BBN Radio
Cómo Ir Al CieloRadioInstituto BíblicoChatRecursosIdiomasDonacionesContáctenos
Inscribirse|Acceso a los Cursos|Ayudas a sus Preguntas|BI Ayuda de Audio|Quienes somos|Herramientas|Testimonios|
Datos de ingreso
Entrada del estudiante
nombre del usuario:
Contraseña p/este sitio:


¿olvidó su contraseña?
¿olvidó su usuario?
No es un estudiante aún
Más sugerencias para reactivar la vida de Oración

Hay muchos creyentes que piensan con desdén de la oración. Según ellos, el creyente es tan insignificante que es imposible que logre algo del Dios Todopoderoso. Son como Job cuando en lo profundo de su angustia dijo: ¿Quién es el Todopoderoso, para que le sirvamos? ¿Y de qué nos aprovechará que oremos a Él? Sin embargo. Dios dice que nuestras oraciones mueven el cielo. Nuestras oraciones hacen actuar al Principie de la Gloria. Nuestras oraciones son el músculo que mueve el brazo de Dios. Quizá no tenemos la más vaga idea de lo que nuestras oraciones han logrado y por eso no oramos.  Ayer comenzamos examinando dos sugerencias para reactivar nuestra vida de oración vimos, primero Disciplinarnos para Orar, y segundo Habituarnos a Orar. Vamos a las siguientes:

3. Redimamos el tiempo orando. Me gustaría sugerir es lo que podríamos llamar una manera sabia de redimir el tiempo. Cada uno de nosotros tenemos que forzosamente gastar cierto tiempo esperando en la fila para pagar lo que hemos comprado, o esperando el tren o cualquier otro medio de transportación, etc. Este es un tiempo muerto, nosotros podríamos revivirlo si estuviéramos preparados de antemano para ello. Una manera de estar preparado es llevando con nosotros unas pequeñas tarjetas con peticiones de oración. Mientras esperamos o viajamos podemos redimir el tiempo orando por estas necesidades.

4. Orar con los hermanos con regularidad.
Me gustaría sugerir es comprometerse con otros creyentes para tener reuniones de oración. No estoy hablando de la reunión de oración en la iglesia, sino de una reunión en la cual dos o más creyentes que quizá viven cerca se juntan para orar por necesidades mutuas.

5. Participar activa y constantemente en las reuniones de oración de la iglesia.
Se ha dicho que un buen termómetro para medir la temperatura espiritual de una iglesia local es el número de creyentes que participan en la reunión de oración. Una iglesia local fría, espiritualmente hablando, manifestará poco interés en la reunión de oración, y esto se verá en el poco numero de creyentes que participan en ella, en cambio una iglesia local cálida manifestará mucho interés en la reunión de oración y muchos creyentes asistirán a ella. Es algo lamentable que muchos creyentes se puedan ir de fiesta hasta altas horas de la noche, pero se molestan si la reunión de oración se alarga por 5 minutos. Una posible razón para este comportamiento es quizá la falta de creatividad en los líderes de la iglesia local. Es un error creer que podemos tener reuniones de oración atractivas sin liderazgo dinámico y preparación adecuada. Cuando no existe esto, las reuniones de oración se tornan aburridas, con repeticiones gastadas y frases vacías que solo comunican que los asistentes se encuentran allí por compromiso o por guardar una imagen espiritual carente de realidad. Ciertamente que es bíblico el reunir a toda la congregación para orar, pero debemos tener el tipo de reunión de oración que la gente no desearía perderse por nada del mundo.

6. Reavivar el hábito de orar.
Participar en lo que se da por llamar una cadena de oración. La cadena de oración comienza con un listado de los creyentes que desean participar, con su dirección y número de teléfono si es posible. Este listado se distribuye a todos los participantes en la cadena. Es necesario asegurarse que los creyentes sepan a quien contactar para iniciar el proceso de oración en cadena. Con este antecedente entonces, cualquiera que tiene un pedido de oración puede llamar a la primera persona de la cadena, quien después de orar comunicará la petición a la persona siguiente de la cadena y así sucesivamente hasta que todos los miembros de la cadena hayan orado por el mismo asunto. Esta es una manera excelente para motivar al cuerpo de creyentes a orar. Hemos sugerido algunos principios prácticos para reavivar nuestro hábito de orar. Quizá usted puede añadir algunos otros de su propia cosecha. Lo importante es darnos cuenta que en la oración tenemos una herramienta poderosa y no permitir que negligentemente sea echada en el olvido. Nuestra oración al Señor es que en este preciso instante muchos de nuestros oyentes se sientan motivados a orar más y así ver más la mano del Señor con poder.

Te invitamos a orar de lunes a sábado en el programa el Altar Familiar.(Horario semanal del programa: Lunes a Sábado 2:00 PM y 11:02 PM) Si tienes motivos de oración puedes enviarlos a esta dirección electrónica: red@bbnmedia.org

Escrito por:   David Logacho - La Biblia dice.    Fecha de publicación  11/10/2017 2:01 PM
Número de visitantes  1829


Login                                                                                           Herramientas bíblicas   Derechos de autor   Privacidad