BBN Radio
Cómo Ir Al CieloRadioInstituto BíblicoChatRecursosIdiomasDonacionesContáctenos
Inscribirse|Acceso a los Cursos|Ayudas a sus Preguntas|BI Ayuda de Audio|Quienes somos|Herramientas|Testimonios|
Sector del estudiante
Entrada del estudiante
nombre del usuario:
contraseña:


¿olvidó su contraseña?
¿olvidó su usuario?
No es un estudiante aún
¡La Epístola del Apóstol San Pablo a los Gálatas!
Para apreciar e interpretar una composición musical mi amigo es necesario escuchar el preludio, de la misma manera para apreciar y evaluar el mensaje de un libro de la Biblia necesitamos analizar y entender el prefacio. El apóstol Pablo fue el instrumento humano para escribir trece libros del Nuevo Testamento. Consideraremos tres cosas para empezar, primero ubicaremos el lugar donde vivían los gálatas. La Galacia propiamente dicha no era una ciudad o una villa, personalmente me inclino a ubicar la provincia de Galacia en el sur. Sus ciudades estaban a los largo de las principales rutas de viaje y si estoy en lo correcto entonces asumo que Pablo visitó la provincia de Galacia en tres ocasiones.
La epístola esta dirigida a los santos en aquellos lugares y eso nos asegura que iglesias locales habían sido establecidas allí. La Biblia enseña el valor y la importancia de la iglesia local. En estos días muchos movimientos y organizaciones dan escasa importancia local y van tan lejos como para sugerir que su movimiento u organización fue levantado por Dios, porque la Iglesia local no esta cumpliendo con su función. Los creyentes no debemos humillar la Iglesia local, casi todas las epístolas recordemos que fueron escritas para asambleas locales, lo cual muestra la importancia que Dios le da.
Ningún estudiante de la Biblia puede pensar en Galacia sin recordar las agitadas experiencias de Pablo cuando estuvo en esa provincia, de las manos de sus nativos recibió tanto azotes como bendiciones. Fue en algún lugar de Galacia que Pablo sufrió aflicción, y posiblemente una enfermedad en los ojos que le obstaculizó más tiempo del que esperaba y la cual le trajo un trato amable de algunos cristianos de esa región. Allí tuvo éxito por el impactante trabajo del Espíritu Santo a través de Pablo y a favor de los gálatas.
Observamos que quienes vivían en Galacia eran hijos de la gran familia Celta, aquellas tribus migratorias que invadieron Grecia, en el tercer siglo antes de Cristo. Posteriormente un gran número se separó del grupo principal y cruzaron aquello que es conocido como Asia Menor y aproximadamente cincuenta años después el estado se convirtió en aquello que conocemos como Galacia, y se hicieron llamar los “galos”. En el momento que Pablo se acerco a ellos seguramente ellos eran idolatras y tenían un rey, el último rey independiente quién después cedió su trono a Roma. Esa gente no sabía nada en cuanto a Dios y las verdades espirituales, pero eran un buen suelo fértil para trabajar con la Gracia de Dios. Posiblemente la debilidad sobresaliente de ellos era su capricho, famoso en aquel día y no erradicado aun después de haber aceptado a Cristo. Los gálatas eran personas inestables, que cambiaban sus mentes fácilmente. Carecían de dos atributos esenciales para tener un carácter cristiano firme, primero discernimiento espiritual y segundo la firmeza en la constancia. Estas personas eran inconstantes como muchos de nosotros, eran también débiles y sin firmeza. No tenían convicciones profundas respecto a la verdad divinamente revelada, la convicción que sólo se forma por una meditación cuidadosa y una fe invariable en la Palabra de Dios.
Los Gálatas se dejaron influenciar por las creencias doctrinales que venían de supuestos apóstoles judíos, quienes profesaban ser cristianos pero no estaban separados del legalismo judío. Estos falsos maestros decían a los gálatas que la forma que podían perfeccionarse era circuncidándose y guardando la ley de Moisés. Estos falsos maestros estaban plagados con la doctrina de las obras y esta doctrina siempre atrae a los nuevos convertidos, porque sus corazones desean vivir una vida santa y de hacer la Voluntad de Dios. De esta forma los gálatas fueron llevados sutilmente de regreso a la Ley y a confiar en sus obras para honrar a Dios. ¡Oh que tragedia, que tragedia! Una de las tragedias en la historia de la Iglesia ha sido la aparición de la plaga de la era de los Gálatas en la vida de la Iglesia, la creencia de la salvación por fe más obras, aun hoy es algo común. Siempre han existido en nuestras iglesias, aquellos que sostienen que las obras deben ser añadidas a la fe, si alguien quiere ser justificado delante de Dios. Pero el evangelio de la pura Gracia y la doctrina del legalismo judaico son sistemas contradictorios, no se pueden mezclar bajo ninguna condición. Aunque no podemos justificar aquí la inconsistencia de los cristianos gálatas, podemos prestar atención a las solemnes advertencias que se repiten en la Palabra de Dios y prestar atención para no caer en el mismo error. La exhortación a la firmeza se repite en esta carta una y otra vez. Necesitamos “retener firme hasta el fin nuestra confianza del principio, como dice Hebreos 3:14. Hay muchos maestros cuyas almas son engañadoras e inestables y debemos tener mucho cuidado con eso en estos dias.
El propósito de esta epístola a los Gálatas, era corregir el doble error del legalismo. Primero que un hombre es salvo en parte por la fe y en parte por las obras y segundo que un hombre que ya es salvo sea perfeccionado por la combinación de las fe y de las obras. ¡Esto es un engaño muy sutil! Además esta carta fue escrita para defender la autoridad apostólica de Pablo. Los judíos estaban en contra del apóstol y buscaban desacreditar la autoridad apostólica y el mensaje. Pablo por lo tanto escribió esta carta para defender su apostolado y para mostrar que este evangelio que predicaba venía de Dios. También vio que era necesario mostrar que la salvación era por Gracia antes de la institución de la Ley. Otro problema que trata esta carta era la relación entre los creyentes gentiles, con los creyentes judíos profesantes y su ritual, esta era una causa perturbadora que agitaba las iglesias. El escritor de esta epístola se enfoca también en riquezas maravillosas para el cristiano como la libertad en Cristo, el andar y el fruto del Espíritu, como restaurar al hermano caído y muchos otros temas. Este hombre de Dios ayudando a los gálatas, nos ha dejado enseñanzas para combatir el legalismo y el falso evangelio de la fe más obras, además nos ha dejado el secreto para alcanzar estabilidad y firmeza en nuestro carácter cristiano.
Comience hoy este hermoso curso, que encuentra en el ciclo de Estudios de Libros de la Biblia.

Escrito por:   Dr. Lehman Strauss.    Fecha de publicación  8/15/2008 11:39 AM
Número de visitantes  2290


Login                                                                                           Herramientas bíblicas   Derechos de autor   Privacidad