BBN Radio
Cómo Ir Al CieloRadioInstituto BíblicoChatRecursosIdiomasDonacionesContáctenos
Inscribirse|Acceso a los Cursos|Ayudas a sus Preguntas|BI Ayuda de Audio|Quienes somos|Herramientas|Testimonios|
Datos de ingreso
Entrada del estudiante
nombre del usuario:
Contraseña p/este sitio:


¿olvidó su contraseña?
¿olvidó su usuario?
No es un estudiante aún
Su actitud es lo que cuenta

“Andad sabiamente para con los de afuera, aprovechando bien el tiempo. Que vuestra conversación sea siempre con gracia, sazonada como con sal, para que sepáis cómo debéis responder a cada persona”. — Colosenses 4:5-6
En tanto que pasa la vida necesitamos andar sabiamente y aprovechar la vida y el tiempo. Hay cuatro actitudes que le desmoralizarán a usted así como a los demás que están a su alrededor.
- La primera actitud es la inutilidad. Esta actitud dice: «Ya pasaron mis años mozos. Ahora solo soy un estorbo». La inutilidad hace que una persona muera antes de morir. El poeta alemán, Johan Goethe, tenía razón cuando escribió: “Una vida inútil es una muerte prematura».
- La segunda actitud es la conmiseración. La conmiseración dice: «Nadie se preocupa por mí. ¿Por qué seguir viviendo? Ay de mí». Invariablemente esta actitud genera culpabilidad y amargura la cual hace que la familia se pregunte: «¿Cuánto tiempo se va quedar la abuela esta vez?» No me malentienda. Su familia le ama pero detesta su conmiseración.
- La tercera actitud es el temor. Esta perspectiva dice: «Necesito ser muy cuidadoso. Necesito evitar todos los peligros y los riesgos».
Es común entre las personas que envejecen, que haya esta actitud temerosa pero el resultado es una actitud sospechosa y paranoica. El temor es un ladrón que le roba el gozo y la paz. Creo que es una de las emociones más devastadoras que hay. Si usted tiene temor, es probable que usted cierre las persianas y su puerta con candado doble. Pero con ello también se alejará de los momentos más agradables de la vida.
- Quizás la actitud más devastadora que hay es la culpabilidad mezclada con el remordimiento. Esta actitud siempre se fija en el pasado con un suspiro diciendo: «Si solo lo hubiera hecho o si tan sólo no lo hubiera hecho». La culpabilidad y el resentimiento alimentan la decepción y el desánimo. Por el contrario, la gracia de Dios se deshace de nuestra culpabilidad y nos da una razón para seguir adelante.
Seamos honestos. ¿Nos vemos a nosotros mismos en alguna de estas actitudes? Si es así, es momento de hacer un gran ajuste con respecto a la actitud. Comience hoy y en su andar sea sabio(a).


Escrito por:   Pastor Charles R. Swindoll    Fecha de publicación  7/30/2018 10:57 AM
Número de visitantes  1405


Login                                                                                           Herramientas bíblicas   Derechos de autor   Privacidad