BBN Radio
Cómo Ir Al CieloRadioInstituto BíblicoChatRecursosIdiomasDonacionesContáctenos
Inscribirse|Acceso a los Cursos|Ayudas a sus Preguntas|BI Ayuda de Audio|Quienes somos|Herramientas|Testimonios|
Datos de ingreso
Entrada del estudiante
nombre del usuario:
Contraseña p/este sitio:


¿olvidó su contraseña?
¿olvidó su usuario?
No es un estudiante aún
Ver más allá del presente 1 Samuel 30:4-5

"Entonces David y la gente que con él estaba alzaron su voz y lloraron, hasta que les faltaron las fuerzas para llorar.Las dos mujeres de David, Ahinoam jezreelita y Abigail la que fue mujer de Nabal el de Carmel, también eran cautivas". 1 Samuel 30:4-5
David y sus compañeros soldados regresaban de la batalla. Estaban exhaustos, sucios y con deseos de regresar a sus hogares. Al llegar se encontraron con una escena que les dejó sin aliento. Lo que una vez era una aldea tranquila ahora estaba en ruinas. Y por si eso fuese poco, los enemigos habían secuestrado a sus esposas e hijos. David y sus hombres lloraron hasta más no poder (1 Samuel 30:4-5). Y para empeorar las cosas, los propios soldados de David se volvieron contra él. Los soldados se estaban amotinando.

Si había un momento en que una persona podría sentirse con ganas de tirar la toalla, ese era el momento, al menos para David. Pero no lo hizo. ¿Qué hizo entonces? Lea la siguiente frase detenidamente: «Mas David se fortaleció en el Señor su Dios» (1 Samuel 30:6).David derramó su corazón delante de Dios y con ello alineó su comunión vertical. Eso le ayudó para poder ver su comunión horizontal de manera clara. ¿Cómo pudo seguir adelante? David rehusó enfocarse únicamente en la situación presente.

¿Qué es lo que ocurre cuando nos mantenemos viviendo en el presente? Podemos comenzar a culpar a alguien más (lo cual nos vuelve personas amargadas) o nos sumergimos en nuestra propia auto conmiseración (lo cual nos paraliza).Recuerdo las palabras de Pablo a los cristianos en Roma: «Pues considero que los sufrimientos de este tiempo presente no son dignos de ser comparados con la gloria que nos ha de ser revelada». (Romanos 8:18).

No podemos seguir adelante en la vida si siempre estamos concentrando nuestra atención en el dolor, las circunstancias o la situación difícil del presente.

David sabía que no podía escapar por sí mismo de los tiempos difíciles. Pero lo importante es que él había tomado la determinación de no quedarse allí. Reconoció la situación. Tomó decisiones, levantó su frente en alto, buscó fortaleza en el Señor y siguió adelante. Si él lo pudo hacer, también nosotros.

Escrito por:   Pastor Charles R. Swindoll    Fecha de publicación  4/16/2018 1:00 PM
Número de visitantes  3622


Próximo: Enfrentar el miedo
Login                                                                                           Herramientas bíblicas   Derechos de autor   Privacidad