BBN Radio
Cómo Ir Al CieloRadioInstituto BíblicoChatRecursosIdiomasDonacionesContáctenos
Inscribirse|Acceso a los Cursos|Ayudas a sus Preguntas|BI Ayuda de Audio|Quienes somos|Herramientas|Testimonios|
Sector del estudiante
Entrada del estudiante
nombre del usuario:
contraseña:


¿olvidó su contraseña?
¿olvidó su usuario?
No es un estudiante aún
Sencillo, Básico y Fundamental.

A través de este espacio deseamos compartir con usted verdades bíblicas, que necesitamos repasar siempre. Hoy comenzaremos con esta verdad de la Doctrina de Dios y su Personalidad. Dios recordemos que es una Persona, alguien que posee auto-conciencia, auto-determinación, y poder.
Algunas personas tienen vagas ideas de Dios y dicen que Dios es una fuerza, un poder, una influencia.  Pero es imposible tener comunión con una fuerza o con una influencia.  Las palabras de nuestro Señor estando en el jardín sugieren comunión con Dios: “Pero ahora voy a ti; y hablo esto en el mundo, para que tengan mi gozo cumplido en sí mismos.” (Juan 17:13).  También en cuanto a esto podemos observar Éxodo 3:14; 1Corintios 2:11.
Nunca se debe confundir personalidad con visibilidad.  Sustancia no tiene nada que ver con espiritualidad.
La personalidad de Dios puede ser apreciada mediante:
Sus Atributos.  Aquello que Dios hace, denota personalidad, como:
a. Dios se aflige.  Solamente una persona se puede afligir o doler: “Y se arrepintió Jehová de haber hecho hombre en la tierra, y le dolió en su corazón.” (Gen. 6:6).
b. Dios se arrepiente.  Leyendo el versículo citado anteriormente observamos que Dios se arrepiente.  1 Samuel 15:29 dice: “Además, el que es la Gloria de Israel no mentirá, ni se arrepentirá, porque no es hombre para que se arrepienta.”  En un pasaje de las Escrituras dice que Dios se arrepiente, y en otro declara que no se arrepiente.  ¿Cual es la respuesta a esto?  Cuando el hombre se arrepiente, se arrepiente de alguna obra moral; cuando Dios se arrepiente, el se arrepiente de algún hecho judicial.  La actitud de Dios hacia el pecado nunca cambia.  Tomemos el caso de Jonás y Nínive.  Nínive se arrepintió; cambió su mentalidad; y esto cambió su carácter.  Dios, de todos modos, no cambia su mente; el no cambia su actitud hacia el pecado. Pero a causa de que Nínive se había arrepentido, no hubo necesidad de juicio contra el pecado.  Su pecado había sido confesado y perdonado.
c. Dios ama.  “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.” (Juan 3:16).  “Yo reprendo y castigo a todos los que amo; sé, pues, celoso, y arrepiéntete.” (Apocalipsis 3:19).  Piense por un momento, solo alguien que posee personalidad puede amar.
d. Dios odia.  “Seis cosas aborrece Jehová, Y aun siete abomina su alma:” (Proverbios 6:16).
e. Dios oye. “El que hizo el oído, ¿no oirá?  El que formó el ojo, ¿no verá?  El que castiga a las naciones, ¿no reprenderá?  ¿No sabrá el que enseña al hombre la ciencia?” (Salmos 94:9, 10).


Escrito por:   Dr. Cambron.    Fecha de publicación  2/24/2009 4:22 PM
Número de visitantes  1700


Login                                                                                           Herramientas bíblicas   Derechos de autor   Privacidad