BBN Radio
Cómo Ir Al CieloRadioInstituto BíblicoChatRecursosIdiomasDonacionesContáctenos
Inscribirse|Acceso a los Cursos|Ayudas a sus Preguntas|BI Ayuda de Audio|Quienes somos|Herramientas|Testimonios|
Sector del estudiante
Entrada del estudiante
nombre del usuario:
contraseña:


¿olvidó su contraseña?
¿olvidó su usuario?
No es un estudiante aún
Decisiones que hacemos y afectan la vida de los demás

El amor no hace mal al prójimo; así que el cumplimiento de la ley es el amor. —Romanos 13:10
Muchos consideran a Hipócrates, el antiguo médico griego, el padre de la medicina occidental. Él entendía la importancia de seguir principios morales en la práctica de la medicina, y se le atribuye la escritura del juramento hipocrático, que, hasta hoy, sirve como una guía ética para los médicos. Un concepto clave del juramento es «no causar daño». Esto implica que un médico debe hacer solo lo que crea que beneficiará al paciente.
El principio de no hacer daño se extiende a nuestras relaciones con los demás en la vida cotidiana. Es más, la benevolencia es crucial en la enseñanza del Nuevo Testamento sobre el amor a los demás. Al reflexionar en la ley de Dios, Pablo considera que el amor es el objetivo detrás de muchos mandatos bíblicos: «El amor no hace mal al prójimo; así que el cumplimiento de la ley es el amor» (Romanos 13:10).
Cada día, a medida que seguimos a Jesucristo nuestro Salvador, enfrentamos decisiones que afectan la vida de los demás. Al escoger un modo de actuar, tenemos que preguntarnos: «¿Esto refleja el interés de Cristo en los demás o tengo una motivación egoísta?». Esta sensibilidad demuestra el amor de Cristo, que busca sanar al herido y ayudar al necesitado.

Ocuparse de las cargas de los demás nos hace olvidar las nuestras.

Escrito por:   Editores de Nuestro Pan Diario    Fecha de publicación  6/27/2014 2:59 PM
Número de visitantes  688


Login                                                                                           Herramientas bíblicas   Derechos de autor   Privacidad