BBN Radio
Cómo Ir Al CieloRadioInstituto BíblicoChatRecursosIdiomasDonacionesContáctenos
Inscribirse|Acceso a los Cursos|Ayudas a sus Preguntas|BI Ayuda de Audio|Quienes somos|Herramientas|Testimonios|
Datos de ingreso
Entrada del estudiante
nombre del usuario:
Contraseña p/este sitio:


¿olvidó su contraseña?
¿olvidó su usuario?
No es un estudiante aún
Cualidades del Liderazgo...Un hombre de Decisión
Pero es necesario que el obispo sea irreprensible, marido de una sola mujer, sobrio, prudente, decoroso, hospedador, apto para enseñar; no dado al vino, no pendenciero, no codicioso de ganancias deshonestas, sino amable, apacible, no avaro; que gobierne bien su casa, que tenga a sus hijos en sujeción con toda honestidad (pues el que no sabe gobernar su propia casa, ¿cómo cuidará de la iglesia de Dios; no un neófito, no sea que envaneciéndose caiga en la condenación del diablo. También es necesario que tenga buen testimonio de los de afuera... 1 Timoteo 3:2-7
Jesús adiestró a sus discípulos de un modo espléndido para sus futuras misiones. Les enseñó por precepto y ejemplo; impartía su enseñanza «en el camino». Jesús no les pidió a los doce que se sentaran y tomaran notas en un aula formal. Las aulas de Jesús eran los caminos de la vida; sus principios y valores los recibieron en medio de la experiencia diaria. Jesús colocaba a los discípulos en internados (Le. 10:17-24) que les permitían aprender mediante el fracaso y el éxito (Mr. 9:1429). Les delegó autoridad y responsabilidad a medida que podían soportarlas. La enseñanza maravillosa de Jesús en Juan 13 al 16 fue el discurso de graduación para ellos. Dios prepara líderes teniendo en cuenta el lugar y la tarea específicos. Los métodos de entrenamiento se adaptan a la misión, y los dones naturales y espirituales se otorgan con un propósito claro. Un ejemplo de esto es Pablo, quien jamás podría haber realizado tanto sin un entrenamiento dirigido y el talento divino. Veamos las cualidades que debería poseer un líder:

Decisión
Cuando se han acumulado todos los hechos, la decisión pronta y clara es la marca de un verdadero líder. Un visionario puede ver, pero un líder debe decidir. Una persona impulsiva podrá con prontitud declarar una preferencia; pero un líder debe ponderar la evidencia y tomar una decisión sobre premisas sanas. Una vez que esté seguro de la voluntad de Dios, el líder espiritual se pondrá en acción de un salto, sin tener en cuenta las consecuencias. Cuando persigue un objetivo, el líder nunca mira atrás ni calcula estrategias de escape por si los planes se malogran. Y un verdadero líder tampoco culpa del fracaso a sus subordinados.
Abraham mostró una rápida y clara resolución durante la crisis en Sodoma y el rescate de Lot (Gn. 14). En sus relaciones con Lot, Abraham mostró tanto el lado activo como el pasivo de la espiritualidad. Al ceder generosamente su derecho a la elección de las tierras de pastoreo (Gn. 13), Abraham desplegó las gracias pasivas de la piedad. Pero cuando capturaron a Lot durante la batalla en Sodoma de Génesis 14, Abraham desplegó decisión e iniciativa inmediatas. Con gran bravura persiguió al enemigo y obtuvo la victoria sobre fuerzas superiores. Esto es verdadera fe.
Moisés se hizo líder de Israel cuando abandonó el poder y privilegio de Egipto y se identificó con los esclavos hebreos y su sufrimiento (He. 11:24-27). Estas fueron decisiones trascendentales. Eso es fe.
La primera pregunta de Pablo después de su dramática conversión fue: "Señor, ¿qué quieres que yo haga?" (Hch. 9:6). Sin titubear, Pablo actuó en base a su nuevo conocimiento de la deidad de Cristo. Para que le otorgaran luz, debía seguirla. Para ver el deber, debía hacerlo.
El catálogo de santos en Hebreos 11 es un estudio sobre visión y decisión. Vieron la visión, consideraron el costo, tomaron sus decisiones, y se lanzaron a la acción.
El mismo movimiento es evidente en las vidas de grandes líderes misioneros. Carey vio la necesidad en Kettering y tomó su decisión por la India, aunque las dificultades para llegar allí se agrandaban tanto como el cielo mismo. Livingstone vio la necesidad en Dumbarton, tomó la decisión, venció los obstáculos, y se fue a África. Las circunstancias no pueden frustrar a tales personas, y las dificultades no pueden disuadirlas.
Cuando se enfrenta con una decisión, el líder espiritual no demora en tomarla bajo la guía del Espíritu, ni vacila después de hacerlo. Una decisión sincera pero defectuosa es peor que las intentonas de voluntad débil o las insinuaciones indecisas. En la mayoría de las decisiones el elemento clave no es tanto saber qué hacer sino vivir con los resultados. Charles Cowman, misionero y evangelista en Japón,  tenía la reputación de ser un hombre de propósito. Tenía los ojos fijos en un gran objetivo. Para él, ver una necesidad era el primer paso en el plan de acción. En el momento que percibía una posibilidad, no se quedaba tranquilo hasta que la realización estaba en camino.
A un joven que comenzaba su trabajo con el servicio de guardacostas lo llamaron con su tripulación para que intentara un desesperado rescate en una gran tormenta. Atemorizado, con la lluvia y el viento golpeándole el rostro, el joven le gritó a su capitán: «¡No vamos a volver jamás!» El capitán replicó. "No tenemos que volver, pero debemos ir al rescate.»
Ser sabio en y saber tomar decisiones es clave en cualquier tipo de liderazgo.
Desarrolle y conozca mejor su posición de liderazgo. Comience hoy mismo a estudiar el curso: Liderazgo Espiritual - Estudie Gratis la Biblia. Elija estudiar este curso, no se arrepentirá. Comience hoy y complételo en el mes de Julio. Para inscribirse ingrese a: www.bbnbi.org - (Español) y luego haga clic en Ayudas a sus Preguntas. La Ayuda No. 1 dice Cómo Inscribirse.


Escrito por:   O. Sanders - Liderazgo Espiritual    Fecha de publicación  7/27/2017 3:13 PM
Número de visitantes  3146


Login                                                                                           Herramientas bíblicas   Derechos de autor   Privacidad