BBN Radio
Cómo Ir Al CieloRadioInstituto BíblicoChatRecursosIdiomasDonacionesContáctenos
Inscribirse|Acceso a los Cursos|Ayudas a sus Preguntas|BI Ayuda de Audio|Quienes somos|Herramientas|Testimonios|
Datos de ingreso
Entrada del estudiante
nombre del usuario:
Contraseña p/este sitio:


¿olvidó su contraseña?
¿olvidó su usuario?
No es un estudiante aún
LAS VOCES DE NAVIDAD
Lectura: Mt. 2:1-20
Por más de 7 siglos la voz profética de la Palabra de Dios había preservado el misterioso nacimiento del Niño Rey, y por un periodo de 400 años de silencio Dios estaba preparando la majestuosa venida del Mesías, aquel Niño Rey que el cumplimiento del tiempo iba a irrumpir en la historia y a entrar en el escenario del mundo, nacido de mujer y nacido bajo la ley. Pero, ¿Por qué, las voces de la Navidad? Porque Navidad es una noche donde se oyen muchas voces. Es una noche donde se irrumpen voces de recuerdos, mezclado con un sentimiento que se torna la mayoría de las veces en resentimientos y reproches contra Dios. Estos recuerdos hacen que perdamos la perspectiva del muy mencionado gozo de esos días y los significados que hay detrás de la Navidad de Jesús. Son las voces que revelan la condición y el corazón del hombre sin Cristo, sin esperanza y sin Dios en el mundo.
En aquella noche de Navidad cuando Jesús nació en Belén de Judea, se escucharon muchas voces como las que escuchamos en nuestras Navidades de estos días. Pero, ¿qué voces se escuchó en aquella Navidad cuando Jesús nació en Belén? La voz de:

II. El Antagonismo del rey Herodes.(2:2-8, 16)

El nacimiento de Jesús fue en días del rey Herodes el Grande, “reinó del año 37 al 4 a.C. Se cree que era idumeo descendiente de los edomitas, de la descendencia de Esaú” (John MacArthur) Fue uno de los hombres más perverso y ambicioso que macho su conciencia y sus manos con sangre inocente. Fueron días malos cuando reinaba el hombre más despiadado de la historia. Cuando los magos preguntaron ¿Dónde está el que ha nacido Rey de los judíos? La Biblia dice que al escuchar esto Herodes “Se turbó” una palabra que revela la mente que se agita y angustia o se atemoriza.
El título que se le dio a Jesús: “Rey de los judíos” fue lo que trajo turbación a la mente de Herodes y su corazón se llenó de cólera y celo, porque presintió una amenaza para su propio trono saber que alguien iba a venir para ser rey en Jerusalén. El temor de Herodes era que el esperado Mesías le destronara. Fue un rey astuto y ambicioso pero a la vez era despiadado y perverso. Para conservar su trono y su reinado construyó fortalezas y ensanchó y embelleció el templo de los judíos para que todos lo adoren y admiren. Fue tan ambicioso y cruel que para conservar su trono, mató a varios de sus familias como a sus tres hijos, a su esposa y abuelo y a su suegra, a su tío y su cuñado como otros muchos.
Pero Herodes muere, y el Niño Rey vive y crece. Todos los que han tratado de impedir el nacimiento de Jesús, han quedado en la historia y en polvo y ceniza. Pero el Hijo del Altísimo, el Verbo de Dios permanece por los siglos y su trono es eterno. Así como Herodes, la gente tiene miedo de venir al Niño del Pesebre, porque piensan que Dios les valla a quitar “algo” cuando en realidad algo nos fue dado: “Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado” (Is. 9:6). Jesús nació y vino a este mundo para darle al mundo la verdadera Libertad y llenar sus corazones de la verdadera paz que el mundo no puede dar. Muchos como Herodes en esta Navidad se levantan en rebelión y reproches y toda clase de resentimientos en contra de Dios, porque no pueden soportar que la luz que vino a brillar sobre las vidas desahuciadas y destrozadas por el pecado, alumbre las tinieblas de sus corazones. La Biblia dice: “que Él fue enviado a sanar a los quebrantado de corazón; a pregonar libertad a los cautivos, dar luz a los ciegos. A poner en libertad a los oprimidos y a predicar el año agradable del Señor (Lc. 4:15-20).
Pero, ¿qué hace el hombre? En lugar de tener un corazón receptivo o reconocer el propósito del nacimiento de Jesús, se revelan contra Dios y se levantan en reproches por cosas de las cuales ellos mismos no reconocen que son responsables.
Son días donde la gente y las familias se levantan en pleitos y discordias. Es una época del año donde los sentimientos del muy mencionado gozo se mezclan con los sentimientos negativos de un corazón vacío de Dios, y lleno de su propia importancia cuando son comparados con el buen tiempo de gozo que pasan otros. Un consejero Psiquiatra dijo: “que recibe más consultas durante las vacaciones de Navidad que en cualquier otro momento del año” En estas fiestas: “La Soledad Deprime” a muchas personas que terminan en el suicidio. “El Dolor” se agudiza al pensar en la dulce madre que ya no está, o en el padre que ocupaba el lugar de cabecera o en algún familiar querido. Pero, “La Desgracia” siempre está a la puerta del brindis, que termina empañando la Noche Buena y enlutando a la familia como en aquella Navidad cuando Herodes mandó a matar a más de 20 niños menores de 2 años y toda Belén se enlutó de dolor y tristeza.
En Navidad es donde más se percibe la rebeldía del corazón de las personas. El gozo se mezcla con la amargura por aquellas cosas que otros tienen y a otros le falta o por aquellos que ya no están. En esta época del año se mezclan la culpa y el perdón, el odio y el resentimiento con aquellos que nos han hecho un daño o que no fueron fieles cuando más los necesitábamos. La amargura embarga los corazones y la mente se resigna a perdonar y en lugar de tener una Navidad plena de alegría por el Niño Rey que ha nacido, hay pensamientos y sentimientos encontrados que no nos permite ver el propósito de Dios al enviar a su Hijo al mundo. saber que El antagonismo, es una señal de aquellos corazones que no comprenden el verdadero significado que hay detrás de la Navidad de Jesús. En lugar de gozo y gratitud la Navidad se empaña con recuerdos y reproches amargos, que solo lleva a la frustración y soledad. La venida de Jesucristo al mundo fue para sanar a los quebrantados de corazón; a traer libertad a los cautivos; a poner en libertad a los oprimidos y a quitar la ceguera espiritual de aquellos que viven en tinieblas y en sombra de muerte.

Escrito por:   Pastor Alfonso Rojas    Fecha de publicación  12/24/2019 9:51 AM
Número de visitantes  1245


Login                                                                                           Herramientas bíblicas   Derechos de autor   Privacidad