datos de ingreso
Entrada del estudiante
nombre del usuario:
Contraseña p/este sitio:


¿olvidó su contraseña?
¿olvidó su usuario?
No es un estudiante aún
Mantener la calma y seguir

… Nosotros somos siervos del Dios del cielo y de la tierra… —Esdras 5:11
«Mantén la calma y llama a mamá», «mantén la calma y pon el agua a hervir», «mantén la calma y avanza a paso firme». Estos dichos se originaron en la frase «mantén la calma y sigue adelante», que apareció por primera vez en Gran Bretaña en 1939, al comenzar la Segunda Guerra Mundial. Los oficiales británicos la imprimieron en carteles para quitar el pánico y el desánimo de la gente durante esa época.
Al volver a su tierra, tras un período de cautiverio, los israelitas tuvieron que vencer sus temores y la interferencia del enemigo cuando empezaron a reconstruir el templo (Esdras 3:3). Después de terminar los cimientos, sus enemigos «sobornaron además contra ellos a los consejeros para frustrar sus propósitos» (4:5). También escribieron cartas acusadoras a los funcionarios del gobierno, y consiguieron retrasar el proyecto (vv. 6, 24). A pesar de todo, el rey Darío finalmente promulgó un decreto que les permitió terminar el templo (6:12-14).
Cuando estamos comprometidos en la obra de Dios y enfrentamos dificultades, podemos seguir adelante con calma porque, como sucedía con los israelitas, «somos siervos del Dios del cielo y de la tierra» (5:11). Los obstáculos y las demoras tal vez nos desanimen, pero podemos descansar en la promesa de Jesús: «… edificaré mi iglesia; y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella» (Mateo 16:18). Es el poder de Dios lo que nos capacita para su obra, no el nuestro.
El Espíritu de Dios nos da poder para testificar.

Escrito por:   Editores de Nuestro Pan Diario    Fecha de publicación  6/12/2014 10:27 AM
Número de visitantes  8216


Próximo: ¡Sonríe!
Login                                                                                           Herramientas bíblicas   Derechos de autor   Privacidad