BBN Radio
Cómo Ir Al CieloRadioInstituto BíblicoChatRecursosIdiomasDonacionesContáctenos
Inscribirse|Acceso a los Cursos|Ayudas a sus Preguntas|BI Ayuda de Audio|Quienes somos|Herramientas|Testimonios|
Datos de ingreso
Entrada del estudiante
nombre del usuario:
Contraseña p/este sitio:


¿olvidó su contraseña?
¿olvidó su usuario?
No es un estudiante aún
Nuestra riqueza en Cristo

Esta carta juntamente con las cartas a los Filipenses y los Colosenses y a Filemón es una epístola cristológica. Bueno, ¿qué queremos decir con una epístola cristológica?. Es una epístola que exalta la persona y la obra de Jesucristo. Si las examinamos cuidadosamente encontraremos que despliegan la grandeza y la gloria de la persona y obra de nuestro querido Salvador, el Señor Jesucristo. Mientras que es cierto que en esta carta de seis capítulos se trata de la iglesia, su origen y su destino, debemos ser cuidadosos al observar que la iglesia tiene su llamado y su consumación en Cristo. Todas las bendiciones son en el Señor Jesús.

Todos los propósitos de Dios para con la iglesia están relacionados con la persona de nuestro Señor Jesucristo. No podemos apreciar la iglesia como se nos presenta en Efesios aparte de la persona y obra del Señor Jesús. Las palabras más significativas en esta carta para clarificar lo que digo son: “en Cristo”. Esta frase preposicional, en Cristo, que a veces es “en Él” o “en quién”, aparece en los escritos de Pablo no menos de setenta veces. Como puedes ver, si alguien no está en Cristo, tal persona no puede conocer experimentalmente de las bendiciones espirituales de los hijos de Dios. La enseñanza doctrinal de la epístola es poco más que un desarrollo de la simple expresión “en Cristo”.

Estimado hermano, a no ser que una persona esté en Cristo, no puede reclamar las bendiciones de Dios como derechos de redención, no podemos llegar a Dios a no ser por Jesucristo. Ahora bien, esas son palabras duras para mucha gente que cree que pueden hallar a Dios aparte del Señor Jesucristo. Pero no se puede, créame querido oyente. Jesús dijo en Juan 14:6 “Yo soy el camino, la verdad y la vida; nadie viene al Padre sino por mí”. Se lo repito, no es posible para un individuo encontrar su camino hacia Dios aparte de la persona del Señor Jesucristo.

Los primeros tres capítulos de la epístola de Pablo a los Efesios tratan con doctrina cristiana, los últimos tres capítulos con la conducta cristiana. O para decirlo de una manera diferente, los primeros tres tratan con lo que los cristianos deben creer y los últimos tres capítulos con la conducta que los cristianos deben tener. En la primera mitad de la carta Pablo expone las riquezas de la gracia de Dios. En la segunda mitad él exhorta a los receptores de la gracia de Dios.

Estudie la epístola de Efesios con el pastor Lehman Strauss. Esta pequeña carta equilibra la doctrina y el deber. Primero Pablo nos recuerda de lo que Dios ha hecho por nosotros; luego nos dice lo que debemos hacer por Él en respuesta a su misericordia. La vida cristiana se basa en la comunión, y crecimiento del cristiano. El creyente que no conoce mucho de su riqueza en Cristo nunca podrá andar por Cristo. Estudie la Biblia gratis. Para inscribirse en el Instituto Bíblico de BBN, ingrese a: www.bbnbi.org - (Español) y luego haga clic en Ayudas a sus Preguntas. La Ayuda No. 1 dice Cómo Inscribirse.

Escrito por:   Efesios - Pastor Lehman Strauss    Fecha de publicación  6/28/2018 11:22 AM
Número de visitantes  1643


Login                                                                                           Herramientas bíblicas   Derechos de autor   Privacidad