BBN Radio
Cómo Ir Al CieloRadioInstituto BíblicoChatRecursosIdiomasDonacionesContáctenos
Inscribirse|Acceso a los Cursos|Ayudas a sus Preguntas|BI Ayuda de Audio|Quienes somos|Herramientas|Testimonios|
Datos de ingreso
Entrada del estudiante
nombre del usuario:
Contraseña p/este sitio:


¿olvidó su contraseña?
¿olvidó su usuario?
No es un estudiante aún
CAMINAR POR FE + CONFIANZA EN LAS PROMESAS = BENDICIÓN GARANTIZADA
Génesis 16 registra un doloroso desvío que Abraham y Sara tornaron en su peregrinaje, un desvío que no sólo causó conflicto en su hogar sino también en el mundo. Pero esta narración es mucho más que historia antigua con consecuencias modernas. Es una buena lección para el pueblo de Dios de caminar por fe y esperar que Dios cumpla su promesa a su manera y en su tiempo.
La Espera (Gn. 16:1a)
Abraham tenía ahora ochenta y cinco años. Llevaba diez años caminando con el Señor y había aprendido algunas lecciones valiosas acerca de la fe. Dios había prometido un hijo a Abraham y Sara, pero no les había dicho cuándo nacería. Ese fue un período de espera, y a la mayoría de la gente no le gusta esperar. Pero es por medio de «la fe y la paciencia [que heredamos] las promesas» (He. 6:12).
Dios tiene un tiempo oportuno para todo aquello que quiere hacer. Después de todo, este suceso no era el nacimiento de sólo otro niño: Era parte del gran plan de salvación de Dios para todo el mundo. Sin embargo, mientras Sara esperaba que esto ocurriera, ella se impacientó.

¿Por qué Dios se demoraba tanto? Porque Él quería que Abraham y Sara estuvieran ya «casi muertos» (He. 11:12) a fin de que El sólo recibiera la gloria. A la edad de ochenta y cinco años Abraham era todavía lo suficientemente viril como para engendrar un hijo mediante Agar. Así que no había llegado todavía el tiempo para el bebé milagro. Todo aquello que es de verdad hecho por fe lo es para la gloria de Dios (Ro. 4:20) y no para alabanza humana.
La disposición de esperar en el Señor es otra evidencia que caminamos por fe. “El que creyere, no se apresure” (Is. 28:16). Pablo citó este versículo en Romanos 10:11 y amplió su significado: “Todo aquel que en él creyere, no será avergonzado”. Recordemos: Cada vez que dejamos de confiar en Dios empezamos a “apresurarnos” en la dirección equivocada y terminamos avergonzados.

Curso: Seamos Obedientes - Estudie Gratis la Biblia.  Para inscribirse ingrese a: www.bbnbi.org - Participa del Desafío 30. Estudia un curso completo en Junio. - http://ow.ly/bmdS50uypyK

Escrito por:   Pastor W. Wiersbe - Seamos Obedientes    Fecha de publicación  6/11/2019 11:43 AM
Número de visitantes  1173


Login                                                                                           Herramientas bíblicas   Derechos de autor   Privacidad