BBN Radio
Cómo Ir Al CieloRadioInstituto BíblicoChatRecursosIdiomasDonacionesContáctenos
Inscribirse|Acceso a los Cursos|Ayudas a sus Preguntas|BI Ayuda de Audio|Quienes somos|Herramientas|Testimonios|
Datos de ingreso
Entrada del estudiante
nombre del usuario:
Contraseña p/este sitio:


¿olvidó su contraseña?
¿olvidó su usuario?
No es un estudiante aún
Siempre escucha

Cercano está el Señor a todos los que le invocan, A todos los que le invocan de veras (Salmo 145:18).
Papá era un hombre de pocas palabras. Tenía daño auditivo debido a años de servicio militar, y usaba audífonos. Una tarde, mientras mamá y yo hablábamos un poco más de lo que a él le parecía necesario, Papá respondió bromeando: «Siempre que quiero un poco de paz y silencio, lo único que tengo que hacer es esto». Levantó las manos, apagó sus audífonos y cerró los ojos, con una sonrisa serena. Nos reímos. Para él, ¡la conversación había terminado!

Esto me recuerda cuán diferente es Dios de nosotros. Él siempre quiere escuchar a sus hijos. Una de las oraciones más breves de la Biblia resalta esta idea. Un día, Nehemías, siervo del rey Artajerjes de Persia, estaba visiblemente triste. Cuando el rey le preguntó qué sucedía, Nehemías confesó que se debía a que Jerusalén, la ciudad conquistada de sus ancestros, estaba en ruinas. Nehemías relata: «Me dijo el rey: ¿Qué cosa pides? Entonces oré al Dios de los cielos, y dije al rey…» (Nehemías 2:4-5, énfasis añadido).

La oración de Nehemías duró solo un momento, pero Dios la escuchó. En ese momento, Artajerjes le concedió a Nehemías el pedido de reconstruir la ciudad.

¿No es reconfortante saber que a Dios le importa y que escucha todas nuestras oraciones… desde la más breve a la más larga?

Dios es lo suficientemente grande como para escuchar la voz más débil.

Escrito por:   Escritores de Nuestro Pan Diario    Fecha de publicación  4/26/2017 12:37 PM
Número de visitantes  5135


Próximo: Resiste al Máximo
Login                                                                                           Herramientas bíblicas   Derechos de autor   Privacidad