BBN Radio
Cómo Ir Al CieloRadioInstituto BíblicoChatRecursosIdiomasDonacionesContáctenos
Inscribirse|Acceso a los Cursos|Ayudas a sus Preguntas|BI Ayuda de Audio|Quienes somos|Herramientas|Testimonios|
Datos de ingreso
Entrada del estudiante
nombre del usuario:
Contraseña p/este sitio:


¿olvidó su contraseña?
¿olvidó su usuario?
No es un estudiante aún
Jesús se dio voluntariamente

En el libro The Scapegoat[El chivo expiatorio] de Daphne DuMaurier, dos hombres se encuentran en una estación de ferrocarril y se sorprenden de lo mucho que se parecen el uno al otro. Pasan la noche juntos, tomando y conversando. Luego, uno de ellos se despierta de un profundo sueño y descubre que el otro se ha ido, robando su identidad y dejándolo frente a una vida llena de problemas. Se ha convertido en un chivo expiatorio.
Estoy de acuerdo en que la premisa del libro es un poco improbable, aunque es buena lectura. El uso moderno de la palabra chivo expiatoriose refiere a alguien que injustamente es culpado por algo. Cuando alguien se convierte en un chivo expiatorio, por lo general es contra su voluntad. Por ejemplo, durante la Segunda Guerra Mundial, Adolfo Hitler culpó a los judíos europeos y los convirtió en chivos expiatorios de todas las dificultades económicas de Alemania.
Sin embargo, el origen de la palabra en realidad viene de la ceremonia que se celebra una vez al año el Día de la Expiación hebreo (conocido hoy como Yom Kippur). En Levítico 16 leemos cómo dos machos cabríos eran escogidos por el sumo sacerdote. Uno era seleccionado echando suertes para ser sacrificado por el pecado de los israelitas, mientras que el otro chivo se convertiría en chivo expiatorio para llevarse la culpa por los pecados.
Estos machos cabríos eran símbolos de Jesús y de lo que É hizo por nosotros. Jesús dio voluntariamente su vida una vez para siempre (Hebreos 7:27), expiando así los pecados «del mundo entero» (1 Juan 2:2). El primer cabrito, que era sacrificado como ofrenda por el pecado por el pueblo de Dios, simbolizaba el sacrificio de Jesús en la cruz. El otro cabrito, el chivo expiatorio, representaba al Jesús completamente inocente que aceptaba y quitaba el pecado y la culpa.
¿Alguna vez has deseado tener un chivo expiatorio? Ninguno de nosotros está sin pecado. «Todos nosotros nos descarriamos como ovejas, nos apartamos cada cual por su camino; pero el Señor hizo que cayera sobre Él la iniquidad de todos nosotros» (Isaías 53:6). Jesús es nuestro chivo expiatorio. Cuando ponemos en Él nuestra confianza obtenemos perdón total por todo lo que hemos hecho o haremos mal.

Dios nos ve como si no tuviéramos culpa, porque Jesús cargó con la culpa que nosotros merecemos.

Escrito por:   Escritores de Nuestro Pan Diario    Fecha de publicación  4/11/2017 10:01 AM
Número de visitantes  292


Login                                                                                           Herramientas bíblicas   Derechos de autor   Privacidad