BBN Radio
Cómo Ir Al CieloRadioInstituto BíblicoChatRecursosIdiomasDonacionesContáctenos
Inscribirse|Acceso a los Cursos|Ayudas a sus Preguntas|BI Ayuda de Audio|Quienes somos|Herramientas|Testimonios|
Datos de ingreso
Entrada del estudiante
nombre del usuario:
Contraseña p/este sitio:


¿olvidó su contraseña?
¿olvidó su usuario?
No es un estudiante aún
De la tristeza al gozo

… lloraréis y lamentaréis, […] pero […] vuestra tristeza se convertirá en gozo (Juan 16:20).
El embarazo de Marta empezó a complicarse y, después de un largo trabajo de parto, los médicos decidieron hacerle una cesárea. Sin embargo, Marta olvidó pronto su dolor al sostener en sus brazos a su bebé. La alegría había desplazado la angustia.
La Escritura afirma: «La mujer cuando da a luz, tiene dolor […]; pero después que ha dado a luz un niño, ya no se acuerda de la angustia, por el gozo de que haya nacido un hombre en el mundo» (Juan 16:21). Jesús usó esta ilustración con sus discípulos para enfatizar que, aunque sufrirían porque pronto Él los dejaría, ese dolor se transformaría en gozo cuando volvieran a verlo (vv. 20-22).

Jesús se refería a su muerte y resurrección… y a lo que seguiría. Después de su resurrección, pasó otros 40 días con los discípulos antes de ascender al cielo (Hechos 1:3). Sin embargo, no los dejaría sin consuelo. El Espíritu Santo los llenaría de gozo (Juan 16:7-15; Hechos 13:52).

Aunque nunca hemos visto a Jesús cara a cara, como creyentes, tenemos la seguridad de que, un día, lo haremos. Ese día, la angustia que sufrimos en esta Tierra quedará en el olvido. Pero, hasta entonces, el Señor no nos dejó sin alegría… nos ha dado su Espíritu (Romanos 15:13; 1 Pedro 1:8-9).

Un día, ¡nuestro lamento se transformará en gozo!

Escrito por:   Escritores de Nuestro Pan Diario    Fecha de publicación  8/19/2017 12:51 PM
Número de visitantes  181


Login                                                                                           Herramientas bíblicas   Derechos de autor   Privacidad