BBN Radio
Cómo Ir Al CieloRadioInstituto BíblicoChatRecursosIdiomasDonacionesContáctenos
Inscribirse|Acceso a los Cursos|Ayudas a sus Preguntas|BI Ayuda de Audio|Quienes somos|Herramientas|Testimonios|
Datos de ingreso
Entrada del estudiante
nombre del usuario:
Contraseña p/este sitio:


¿olvidó su contraseña?
¿olvidó su usuario?
No es un estudiante aún
Adelante por la fe (Josué 3-4)

Acabamos de examinar la fe de una persona, Rahab; ahora el libro de Josué centra su atención en la fe de toda una nación. A medida que continuamos este estudio, recordemos que este libro tiene que ver con mucho más que historia antigua, es decir, con las cosas que Dios hizo por los judíos hace muchos siglos. Se aplica a su vida y a la iglesia en el mundo de hoy, de lo que Dios quiere hacer aquí y ahora por los que creen y confían en Él.  El libro de Josué trata de la victoria de la fe y de la gloria que Dios recibe cuando su pueblo confía y obedece. El primer ministro británico Benjamín Disraeli dijo: "El mundo jamás ha sido conquistado por el engaño; ha sido conquistado por la fe".

En la vida cristiana se es vencedor o vencido, triunfador o víctima. Después de todo, Dios no nos salvó para convertirnos en estatuas puestas en exhibición. Nos salvó para convertirnos en soldados y hacernos avanzar por fe, para que podamos reclamar nuestra rica herencia en Jesucristo. Moisés lo expresó perfectamente: "Nos sacó de allá, para traernos... “(Dt. 6:23). Hay demasiados en el pueblo de Dios que tienen la idea errónea de que la salvación, ser librados del yugo en Egipto, es todo lo que abarca la vida cristiana; pero la salvación es tan solo el comienzo. En nuestro crecimiento espiritual personal y en nuestro servicio para el Señor "queda aún mucha tierra por poseer" (Jos. 13:1).

El tema del libro de Josué es el tema del libro de Hebreos: "Vamos adelante" (He. 6:1); y la única forma de avanzar es por fe. La incredulidad dice: "Regresemos al lugar seguro", pero la fe dice: "Avancemos hacia el lugar donde Dios está obrando" (véase Nm. 14:1-4). Cuarenta años atrás, Josué y Caleb habían asegurado a los judíos: "Subamos luego, y tomemos posesión de ella; porque más podremos nosotros que ellos". ¡Eso es tener fe! Pero el pueblo dijo: "No podremos". Eso es incredulidad, y ello le costó a la nación cuarenta años de disciplina en el desierto (véase Nm. 13:26-33). Recordemos las palabras del apóstol: "Y esta es la victoria que ha vencido al mundo, nuestra fe" (1 Jn. 5:4).

Uno de los gozos de mi vida cristiana ha sido el estudio de biografías cristianas, las vidas de hombres y mujeres a quienes Dios ha usado -y sigue usando- para retar a la iglesia y transformar al mundo. Los cristianos acerca de quienes he leído eran todos diferentes entre sí en cuanto a origen, preparación y personalidad, así como en sus diversos maneras de servir a Dios; pero tienen una cosa en común: todos ellos creyeron las promesas de Dios e hicieron lo que Él les dijo que hicieran. Fueron hombres y mujeres de fe, y Dios los honró porque ellos creyeron su Palabra. Dios no ha cambiado, y el principio de la fe tampoco ha cambiado. Lo que parece haber cambiado es la actitud del pueblo de Dios: hemos dejado de creerle a Dios y de actuar por fe en sus promesas. Sus promesas nunca fallan (Jos. 21:45; 23:14; 1 R. 8:56), pero nosotros podemos dejar de vivir por la gracia de Dios y no tener acceso a todo lo que El nos ha prometido (He. 3:7-19; 12:15). Dios "nos sacó de allá, para traernos", pero muchas veces nosotros no logramos "entrar a causa de incredulidad" (He. 3:19).

En Josué 3 y 4, Dios nos muestra tres principios esenciales para avanzar por fe y reclamar todo lo que El tiene para nosotros:
- La palabra de fe (fos. 3:1-13)
- El andar de fe (Jos. 3:14-17)
- El testimonio de fe (Jos. 4:1-24)

Estudie completamente el curso Seamos Fuertes basado en el libro Josué, crezca en su fe en Dios. Esa es la clase de vida que Dios quiere que nosotros experimentemos hoy. Jesucristo, quien es nuestro Josué, quiere dirigirnos hoy mismo en la conquista, y compartir con nosotros todos los tesoros de su maravillosa herencia. Él nos ha bendecido "con toda bendición espiritual" (Ef. 1:3), pero con demasiada frecuencia estamos viviendo en la derrota y la miseria.
Estudie gratis la Biblia en el Instituto Bíblico de BBN. Para inscribirse ingrese a: www.bbnbi.org - (Español) y luego haga clic en Ayudas a sus Preguntas. La Ayuda No. 1 dice Cómo Inscribirse.


Escrito por:   W. Wiersbe - Curso: Seamos Fuertes    Fecha de publicación  6/7/2017 3:35 PM
Número de visitantes  3087


Login                                                                                           Herramientas bíblicas   Derechos de autor   Privacidad