BBN Radio
Cómo Ir Al CieloRadioInstituto BíblicoChatRecursosIdiomasDonacionesContáctenos
Inscribirse|Acceso a los Cursos|Ayudas a sus Preguntas|BI Ayuda de Audio|Quienes somos|Herramientas|Testimonios|
Datos de ingreso
Entrada del estudiante
nombre del usuario:
Contraseña p/este sitio:


¿olvidó su contraseña?
¿olvidó su usuario?
No es un estudiante aún
Cosas peligrosas que Dios me dice que evite
Leer: Proverbios 3:1-8
Reconócelo en todos tus caminos, y él enderezará tus veredas (v. 6).
Donde nací, el clima severo es habitual desde principios de la primavera hasta finales del verano. Recuerdo una noche cuando el cielo relampagueaba con nubes oscuras y el pronóstico del tiempo advertía que se acercaba un tornado, y quedamos sin luz. De inmediato, con mis padres y mi hermana, bajamos la escalera de madera para guarecernos en un cuarto detrás de la casa, donde solíamos quedarnos hasta que pasaba la tormenta.
Actualmente, «perseguir tormentas» se ha convertido en un entretenimiento para algunos y un negocio rentable para otros. El objetivo es acercarse todo lo posible a un tornado, pero sin sufrir ningún daño. Creo que, por el momento, no voy a participar en ninguna de esas aventuras…Sin embargo, en algunos aspectos morales y espirituales de mi vida, puedo, de manera insensata y creyendo que no me perjudicarán, perseguir cosas peligrosas que Dios, en su amor, me dice que evite. Ante esto, es sabio leer Proverbios, ya que contiene muchos métodos positivos para evitar esas trampas de la vida.
«Fíate del Señor de todo tu corazón, y no te apoyes en tu propia prudencia. Reconócelo en todos tus caminos, y él enderezará tus veredas» (Proverbios 3:5-6), escribió Salomón.
Nuestro Señor es experto en la aventura de vivir, y aplicar su sabiduría nos hace sentir plenos.

Escrito por:   Escritores de Nuestro Pan Diario    Fecha de publicación  4/5/2016 10:25 PM
Número de visitantes  1562


Login                                                                                           Herramientas bíblicas   Derechos de autor   Privacidad