BBN Radio
Cómo Ir Al CieloRadioInstituto BíblicoChatRecursosIdiomasDonacionesContáctenos
Inscribirse|Acceso a los Cursos|Ayudas a sus Preguntas|BI Ayuda de Audio|Quienes somos|Herramientas|Testimonios|
Sector del estudiante
Entrada del estudiante
nombre del usuario:
contraseña:


¿olvidó su contraseña?
¿olvidó su usuario?
No es un estudiante aún
Dios, el Pastor del Amor.

"En lugares de verdes pastos me hace descansar; junto a aguas dereposo me conduce." Salmo 23:2

No hay pasaje más conocido de la Biblia que el Salmo 23. Es una porción extremadamente bella y alentadora. No hay pasaje más precioso que hable de la bondad de Dios como Pastor, y de su provisión generosa y divina. David sabía del tema por su pasado como pastor, y sabía de la satisfacción de las ovejas al llegar al lugar ideal de comida. No eran tan comunes y había que buscarlos, pero al llegar el banquete era ideal. 
Con perfecta claridad, David compara esa situación cotidiana de las ovejas con la provisión de Dios, y nos recuerda con dulzura que Dios es tu Pastor, es mi Pastor, es nuestro Pastor, y por eso nada nos va a faltar. Dios siempre provee de pastos delicados y aguas cristalinas para saciar nuestras necesidades más íntimas y profundas. Dios conoce lo que necesitamos y por su amor siempre nos satisface.
¿Pero por qué es que a veces no encontramos esos pastos? La situación utópica que David describe, está a veces muy lejos de nuestra realidad cotidiana. Los problemas, la angustia, la falta de dinero, la soledad, los fracasos, las deudas, los ataques del enemigo, la falta de paz, etc. están muy lejos de ese paraíso de frescura que David nos ofrece en el Salmo 23.
¿Acaso es Dios malo que nos niega esa bendición? ¿Acaso está demasiado ocupado pastoreando a otros y se olvida de nosotros? ¡Jamás! Ese es un pensamiento del diablo. Dios jamás se olvida de ti, ni de tus necesidades o conflictos, pero a veces tiene que hacernos pasar por el desierto para poder llegar a los pastos verdes. No es que Dios sea malo, pero a veces permite un tiempo de escasez para mostrar luego toda su generosidad y Gracia. Sólo quien pasó por el desierto de los problemas y de la necesidad, puede disfrutar en su total magnitud la generosa provisión de Dios para hacernos descansar.
Tal vez hoy estás caminando en el desierto de tus angustias y dificultades. No estás solo. Dios, el Pastor del Amor, te guía para que puedas llegar pronto al lugar de delicados pastos, a las aguas de reposo para que puedas descansar. Dios no se olvida de ti, está a tu lado, te sigue amando igual que siempre, y te promete lo mejor.

REFLEXIÓN - La bendición está muy cerca. Dios cumple.
Un gran abrazo y bendiciones.


Escrito por:   Daniel Pérez Cliffe - Devocional PC.    Fecha de publicación  11/3/2008 9:44 AM
Número de visitantes  2099


Login                                                                                           Herramientas bíblicas   Derechos de autor   Privacidad