BBN Radio
Cómo Ir Al CieloRadioInstituto BíblicoChatRecursosIdiomasDonacionesContáctenos
Inscribirse|Acceso a los Cursos|Ayudas a sus Preguntas|BI Ayuda de Audio|Quienes somos|Herramientas|Testimonios|
Datos de ingreso
Entrada del estudiante
nombre del usuario:
Contraseña p/este sitio:


¿olvidó su contraseña?
¿olvidó su usuario?
No es un estudiante aún
Nosotros somos solo mensajeros

… ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí… (Gálatas 2:20).
A Arturo Toscanini, uno de los directores de orquesta más reconocidos del siglo xx, se lo recuerda por su deseo de atribuir el reconocimiento a quien lo merece. En su libro Dictators of the Baton [Los dictadores de la batuta], David Ewen relata cómo los miembros de la Orquesta Filarmónica de Nueva York se pusieron de pie y aplaudieron a Toscanini cuando terminaron de ensayar la Novena Sinfonía de Beethoven. Cuando la ovación aminoró, Arturo, con lágrimas en los ojos, exclamó con voz quebrantada: «No soy yo… ¡es Beethoven! Toscanini no es nada».
En las cartas de Pablo, en el Nuevo Testamento, él también rehusaba atribuirse el reconocimiento por su discernimiento e influencia espirituales. Sabía que él era como un padre espiritual para muchos que habían puesto su fe en Cristo. Admitía que había trabajado duro y sufrido mucho para alentarlos en la fe, la esperanza y el amor (1 Corintios 15:10). Pero, para ser honesto, no podría aceptar la alabanza de aquellos que habían sido inspirados por su fe, amor y espiritualidad.

Por eso, para beneficio de sus lectores, y para el nuestro, dijo en cierto modo: «No soy yo, hermanos y hermanas. ¡Es Cristo!… Pablo no es nada». Nosotros somos solo mensajeros de Aquel que merece nuestro reconocimiento y aplauso.

Sabia es la persona que prefiere dar honra antes que recibirla.

Escrito por:   Escritores de Nuestro Pan Diario    Fecha de publicación  12/14/2017 3:21 PM
Número de visitantes  633


Login                                                                                           Herramientas bíblicas   Derechos de autor   Privacidad