BBN Radio
Cómo Ir Al CieloRadioInstituto BíblicoChatRecursosIdiomasDonacionesContáctenos
Inscribirse|Acceso a los Cursos|Ayudas a sus Preguntas|BI Ayuda de Audio|Quienes somos|Herramientas|Testimonios|
Datos de ingreso
Entrada del estudiante
nombre del usuario:
Contraseña p/este sitio:


¿olvidó su contraseña?
¿olvidó su usuario?
No es un estudiante aún
El Estrés - Cómo impedir un colapso nervioso

¿Está a punto de perder el control? ¿Siente que si añade más presión perderá el dominio propio? El estrés puede ser un monstruo, pero también una buena motivación.
El estrés es la presión externa que nos causa tensión física, mental o emocional; es la resistencia interna en respuesta a la presión externa. El estrés es presión negativa que provoca angustia, peligro o un colapso;  es la presión positiva que produce motivación y movimiento.
Reaccionamos a la presión en forma muy parecida a como hace el metal que debe forjarse para que se haga resistente. La tensión puede aumentar nuestra capacidad de resistencia. Sin embargo, cuando es excesiva, puede producir un colapso nervioso. Dios nos conoce íntimamente. Él sabe la cantidad correcta de presión que podemos sobrellevar, pero nuestras reacciones son muy importante.
El estrés es un asunto espiritual que afecta la vida total. La presión no es la culpable. La forma en que reaccionamos a la presión es la que revela si entendemos los caminos de Dios. La aparición de la tensión mide nuestra madurez. Podemos permitir que se interponga entre nosotros y el Señor, o podemos hacer que nos acerque más a él.
¿Tiene usted una perspectiva positiva o negativa? Si pasa mucho tiempo pensando en forma negativa, casi cualquier cosa puede convertir en estrés, aun las buenas circunstancias. Por eso, Dios quiere que meditemos en lo que es puro y santo…Las emociones deben reconocerse y aceptarse, básicamente son producto de nuestros pensamientos y pueden controlarse. La inmadurez emocional nos hace prisioneros de nuestros sentimientos y nos mantiene encadenados a un estrés exagerado…La ciencia médica tiene una definición especial al estrés. Dice que entreteje las reacciones mentales y emocionales con el sistema nervioso central… si no manejamos la presión en forma saludable, nos hacemos susceptibles a una gran variedad de problemas de salud.
¿Se encuentra usted mental, emocional o físicamente a punto de sufrir un colapso? ¿Se dirige hacia él a toda velocidad, pero ya no tiene combustible? Con frecuencia, Dios permite que se termine el combustible para que nos acerquemos a él. Acérquese al “Rey de reyes” y aprenda de él. El Espíritu Santo está trabajando en usted, buscando tener una relación personal para ayudarle a llevar sus cargas.

Cómo afecta el estrés

Etapa 1: Sin luz
Cuando el estrés no es suficiente como para que la persona actúe responsablemente…
-No es productiva
-Tiene depresiones

Etapa 2: Luz verde
Cuando existe un estrés positivo, la persona está motivada por un estrés saludable…
-Encara sus responsabilidades
-Tiene una perspectiva positiva

Etapa 3: Luz amarilla
Las advertencias físicas del estrés pueden ser…
-Dolores de cabeza debido a la tensión
-Falta de concentración

Etapa 4: Luz roja
El colapso nervioso no es lo que Dios quiere para nosotros. De hecho, puede indicar que no hemos reaccionado en forma adecuada a la tensión que viene a nuestra vida. En vez de vivir en la saludable etapa…
-Dejamos que la responsabilidad nos abrume
-Reducimos nuestra productividad
-Nos sentimos deprimidos (falta de entusiasmo)

Acérquese a la verdad
Puesto que el estrés empieza en la mente, muchos problemas se deben a nuestros razonamientos incorrectos. Afortunadamente, nosotros controlamos lo que queremos pensar.

Mentira: “Si no hago todo lo que me piden en la iglesia, defraudaré a Dios”.
Verdad: A Dios le interesa más tener una comunión de amor íntima con usted que lo que usted hace. (Mateo 22:37–39)

Mentira: “Debo aparentar que tengo todo bajo control y no mostrar mis errores”.
Verdad: Un espíritu humilde es más importante que la soberbia. (Mateo 23:12)

Mentira: “Cuando llegue a las puertas de la muerte, me arrepentiré de no haber hecho más cosas”.
Verdad: Cuando llegue la hora de su muerte, su principal remordimiento será no haber mostrado más amor mientras vivió. (Romanos 13:8)

Cómo dejar la senda del exceso

Las señales que hay en la carretera son para advertirnos de los cambios o peligros que se avecinan. Dios también nos envía señales que encontramos en el camino.

Baje la velocidad

-Baje la velocidad y haga los cambios necesarios para tener una buena salud física. (Salmos 127:2)
-Baje la velocidad y alimente su vida espiritual. (Salmos 119:71)

Deténgase
-Deténgase y vea la verdadera razón del estrés. (Gálatas 1:10)
-Deténgase, confiese y aléjese de los pecados conocidos que hay en su vida. (Proverbios 28:13)

Ceda
-Ceda las circunstancias por las que está pasando al control soberano de Dios. (Proverbios 21:1)
-Ceda a Dios sus derechos y expectativas. (Proverbios 3:5)

Reanude la marcha
-Reanude la marcha, viva en la presencia de Dios. (Salmos 62:1)

Versículos clave para memorizar:
“Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar. Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas; porque mi yugo es fácil, y ligera mi carga”. (Mateo 11:28-30)

“Transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento”. (Romanos 12:2)

Pasaje clave para leer y meditar: 1 Reyes 19.


Escrito por:   Esperanza para el Corazón - BBNBI    Fecha de publicación  7/10/2017 2:34 PM
Número de visitantes  4895


Login                                                                                           Herramientas bíblicas   Derechos de autor   Privacidad