BBN Radio
Cómo Ir Al CieloRadioInstituto BíblicoChatRecursosIdiomasDonacionesContáctenos
Inscribirse|Acceso a los Cursos|Ayudas a sus Preguntas|BI Ayuda de Audio|Quienes somos|Herramientas|Testimonios|
Datos de ingreso
Entrada del estudiante
nombre del usuario:
Contraseña p/este sitio:


¿olvidó su contraseña?
¿olvidó su usuario?
No es un estudiante aún
Gloriosa Liberación

 “Me hizo sacar del pozo de la desesperación y del lodo cenagoso” (Sal. 40:2).
En una de las reflexiones de aliento consideramos que las pruebas nos hacen sentir, en ocasiones, como si estuviésemos en un pozo profundo de donde es imposible salir. Pero el versículo ofrece un nuevo contraste. En la segunda parte compara las aflicciones como caminar sobre lodo cenagoso. Si hay algo verdaderamente difícil es no solo marchar con una carga, sino hacerlo sin tener un lugar firme para apoyar los pies. Llevar un peso y hacerlo caminando sobre el barro en donde no se encuentra firmeza, es doblemente difícil.

No cabe duda que este es un Salmo Mesiánico, es decir, el personaje central es Jesús y su experiencia de conflicto cuando hizo nuestra salvación. Pero, no es menos cierto que el Espíritu dejó aquí palabras para quienes tienen que pasar por conflictos personales. El salmista cuenta su experiencia. Estaba angustiado, cansado de llevar su carga y, sobre todo, agotado por la espera. La prueba la llevaba con paciencia esperando la intervención de Dios que remediaría su situación. Mientras la aflicción persistía y el cansancio de llevar la pesada carga se manifestaba, como si la llevase caminando sobre el barro, clamaba al Señor. Sabía que Dios oiría su clamor. La oración del afligido no pasa desapercibida a quien es misericordioso. Nuestras lágrimas están puestas en Su redoma, esto es, no son ignoradas, sino que las tiene siempre presentes delante de Él (Sal. 56:8). De pronto, descubre que Dios estaba atendiendo su súplica, lo dice en una hermosa figura: “se inclinó a mí y oyó mi clamor”. El Señor bajó sus ojos hasta la profundidad de la situación en que se encontraba, no solo para ver su estado, sino para restaurarlo de la prueba en que se hallaba.

Sí, debo esperar pacientemente en Él. Mientras tanto volcaré en Su presencia la carga de mi aflicción, y me dispondré a entonar el cántico de regocijo por lo que sé que va a hacer en mi vida, sacándome del pozo de desesperación y del lodo cenagoso.

En Julio desafíese a estudiar gratis algunos de los cursos bíblicos y muy importantes para la vida cristiana que enseña el pastor Pérez Millos, por ejemplo puede estudiar:
- 00100 Doctrina de la Salvación
- 10300 Doctrina de la Iglesia 
- 10400 Doctrina de Cristo
- 10500 Doctrina del Espíritu Santo
- 60600 Aspectos del Liderazgo
- 60900 Características del Servicio Ministerial
¡Estudie Gratis la Biblia! Seleccione, estudie y complete alguno de estos excelentes cursos. La Palabra de Dios transformará su vida y le ayudará en muchas áreas. ¡De esta manera usted será parte del Instituto Bíblico de BBN! Para inscribirse ingrese a: www.bbnbi.org - (Español) y luego haga clic en Ayudas a sus Preguntas. La Ayuda No. 1 dice Cómo Inscribirse.


Escrito por:   Pastor Samuel Pérez Millos    Fecha de publicación  7/9/2018 12:11 PM
Número de visitantes  1373


Próximo: Dios sabe
Previo: Belleza oculta
Login                                                                                           Herramientas bíblicas   Derechos de autor   Privacidad