BBN Radio
Cómo Ir Al CieloRadioInstituto BíblicoChatRecursosIdiomasDonacionesContáctenos
Inscribirse|Acceso a los Cursos|Ayudas a sus Preguntas|BI Ayuda de Audio|Quienes somos|Herramientas|Testimonios|
Datos de ingreso
Entrada del estudiante
nombre del usuario:
Contraseña p/este sitio:


¿olvidó su contraseña?
¿olvidó su usuario?
No es un estudiante aún
¿Cómo puedo vencer la tentación a la pornografía?

La pornografía, es uno de los tantos usos impropios del sexo. Como usted sabe, el sexo fue creado por Dios y es por tanto algo puro. En su soberanía, Dios limitó el uso del sexo a la relación de un hombre con una mujer quienes previamente se han unido en matrimonio. Todo uso del sexo fuera del marco legítimo que Dios ha establecido para su uso, es contrario a la voluntad de Dios. La pornografía cae dentro de este uso inapropiado del sexo. Por otro lado, la tentación al mal uso del sexo es extremadamente poderosa. Por eso, la Biblia recomienda huir de las tentaciones de índoles sexual.
2ª Timoteo 2:22 dice: “Huye también de las pasiones juveniles, y sigue la justicia, la fe, el amor y la paz, con los que de corazón limpio invocan al Señor.”
Ante una tentación de índole sexual, la responsabilidad de todo creyente es huir. Huir significa alejarse lo más lejos posible y lo más pronto posible. Esto es lo que usted necesita hacer para no caer en la tentación a la pornografía.
Parte del huir para usted implicará destruir todas las revistas pornográficas que tenga escondidas en algún lado. Implicará alejarse de los amigos que le incitan a la pornografía. Implicaría que deje de frecuentar lugares en los cuales Ud. sabe que sus ojos van a ser expuestos a la pornografía. Implicaría cambiar de canal o apagar el televisor cuando aparece una escena escabrosa. Implicaría abstenerse de ir al cine. Implicaría dejar de oír chistes obscenos que son comunes en la rueda de amigos.
La idea no es que usted se vuelva legalista o mojigato, la idea es que usted está huyendo de las pasiones juveniles como una medida necesaria para evitar caer en la pornografía. Pero por otro lado, además de huir en el sentido de alejarse de la tentación sexual es necesario huir hacia el refugio que ofrece la Palabra de Dios, la Biblia.
Ponga atención a lo que dice Salmo 119: 9-11 “¿Con qué limpiará el joven su camino? Con guardar tu palabra. Con todo mi corazón te he buscado; no me dejes desviarme de tus mandamientos. En mi corazón he guardado tus dichos, para no pecar contra ti.”
El salmista hace una gran pregunta: ¿Con qué limpiará el joven su camino? Es de cierto modo la misma pregunta que Ud. se ha hecho. ¿Cómo puedo vencer la tentación a la pornografía? La respuesta es con guardar la palabra de Dios. Guardar la palabra de Dios significa conocer la palabra de Dios, entender la palabra de Dios, meditar en la palabra de Dios, memorizar la palabra de Dios y practicar la palabra de Dios.
Por eso dice el texto: En mi corazón, o en mi proceso de pensamiento, he atesorado la palabra de Dios y eso me ha permitido no pecar contra Dios. Si usted, no quiere ceder a la tentación de la pornografía, necesita huir de todo lo que tenga que ver con ello y llenar su mente con la palabra de Dios. Esto le permitirá pensar como Dios piensa, amar lo que Dios ama, odiar lo que Dios odia y vivir como Cristo vivió cuando estuvo en la tierra

Encuentre el código y siga la fórmula de la libertad

No se enfoque en la programación interna negativa. Cada vez que se proponga dejar su obsesión, la deseara más. Vivir cumpliendo la “ley” no lo cambia. Si usted sólo se enfoca en lo que no debe hacer como lo siguiente, recaerá con más fuerza. (1 Corintios 15:56)
“Debo dejar de pensar en el sexo”.
“Dejaré de alquilar películas pornográficas”.
“Tengo que salir de esta adicción”.
“Debo renunciar a llamar a las líneas telefónicas que ofrecen fantasías sexuales”.
“Dejaré de buscar prostitutas el mes entrante”.

Enfóquese en la solución positiva.
Un nuevo propósito—“Deseo reflejar el carácter de Cristo en lo que veo y hago”. (Romanos 8:29)
Una nueva prioridad—“Haré lo que sea para tener una vida y corazón puros”. (Romanos 12:2)
Un nuevo plan—“Dependeré del poder de Jesucristo y no de mis fuerzas”. (Filipenses 4:13)

La puerta para salir de la Adicción
- Decida que en verdad quiere dejar la adicción. (1 Pedro 1:13)
“¿Está listo para aceptar su responsabilidad?”
- Deseche el mito de que no necesita ayuda. (Salmos 51:10)
“Reconozco que soy incapaz de controlar mis pasiones”.
- Hable del secreto de su abuso sexual de niño. (Aproximadamente el 80 por ciento de los adictos fueron víctimas de abuso sexual y el 90 por ciento, de abuso emocional). (Mateo 18:15–16)
- Hable con un amigo, descubra el secreto.
- Descubra cuál es la necesidad básica que ha tratado de satisfacer con las pasiones sexuales. (Salmos 51:6)
¿Fue la necesidad de recibir amor incondicional?
¿Su necesidad de sentirse importante?
¿Su necesidad de sentirse seguro?
- Decida dejar que Jesucristo satisfaga todas sus necesidades. (Filipenses 4:19)
Acéptelo en su corazón como Señor y Salvador personal.
- Dedique su vida al Señor Jesucristo. (Lucas 9:23–24)
- Entregue el control absoluto a Jesucristo.
“Fiel es el que os llama, el cual también lo hará”. (1 Tesalonicenses 5:24)

El camino hacia la Pureza
¿Considera que la pureza es imposible para usted? ¿Algo inalcanzable? Ánimo. Dios nunca nos pediría que fuéramos puros sin darnos los elementos necesarios para hacer lo que nos pide.
- Depure su vida.
- Defina sus límites y deje fuera lo prohibido. (Proverbios 27:12)
- Elimine todo material adictivo de su hogar y trabajo. (Isaías 1:16-17)
- Participe en un grupo de autoayuda que trate de las adicciones sexuales.(Eclesiastés 4:9-10)
- Utilice el poder de Jesucristo cada vez que lo abrume la tentación.(2 Corintios 12:9)
- Rinda sus pensamientos a la meditación y memorización de la Biblia.(Santiago 1:21)
- Escoja nuevas disciplinas positivas como hacer ejercicio, deportes, poner horarios regulares de sueño y practicar nuevos pasatiempos. (Proverbios 10:17)

Versículo clave para memorizar

“Huid de la fornicación. Cualquier otro pecado que el hombre cometa, está fuera del cuerpo; mas el que fornica, contra su propio cuerpo peca”. (1 Corintios 6:18)

Pasaje clave para leer y meditar: 1 Tesalonicenses 4

Escrito por:   D. Logacho - La Biblia dice - Esperanza para el Co    Fecha de publicación  9/14/2017 11:55 AM
Número de visitantes  5373


Próximo: Promesa Divina
Login                                                                                           Herramientas bíblicas   Derechos de autor   Privacidad