BBN Radio
Cómo Ir Al CieloRadioInstituto BíblicoChatRecursosIdiomasDonacionesContáctenos
Inscribirse|Acceso a los Cursos|Ayudas a sus Preguntas|BI Ayuda de Audio|Quienes somos|Herramientas|Testimonios|
Datos de ingreso
Entrada del estudiante
nombre del usuario:
Contraseña p/este sitio:


¿olvidó su contraseña?
¿olvidó su usuario?
No es un estudiante aún
La Santidad...la esencia de Dios

Hoy vamos a comenzar con un estudio de la Santidad de Dios. Y creo, mis amigos, que este tema es uno de esos que me hace temblar. ¿A que me refiero con la santidad de Dios? Bueno, de la manera en que yo lo entiendo, se trata de ese atributo natural y esencial de Dios, por el cual Él es absoluta y esencialmente perfecto y justo en cada detalle. Ahora, Dios es necesariamente santo porque Él es santidad en su punto mas sublime. Eso es Dios. Dios es infinitamente santo, eternamente santo y en esto el es único. Es diferente de todas las demás criaturas – hombres y ángeles.

La santidad de Dios no es una perfección adquirida, es la esencia de Dios. Y el es Dios de eternidad a eternidad, por ende, es santo desde la eternidad. Entonces, Dios es tan necesariamente santo, como necesariamente Dios. EL no puede ser Dios y no ser santo. Su naturaleza no podría subsistir sin santidad.
Ahora, permítanme decirles esto – Dios es absolutamente santo. Moisés, en su cántico de redención pone a Jehová como el centro de sus alabanzas y pregunta: “¿Quién como tú, oh Jehová, entre los dioses? ¿Quién como tú, magnífico en santidad?” Bueno, desde luego que la respuesta es Nadie. No hay ningún dios en la imaginación del hombre que sea como el Dios de la Biblia, el Dios de la creación, el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo y el Dios y padre de todos los que en el creen. Se trata de una pregunta desafiante y la respuesta es Ninguno. ¿Quién como el en santidad? Nadie es como Dios en santidad.

Volvamos al primer libro de Samuel, capitulo 2 por un momento. Allí, Ana responde esta pregunta en su oración. Dice en I Samuel 2:2, “No hay santo como Jehová;” No hay santo como Jehová. Se da cuenta, solo Dios es santo. Y en esto el se distingue de toda su creación y seres creados, diciendo, “porque Dios soy, y no hombre, el Santo en medio de ti…” Oseas capitulo 11, versículo 9. Ningún hombre o ángel puede ser esencialmente e infinitamente santo. Ahora, la santidad no es una gloria peculiar de las criaturas de Dios sino de Dios mismo. Cualquier santidad en las criaturas divinas fue o es impartida por Dios. Cuando el cántico de Moisés se combine con el cántico del Cordero, los santos cantaran al Señor: “Porque solo Tu eres santo” Apocalipsis capítulo 15, versículo 4.
¿Alguna vez se percató que cuando Dios hace un juramento al hombre, lo hace por su santidad? –o basado en ella-. Cuando Dios le hizo la promesa a Abraham, se nos dice que juro por el mismo. Génesis capítulo 22, versículo 16 –ah, y el autor de Hebreos corrobora esto y lo confirma en Hebreos 6:13.
Se da cuenta, como Dios es santidad, el decir que el juro por si mismo es un sinónimo a decir que juro por su santidad. Su nombre es Santo. Isaías 57:15.
Dios mismo dice, “No olvidaré mi pacto, Ni mudaré lo que ha salido de mis labios. Una vez he jurado por mi santidad, Y no mentiré a David.” Salmo 89, versículo 34 y 35. En el cuarto capitulo del libro de Amos, leemos: “Jehová el Señor juró por su santidad…” Ahora, todas estas citas que les estuve dando hasta ahora, muestran que la santidad de Dios es, esencialmente Dios. Entonces, cuando el quería quitar toda incredulidad y darle al hombre plena garantía de que no fallaría, juraba por su santidad.

Ahora, ningún hombre podría jurar por su propia santidad ya que el hombre no es inmutable –cambia. Se da cuenta, Yo puedo vivir en un estado espiritual alto un día y el próximo día en uno mas bajo, por ende, no podría jurar nada por mi santidad ya que un día puedo ser más santo en mi comportamiento que en otro. O sea, no soy inmutable, cambio todo el tiempo. En una ocasión puedo odiar un pecado en particular y hablar en contra del mismo con todo ímpetu, sinceridad e indignación, pero una semana después, puedo caer en el mismo. Si usted busca en su corazón y en su vida, creo que tendrá que admitir que muchas veces es indulgente con algunos pecados. Por ejemplo, vamos a tomar la murmuración. En algunas ocasiones aborrecí a la murmuración. La he visto casi con ‘ira santa’ y me pregunte, ¿Cómo puede esa persona hablar así de otro? ¡Y en otra ocasión, me encontré hablando de otra persona que no estaba presente! Se da cuenta, yo cambio todo el tiempo y usted también. Por eso nosotros nunca podríamos jurar por nosotros mismos basados en nuestra santidad, pero Dios siempre es el mismo, siempre es igual en esencia. La Biblia nos dice en santiago 1:17 que en Dios no existe variación. El dijo en Malaquías 3:6, “Porque yo Jehová no cambio”

Dios es inmutable en todos sus atributos. Tal como era antes de que el universo existiera como ahora y para siempre. Sin embargo, el hombre, en su estado caído, es inestable, inconstante. El hombre es, como dice Génesis 49:4, Inestable como las aguas. No se puede depender del hombre. Solo se puede depender de Dios. Nosotros no somos fieles, mis amigos. No somos confiables. ¿Pero Dios? El si lo es. Siempre es confiable porque en su santidad nunca cambia.
Aprenda muchos más sobre los Atributos de Dios, en el curso Cómo es Dios. ¡Inscríbase hoy y estudie Gratis! Para inscribirse ingrese a: www.bbnbi.org  - (Español) y luego haga clic en Ayudas a sus Preguntas. La Ayuda No. 1 dice Cómo Inscribirse.


Escrito por:   ¿Cómo es Dios? Pastor Lehman Strauss    Fecha de publicación  1/16/2018 3:07 PM
Número de visitantes  255


Login                                                                                           Herramientas bíblicas   Derechos de autor   Privacidad