BBN Radio
Cómo Ir Al CieloRadioInstituto BíblicoChatRecursosIdiomasDonacionesContáctenos
Inscribirse|Acceso a los Cursos|Ayudas a sus Preguntas|BI Ayuda de Audio|Quienes somos|Herramientas|Testimonios|
Datos de ingreso
Entrada del estudiante
nombre del usuario:
Contraseña p/este sitio:


¿olvidó su contraseña?
¿olvidó su usuario?
No es un estudiante aún
VIDAS SEGURAS
"Todo el que pierda su vida por causa de mí, la hallará" Mateo 16:25
Cuando era niña, Amy Carmichael (1867–1951), una gran mujer, trabajadora y misionera en por muchos años. Ella cuando era niña deseaba haber tenido ojos azules en vez de marrones. Incluso oró para que Dios le cambiara el color de ojos, y se decepcionó cuando eso no ocurrió. Al cumplir 20 años, Amy sintió que el Señor la estaba llamando para servirlo como misionera. Después de trabajar en varios lugares, se dirigió a la India. Allí fue donde se dio cuenta de lo sabio que era Dios al haberla hecho como ella era. Si sus ojos hubiesen sido azules, probablemente le habría resultado más difícil ser aceptada por personas de ojos marrones. Ella sirvió a Dios en la India durante 55 años.
En realidad, no tenemos la certeza de que Amy haya sido aceptada más fácilmente por el color de sus ojos. Sin embargo, sí sabemos y creemos que el Señor «nos hizo, y no nosotros a nosotros mismos» (Salmo 100:3). Cuando nos sometemos a Su sabiduría en todo, podemos servirle de manera eficaz.
Amy sabía lo que significaba la sumisión al llamado de Dios, aunque le costaba, no era fácil como mujer. Cuando le preguntaron sobre la vida en la obra misionera, ella respondió con un  concepto personal y con uno de Cristo: «La vida del misionero es simplemente arriesgarse a morir, Jesús dijo: «El que quiera salvar su vida, la perderá; y todo el que pierda su vida por causa de mí, la hallará» (Mateo 16:25).  Ahora bien se preguntará, ¿Qué significa este concepto del Señor? Deseo decirle que esto describe la vida cristiana consagrada, la entrega total a los planes a la voluntad de Dios para nosotros.
¿Le cuesta hoy a usted someter sus planes, algún deseo personal, algo que ha anhelado por años, la decisión de un ser querido con la cual no está de acuerdo, dejar una relación, trabajo, ministerio, a la Voluntad de Dios? Le comparto yo también lucho en someterme a Dios y su voluntad, pero algo que me ayuda es saber que Dios es Omnisciente, un atributo esencial,  es decir  podemos descansar y confiar en Dios, sabiendo que no hay nada que Nuestro gran Dios no sepa.

Reflexión: Nuestras vidas nunca están mas seguras que cuando las dejamos en manos de Dios.

Escrito por:   Escritores de Nuestro Pan Diario.    Fecha de publicación  6/17/2019 4:31 PM
Número de visitantes  339


Login                                                                                           Herramientas bíblicas   Derechos de autor   Privacidad