BBN Radio
Cómo Ir Al CieloRadioInstituto BíblicoChatRecursosIdiomasDonacionesContáctenos
Inscribirse|Acceso a los Cursos|Ayudas a sus Preguntas|BI Ayuda de Audio|Quienes somos|Herramientas|Testimonios|
Sector del estudiante
Entrada del estudiante
nombre del usuario:
contraseña:


¿olvidó su contraseña?
¿olvidó su usuario?
No es un estudiante aún
¿No se hoy cual es tu peor enemigo?

"Su corazón está seguro, no temerá, hasta que vea vencidos sus adversarios." Salmo 112:8
En Argentina es obligatorio tener un seguro del auto para poder transitar por la calle. Eso garantiza que ante cualquier accidente, el damnificado va a ser compensado por sus perdidas por la compañía de seguro correspondiente. A veces sucede que en un accidente de autos, uno de los implicados no tiene seguro, y resulta casi imposible cobrar por los daños. Tener seguro tranquiliza y permite manejar más tranquilo.
Esta sensación era la que tenía el salmista, él tenía su corazón seguro y estaba tranquilo. Aun en medio de graves problemas, estaba tranquilo. Sus adversarios eran enemigos de carne y hueso, con espadas, escudos y lanzas. Hombres salvajes, soldados rudos, seres despiadados que mataban sin preguntar. En la antigüedad, las guerras eran terribles y daban miedo. Sin embargo, este hombre, podía descansar tranquilo, a pesar que sus enemigos estaban cerca, porque él sabía que Dios lo cuidaba. Estaba seguro porque su destino no dependía de lo alto de la muralla de su ciudad, ni de lo entrenado de sus soldados, ni de la cantidad de recursos disponibles para la guerra. Su seguridad estaba en Dios. Por eso descansaba tranquilo, sabía que al final, Dios le iba a dar la victoria.
Hoy no peleamos contra soldados con espadas, ni contra ejércitos con escudos. Hoy nuestros enemigos son distintos, pero igualmente peligrosos y dañinos. Hoy nuestros enemigos son el pecado, la soledad, la indiferencia, el ocio, la televisión, las malas compañías, el fracaso, el miedo, las prioridades alteradas, la comodidad, la inseguridad.
¿No se hoy cual es tu peor enemigo? ¿Quién te quita la tranquilidad? ¿Quién roba tu paz, quién te saca seguridad? ¡Pero tienes que saber algo! Puedes descansar en Dios, Él quiere darte seguridad y estabilidad. Él tiene el poder y la autoridad para vencer a tu peor adversario y darte paz. No dejes que el diablo se robe la Paz de Dios de tu corazón. Él va a utilizar a cualquiera de sus secuaces, para lograr el objetivo de desestabilizarte. Recuerda tienes a tu lado a alguien más grande. Dios te acompaña en la lucha cotidiana y tiene la autoridad para vencer. Dios te acompaña, no te deja solo, está a tu lado en el peor de tus momentos. Dios nunca se va de tu lado. No lo dejes.

REFLEXIÓN - Dios es tu seguridad, con seguridad.


Escrito por:   Utilizado con permiso de Daniel Pérez Cliffe.    Fecha de publicación  7/8/2008 3:58 PM
Número de visitantes  1793


Login                                                                                           Herramientas bíblicas   Derechos de autor   Privacidad