BBN Radio
Cómo Ir Al CieloRadioInstituto BíblicoChatRecursosIdiomasDonacionesContáctenos
Inscribirse|Acceso a los Cursos|Ayudas a sus Preguntas|BI Ayuda de Audio|Quienes somos|Herramientas|Testimonios|
Sector del estudiante
Entrada del estudiante
nombre del usuario:
contraseña:


¿olvidó su contraseña?
¿olvidó su usuario?
No es un estudiante aún
¡Felicidades para el año 2009!

"El temor del Señor multiplica los días, más los años de los impíos serán acortados." Proverbios 10:27 (RV 60)

Se acabó el año. Es tiempo de cerrar balances y hacer las cuentas, de ajustar los presupuestos, revisar las tareas pendientes, hacer evaluaciones. Estamos todos esperando el nuevo año, nos cruzamos saludos esperanzados y nos deseamos lo mejor para el 2009.
Anhelamos paz, bienestar, salud, prosperidad. Miles de mensajitos, cientos de mails, llamados telefónicos a los conocidos y amigos para desearles un muy feliz 2009, augurios de felicidad y esperanza. Pero la realidad muestra que cuando las fiestas pasan, la vida continua igual, no hay cambios. Más allá de la buena comida del 31 a la noche, de alguna fiesta que tengamos o de los amigos que visitemos, el año nuevo no trae nada nuevo, es solo más de lo mismo. No cambia demasiado nuestra realidad por cambiar de almanaque.
Los problemas no mejoran por cambiar de año. Todos los augurios de esperanza se ven frustrados y los buenos deseos quedan solamente en eso, en buenos deseos. Pero no se pueden llevar a la práctica. Comenzaremos el 2009 con la misma falta de paz, de bienestar, de salud o de prosperidad con la que terminamos el 2008. Nada cambia, excepto en la realidad de Dios.
Ya lo sabía Salomón hace tantos años. Dios hace la diferencia. Porque Él puede multiplicar los días de aquellos que lo respetan. No es una multiplicación de días malos o negativos, porque sería trágico tener más días en el hospital, o más días con dolor de muela. En la mirada del predicador, aquellos que temen a Dios, van a poder disfrutar de más días de satisfacción y realización. En contraposición a esta afirmación, Dios acortará los días de disfrute de aquellos que son impíos.
Esto parece una utopía de  película, donde los malos siempre reciben algo de castigo y los buenos recompensas. Pero la promesa de Dios no es una utopía. Es una realidad que puede verse en aquellos que de verdad le temen.
No es simplemente un deseo de felicidad, es una afirmación. Aquellos que temen a Dios, podrán disfrutar de un 2009, pleno de realización. No estará libre de problemas, pero tendrán la paz, el consuelo y el cuidado de Dios. Puedes tener un año feliz, depende que temas a Dios.

REFLEXIÓN - Para que seas feliz en el  2009, temé a Dios.

Un gran abrazo y bendiciones.

Escrito por:   Daniel Pérez Cliffe - Devocional PC.    Fecha de publicación  12/31/2008 9:48 AM
Número de visitantes  1732


Login                                                                                           Herramientas bíblicas   Derechos de autor   Privacidad