BBN Radio
Cómo Ir Al CieloRadioInstituto BíblicoChatRecursosIdiomasDonacionesContáctenos
Inscribirse|Acceso a los Cursos|Ayudas a sus Preguntas|BI Ayuda de Audio|Quienes somos|Herramientas|Testimonios|
Datos de ingreso
Entrada del estudiante
nombre del usuario:
Contraseña p/este sitio:


¿olvidó su contraseña?
¿olvidó su usuario?
No es un estudiante aún
Sugerencias para reactivar la vida de Oración

Hay muchos creyentes que piensan con desdén de la oración. Según ellos, el creyente es tan insignificante que es imposible que logre algo del Dios Todopoderoso. Son como Job cuando en lo profundo de su angustia dijo: ¿Quién es el Todopoderoso, para que le sirvamos? ¿Y de qué nos aprovechará que oremos a Él? Sin embargo. Dios dice que nuestras oraciones mueven el cielo. Nuestras oraciones hacen actuar al Principie de la Gloria. Nuestras oraciones son el músculo que mueve el brazo de Dios. Quizá no tenemos la más vaga idea de lo que nuestras oraciones han logrado y por eso no oramos. Examinemos algunas sugerencias para reactivar nuestra vida de oración:

1. Disciplinarnos para Orar: Mucho de lo que se necesita para tener una vida de oración dinámica tiene que ver con la disciplina. Desgraciadamente muchos de nosotros somos desordenados en las actividades que realizamos y como consecuencia nos encontramos esclavizados de las cosas urgentes. Alguien ha definido esta situación como la tiranía de lo urgente. Vivimos en una sociedad que marcha a un ritmo vertiginoso, todas las cosas son urgentes y como consecuencia la oración ha quedado relegada a un plano totalmente secundario. Para revertir esta situación es necesaria una decisión voluntaria de poner en orden nuestras prioridades, dando preferencia a aquellas cosas que tienen que ver con el bienestar espiritual y entre ellas la oración es un tema central. Me gustaría sugerir es establecer una hora fija durante el día para poder orar sin interrupciones. El Señor Jesucristo salía siendo aún muy oscuro y buscaba un lugar desierto para orar. (Marcos 1:35 - Mateo 14:23) Nosotros que seguimos su ejemplo debemos imitar este comportamiento.

2. Habituarnos a Orar: La segunda cosa que me gustaría sugerir es cultivar el hábito de orar cuando quiera y cual quiera que sea la situación que enfrentemos. Por ejemplo, cuando estamos hablando por teléfono con alguien y nos enteramos de alguna situación difícil o de alguna necesidad en particular, sería muy bueno si allí mismo, expresamos una corta oración pidiendo la ayuda de Dios en este caso. 1ª Tesalonicenses 5:17 nos instruye a orar sin cesar. Una manera de cumplir con este mandato es por medio de orar en cualquier situación que nos encontremos.

Te invitamos a orar de lunes a sábado en el programa el Altar Familiar.( Horario semanal del programa: Lunes a Sábado 2:00 PM y 11:02 PM) Si tienes motivos de oración puedes enviarlos a esta dirección electrónica: red@bbnmedia.org


Escrito por:   D. Logacho - La Biblia dice    Fecha de publicación  11/10/2017 11:51 AM
Número de visitantes  2498


Login                                                                                           Herramientas bíblicas   Derechos de autor   Privacidad