BBN Radio
Cómo Ir Al CieloRadioInstituto BíblicoChatRecursosIdiomasDonacionesContáctenos
Inscribirse|Acceso a los Cursos|Ayudas a sus Preguntas|BI Ayuda de Audio|Quienes somos|Herramientas|Testimonios|
Datos de ingreso
Entrada del estudiante
nombre del usuario:
Contraseña p/este sitio:


¿olvidó su contraseña?
¿olvidó su usuario?
No es un estudiante aún
Despierto en el cielo

No se dormirá el que te guarda. — Salmo 121:3

Uno de los aspectos más peligrosos de volar es el aterrizaje. A medida que el avión se acerca a la tierra, el tráfico aéreo está más congestionado, el clima sobre la tierra puede ser mucho peor que a 9.000 metros (30.000 pies) de altura, y las pistas quizá estén ocupadas por otros aviones. Por eso, los pilotos dependen de los controladores de tráfico aéreo para que coordinen todos los detalles, de modo que todas las aeronaves puedan llegar sin problemas. Sin esos controladores, el caos sería inevitable.
Así que, imagina el pánico que se produjo cuando el piloto de un avión lleno de pasajeros quiso comunicarse por radio con la torre de control y no hubo respuesta. Al final, se descubrió que el controlador de tráfico estaba allí, pero que se había dormido, con lo cual había puesto en un terrible peligro al piloto, a los pasajeros y la aeronave. La buena noticia es que el avión aterrizó sin problemas.
Una noticia mejor aún es que Dios, el supremo controlador de tránsito, nunca se adormece ni duerme. Desde su estratégica perspectiva celestial, sabe todo lo que sucede en y alrededor de tu vida. Como señala el salmista: «Mi socorro viene del Señor, que hizo los cielos y la tierra. No dará tu pie al resbaladero, ni se dormirá el que te guarda» (121:2-3).
Puedes darlo por descontado: Dios conoce los peligros latentes e incansablemente dirigirá el tráfico de tu vida para tu beneficio y para su gloria (Romanos 8:28).

Como Dios nunca duerme, podemos estar tranquilos.

Escrito por:   Escritores de Nuestro Pan Diario    Fecha de publicación  10/12/2017 11:48 AM
Número de visitantes  2478


Login                                                                                           Herramientas bíblicas   Derechos de autor   Privacidad