BBN Radio
Cómo Ir Al CieloRadioInstituto BíblicoChatRecursosIdiomasDonacionesContáctenos
Inscribirse|Acceso a los Cursos|Ayudas a sus Preguntas|BI Ayuda de Audio|Quienes somos|Herramientas|Testimonios|
Datos de ingreso
Entrada del estudiante
nombre del usuario:
Contraseña p/este sitio:


¿olvidó su contraseña?
¿olvidó su usuario?
No es un estudiante aún
¿Cómo puedo ser lleno del Espíritu?

Ser lleno del Espíritu Santo se asocia frecuentemente con cierta clase de espera o de súplica sólo porque se había dicho a los discípulos que esperaran en Jerusalén para el día de Pentecostés (Hch. 1:4). En realidad, el esperar y el suplicar no son requisitos previos para ser llenos del Espíritu Santo. Aquello por lo que se les dijo que esperaran antes del día de Pentecostés fue lo que llamó el Señor «la promesa del Padre» y más tarde se explicó que era la promesa de ser «bautizados con el Espíritu Santo» (Hch. 1:5). Ellos se quedaron a la espera del bautismo del Espíritu y eso fue lo que recibieron en el día de Pentecostés, y juntamente fueron llenados (Hch. 11:15, 16; cp. 2:4).
La confusión entre el bautismo y el ser llenos del Espíritu Santo es lo que comúnmente conduce a fórmulas equivocadas en cuanto a ser llenos del Espíritu.
 
  El Bautismo del Espíritu                               Ser lleno del EspíritSanto
Ocurre sólo una vez en la vida del creyente.       Experiencia que se repite
Nunca ocurrió antes de Pentecostés.            Ocurrió en el AntiguoTestamento.
Sucede en todos lo creyentes en Cristo               No todos lo experimentan.
No se puede deshacer o perder                            La llenura puede perderse
Constituye una Posición                                      Constituye un Poder.
Ocurre cuando creemos en Cristo           Ocurre durante toda la vida del cristiano
No hay requisito previo (excepto la fe en Cristo) Depende de la entrega personal
 
En tanto que el libro de los Hechos relata ejemplos del bautismo del Espíritu (el día de Pentecostés y en la casa de Cornelio (Hch. 1:5; 11: 15, 16), la explicación de aquello que ocurre cuando uno es bautizado no se nos ofrece en los Hechos. Solamente en 1 Corintios 12: 13 se explica el sentido de la obra del Espíritu Santo en el bautismo. Se dice que es el medio por el cual nos unimos al cuerpo de Cristo. Por eso podemos decir confiadamente que el bautismo es algo que ocurre una sola vez (porque ningún cristiano, una vez unido a Cristo, puede después separarse), que acontece cuando uno es salvo (de otro modo habría gente salva sin la unidad a Cristo) y que, por encima de todo, es asunto de posición y no de poder.
Todo esto se comprueba por el versículo explicativo de 1 Corintios 12:13, donde el tiempo del verbo bautizar es tal que indica un hecho cumplido, en el que « todos» los creyentes están incluidos (entre ellos algunos que no hablaron en lenguas (1 Co. 12:30) y en el que la posición resultante se define claramente cuando somos puestos en el cuerpo de Cristo.

Pero ¿qué del ser llenos del Espíritu? ¿Cuáles son las condiciones para ello? Otra vez registramos las páginas del Nuevo Testamento para un ejemplo de creyentes que oraban para ser llenos del Espíritu después del día de Pentecostés y no encontramos ejemplos de orar por llenura. La cosa más aproximada a semejante ejemplo es la oración de Pablo a favor de los creyentes de Efeso en Efesios 1: 17. Pero ni siquiera ésta es una oración para ser llenos del Espíritu. A la verdad, no hay ejemplo alguno de tal cosa, aunque mucha gente piense que ese es el camino para ser llenos del Espíritu. Si bien Dios no nos exige que nos detengamos a esperar, ni que agonicemos en oración para ser llenos del Espíritu, ello no significa que el ser lleno no sea sin condición alguna. En una palabra, la condición es la obediencia, y aunque la oración pueda tomar parte entre las demandas de la obediencia, la entrega es el requisito previo para ser llenos. Esto es, desde luego, exactamente lo que encierra la idea de control o dominio porque, si bien el Espíritu no fuerza su control sobre nuestra vida, nosotros debemos ceder a su gobierno, lo que dará como resultado el ser llenos con o ser gobernados por el Espíritu.

La entrega incluye tanto el hecho completo inicial de dedicación (discutido en el capítulo siete) como el caminar diario en dependencia del poder del Espíritu. Este último aspecto viene tratado en Gálatas 5: 16: « Digo, pues: Andad en el Espíritu, y no satisfagáis los deseos de la carne». Aquí el tiempo del verbo es presente e indica una continua dependencia del Espíritu. El cristiano camina con éxito solamente cuando depende constantemente del gobierno de su vida efectuado por el Espíritu Santo.
Ser lleno del Espíritu, por tanto, es ser gobernado por el Espíritu, y el ser controlado así requiere la entrega de una vida dedicada y una dependencia diaria del poder del Espíritu.
Autor: Charles Ryrie – Curso: Equilibrio en la Vida Cristiana
Estudie la Biblia Gratis. Para inscribirse en el Instituto Bíblico de BBN, ingrese a: www.bbnbi.org  - (Español) y luego haga clic en Ayudas a sus Preguntas. La Ayuda No. 1 dice Cómo Inscribirse.

Escrito por:   Charles Ryrie – Equilibrio en la Vida Cristiana    Fecha de publicación  3/20/2017 10:55 AM
Número de visitantes  6431


Login                                                                                           Herramientas bíblicas   Derechos de autor   Privacidad