BBN Radio
Cómo Ir Al CieloRadioInstituto BíblicoChatRecursosIdiomasDonacionesContáctenos
Inscribirse|Acceso a los Cursos|Ayudas a sus Preguntas|BI Ayuda de Audio|Quienes somos|Herramientas|Testimonios|
Datos de ingreso
Entrada del estudiante
nombre del usuario:
Contraseña p/este sitio:


¿olvidó su contraseña?
¿olvidó su usuario?
No es un estudiante aún
El rostro de nuestro Padre

“Oh Dios, restáuranos; haz resplandecer tu rostro, y seremos salvos” (Salmo 80:3).
Recuerdo el rostro de mi padre. Era difícil de leer. Era un hombre bondadoso, pero estoico y reservado. Cuando era pequeño, solía mirar su cara en busca de una sonrisa u otra muestra de afecto. Nuestros rostros nos «delatan»: un ceño fruncido, una mirada hosca, una sonrisa o unos ojos arrugados revelan lo que sentimos por los demás.
Asaf, el autor del Salmo 80, estaba afligido y quería ver el rostro del Señor. Miró al norte, desde su posición estratégica en Jerusalén, y vio a Israel, el estado hermano de Judá, caer bajo el peso del Imperio asirio. Sin su estado tapón, Judá era vulnerable a la invasión por todas partes: Asiria al norte, Egipto al sur y las naciones árabes al este. La superaban en número y ventajas.
Asaf reunió sus temores en una oración, que repitió tres veces (80:3, 7, 19): «Haz resplandecer tu rostro, y seremos salvos». (O, en otras palabras: «Déjame ver tu sonrisa»).
Es bueno apartar la vista de nuestros temores y buscar el rostro de nuestro Padre celestial invirtiendo tiempo en oración.

En la próxima hora le invitamos a orar en el programa el Altar Familiar. Interceder por distintos motivos de nuestros hermanos de toda Latinoamérica. Si usted tiene motivos de oración por favor compártalos con nosotros escribiéndonos a esta dirección: red@bbnmedia.org


Escrito por:   Escritores de Nuestro Pan Diario    Fecha de publicación  9/11/2017 11:07 AM
Número de visitantes  2670


Login                                                                                           Herramientas bíblicas   Derechos de autor   Privacidad