BBN Radio
Cómo Ir Al CieloRadioInstituto BíblicoChatRecursosIdiomasDonacionesContáctenos
Inscribirse|Acceso a los Cursos|Ayudas a sus Preguntas|BI Ayuda de Audio|Quienes somos|Herramientas|Testimonios|
Datos de ingreso
Entrada del estudiante
nombre del usuario:
Contraseña p/este sitio:


¿olvidó su contraseña?
¿olvidó su usuario?
No es un estudiante aún
Navegar en aguas bravas
… el Señor Dios, mi Dios, estará contigo; él no te dejará ni te desamparará… (1 Crónicas 28:20).
Estaba disfrutando de mi primera experiencia de rafting en aguas bravas, hasta que escuché el rugido de los rápidos que se acercaban. Me inundaron sentimientos de incertidumbre, temor e inseguridad al mismo tiempo. ¡Fue una experiencia excelente pero aterradora! Y, de repente, había terminado. El guía nos había llevado a buen puerto.
Las transiciones en nuestra vida pueden ser como navegar por aguas turbulentas. Los saltos inevitables de una etapa a la otra —de la universidad al trabajo, de un empleo a otro, de vivir con los padres a vivir solo o con un cónyuge, del trabajo a la jubilación, de la juventud a la ancianidad— están marcados por la incertidumbre y la inseguridad.

En una de las transiciones más significativas registradas en el Antiguo Testamento, Salomón subió al trono de su padre David. Seguramente, estaba lleno de incertidumbre sobre el futuro. ¿Qué le aconsejó su padre? «Anímate y esfuérzate, y manos a la obra […] porque el Señor Dios, mi Dios, estará contigo» (1 Crónicas 28:20).

En la vida, tendremos una buena cantidad de transiciones difíciles. Pero, con Dios, no estamos solos en nuestra barca. Mantener los ojos en Aquel que navega los rápidos nos da gozo y seguridad. Ya ha atravesado muchos con éxito.


Dios nos guía por los rápidos de los cambios.

Escrito por:   Escritores de Nuestro Pan Diario    Fecha de publicación  5/26/2017 10:50 PM
Número de visitantes  2588


Login                                                                                           Herramientas bíblicas   Derechos de autor   Privacidad