BBN Radio
Cómo Ir Al CieloRadioInstituto BíblicoChatRecursosIdiomasDonacionesContáctenos
Inscribirse|Acceso a los Cursos|Ayudas a sus Preguntas|BI Ayuda de Audio|Quienes somos|Herramientas|Testimonios|
Datos de ingreso
Entrada del estudiante
nombre del usuario:
Contraseña p/este sitio:


¿olvidó su contraseña?
¿olvidó su usuario?
No es un estudiante aún
Causas que me impiden entregar la vida a Jesús
1) El Orgullo o la autosuficiencia: Estas son personas que por orgullo no admiten que necesitan ayuda.
“Antes del quebrantamiento es la soberbia, y antes de la caída la altivez de espíritu”. Proverbios 18:12

2)
La Culpa: Muchas personas tienen vergüenza de pedirle ayuda a Dios, asumiendo que Dios les rechazará
 “Porque me han rodeado males sin número; me han alcanzado mis maldades, y no puedo levantar la vista. Se han aumentado más que los cabellos de mi cabeza, y mi corazón me falla”. Salmo  40:12

Dos grandes engaños de la Vida.

a.
Hay personas que no piden ayuda a Dios, porque se engañan pensando que son muy malos para que Dios los acepte.

b. Hay personas que no piden ayuda a Dios, porque piensan que son lo suficientemente buenos para estar en la presencia de Dios. Estas personas están equivocadas porque no es nuestro testimonio, actuar o vida lo que inspira a Dios ha aceptarnos. Solo el carácter de Dios lo inspira para aceptar a las personas y su naturaleza. Dios ama y perdona siempre a aquella persona que se acerca a Él.
Una Verdad para recordar: No hay pecado que Dios no pueda perdonar, cuando Cristo murió en la cruz perdonó todos los pecados aun los más terribles o los pecados ocultos. (1 Juan 2:2)

3) El Temor o miedo a aquello que deben dejar.

Dios nos quiere ayudar, pero muchos lo consideran como el último recurso. Hay  personas que piensan así, porque no conocen la verdadera libertad.

¡La verdadera libertad radica en decidir quién controla la vida, y sólo Jesús hace verdaderamente libre! Leamos acerca de este tema:

“Así que, si el Hijo os libertare, seréis verdaderamente libres”. Juan 8: 36

 “Conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres”.  Juan 8: 32

“Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí”.  Juan 14: 6

Cuando entregamos nuestra vida al cuidado y control de Cristo, Él nos libera totalmente. La verdadera libertad es elegir quién es tu amo, o el señor de tu vida.

Cristo dice: Porque ¿qué aprovechará al hombre si ganare todo el mundo, y perdiere su alma?  Marcos 8: 36

Cuando una persona entrega la vida a Dios, Él la cambia, le da nuevo significado, valor, perspectiva y verdadera libertad.

 4) La Preocupación: Este aspecto detiene a una persona para entregar la vida al cuidado y control de Cristo.

Muchas personas confunden la decisión de recibir a Cristo, con la resolución de los problemas. ¡Son dos cosas diferentes!

Cuando recibimos a Cristo después hay problemas, pero la resolución de los problemas se convierte en el proceso para ser mejores en todos los aspectos de la vida. Recuerde que cuando Dios es nuestro Padre, Él nos puede ayudar en todos los problemas.

Además Dios nos recomienda:

“Echando toda vuestra ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de vosotros”. 1 Pedro 5: 7

“Estando persuadido de esto, que el que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Jesucristo.”  Filipenses 1: 6

 Si la persona no tiene fe, porque la vida le ha golpeado con diferentes dificultades, esa persona puede pedirle a Dios que le ayude a creer, que le ayude a cambiar. Le muestro un ejemplo:

 “E inmediatamente el padre del muchacho clamó y dijo: Creo; ayuda mi incredulidad”.  Marcos 9: 24

Ahora bien la persona que desea entregar la vida a Jesús , debe dar ciertos pasos prácticos:

a. Debe aceptar o recibir a Jesucristo, el Hijo de Dios como su Salvador. Aquello que salva a una persona es que persona deposita su fe.

b. Debe creer y aceptar la Palabra de Dios como el parámetro de su vida. La Biblia se convierte en su manual de instrucciones para la vida. El apóstol Pablo escribió:
“Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia.” (2 Timoteo 3: 16)

c. Aceptar la Voluntad de Dios como su estrategia para la vida, como la meta para su vida.
Los deseos de Dios que encontramos en la Biblia se convierten en una estrategia de vida, aunque a veces no entendamos la voluntad de Dios, que siempre es agradable y perfecta (Romanos 12:2)

d. Acepto el poder de Dios como mi fuerza.
Pablo nos recomienda hacerlo y dice: “Todo lo puedo en Cristo que me fortalece”. Filipenses 4: 13

Otra versión dice: “Cristo me da fuerzas para enfrentarme a toda clase de situaciones”. (Otra versión de Fil. 4:13)

¡Nada es más maravilloso que consagrarle diariamente la vida a Dios!

Curso: Camino a la Restauración - Estudie Gratis la Biblia. Para inscribirse ingrese a: www.bbnbi.org - (Español) y luego haga clic en Ayudas a sus Preguntas. La Ayuda No. 1 dice Cómo Inscribirse.

Escrito por:   Pastor L. Isunza. - Camino a la Restauración.    Fecha de publicación  3/28/2017 2:54 PM
Número de visitantes  14211


Previo: Dar fruto bueno
Login                                                                                           Herramientas bíblicas   Derechos de autor   Privacidad