BBN Radio
Cómo ir al CieloRadioInstituto BíblicoChatRecursosIdiomasDonacionesContáctenos
Libros|Ayudas y Herramientas|
 

Privacidad

BBNMedia Articles

Capítulo 13

La Muerte

 

Capítulo 13

MUERTE

La gente ha tenido siempre un sincero interés por el futuro. Hay una universal e histórica creencia en la vida después de la muerte. Evidencia (rituales) alrededor del mundo revela que la gente no cree que con la muerte termina todo. Frecuentemente se pregunta: ¿Dónde están los muertos? ¿Existe el paraíso? ¿Existe un lugar de sufrimientos? ¿Cómo es?

Primero vamos a entender que el hombre es un ser tripartito, eso significa que está compuesto de tres partes: cuerpo, alma y espíritu (I Tesalonicenses 5:23). La primera es material, las otras dos son inmateriales. Por medio de su espíritu el hombre es capaz de tener conciencia de Dios; con su alma es capaz de tener conciencia de sí mismo; con su cuerpo es capaz de tener comunicación con el mundo. Sólo la Palabra de Dios puede diferenciar entre alma y espíritu (Hebreos 4:12).

Al momento de la muerte, el alma y el espíritu dejan al cuerpo. El cuerpo es puesto en una tumba. En el caso de los creyentes, se describe al cuerpo como durmiendo (Hechos 7:59, 60; 8:2), mientras que del cuerpo de la persona no salva se dice que está muerto. El alma y el espíritu nunca duermen. Si la persona que murió era salva, el alma y el espíritu van a un lugar de gozo y felicidad: el Cielo (II Corintios 5:8; Filipenses 1:21- 23). Si la persona no era salva, el espíritu y el alma van a un lugar de tristeza y juicio: el infierno. En Lucas 16:19-31, nuestro Señor claramente enseñó que todos aquellos que murieron están concientes.

La muerte no es sueño del alma. La palabra en la Escritura, cuando se habla de muerte del creyente en Cristo, significa “descanso.” No significa “inconciencia”. El cuerpo puede morir, pero el alma y el espíritu están plenamente despiertos y nunca morirán. Muerte en la Biblia significa siempre “separación”. Muerte física es separación del alma y del espíritu, del cuerpo. La muerte espiritual es separación eterna de Dios.

Entendamos que no somos un cuerpo que tiene un alma y un espíritu, sino que somos un alma y un espíritu teniendo un cuerpo. La muerte simplemente significa: “He dejado mi cuerpo”.


 

Escuchando BBN

En Vivo:
Para Ti Mujer
María Miranda
Testimonios

Login                                                                                          Herramientas bíblicas   Derechos de autor   Privacidad