BBN Radio
Cómo Ir Al CieloRadioInstituto BíblicoChatRecursosIdiomasDonacionesContáctenos
Inscribirse|Acceso a los Cursos|Ayudas a sus Preguntas|BI Ayuda de Audio|Quienes somos|Herramientas|Testimonios|
Datos de ingreso
Entrada del estudiante
nombre del usuario:
Contraseña p/este sitio:


¿olvidó su contraseña?
¿olvidó su usuario?
No es un estudiante aún
No ocultemos nuestros errores...Dios los conoce
Vemos en este capítulo de Rut el segundo error que debernos evitar cuando nos enfrentarnos a los problemas y las pruebas de la vida
Engaño: tratar de ocultar nuestros errores (Rut 1:6-18)
Necesitamos considerar los testimonios que aparecen en esta sección.
El testimonio de Noemí (Rut 1:6-15).
Entonces se levantó con sus nueras, y regresó de los campos de Moab; porque oyó en el campo de Moab que Jehová había visitado a su pueblo para darles pan. Salió, pues, del lugar donde había estado, y con ella sus dos nueras, y comenzaron a caminar para volverse a la tierra de Judá. Y Noemí dijo a sus dos nueras: Andad, volveos cada una a la casa de su madre; Jehová haga con vosotras misericordia, como la habéis hecho con los muertos y conmigo. Os conceda Jehová que halléis descanso, cada una en casa de su marido. Luego las besó, y ellas alzaron su voz y lloraron,y le dijeron: Ciertamente nosotras iremos contigo a tu pueblo. Y Noemí respondió: Volveos, hijas mías; ¿para qué habéis de ir conmigo? ¿Tengo yo más hijos en el vientre, que puedan ser vuestros maridos? Volveos, hijas mías, e idos; porque yo ya soy vieja para tener marido. Y aunque dijese: Esperanza tengo, y esta noche estuviese con marido, y aun diese a luz hijos,¿habíais vosotras de esperarlos hasta que fuesen grandes? ¿Habíais de quedaros sin casar por amor a ellos? No, hijas mías; que mayor amargura tengo yo que vosotras, pues la mano de Jehová ha salido contra mí. Y ellas alzaron otra vez su voz y lloraron; y Orfa besó a su suegra, mas Rut se quedó con ella.Y Noemí dijo: He aquí tu cuñada se ha vuelto a su pueblo y a sus dioses; vuélvete tú tras ella.

Dios visitó a su pueblo fiel en Belén, pero no a Moab. Noemí se enteró que la hambruna había terminado; y cuando le llegaron las buenas noticias, decidió regresar a su tierra natal.

Siempre hay " abundancia de pan" cuando estamos dentro de la voluntad de Dios (Lc. 15:17). Cuán triste es cuando las personas solo oyen acerca de las bendiciones de Dios, pero nunca las experimentan porque no están en el lugar donde Dios puede bendecirles. Hace muchos años me encontraba en una reunión de oración con un cierto número de líderes de Juventud para Cristo, entre los que estaba Jacob Stam, hermano de John Stam quien, con su esposa Betty, murió como mártir en China en 1934. Nos pidieron que intercediéramos ante Dios para que bendijera este ministerio y aquel proyecto, y recuerdo que la palabra "bendice" fue usada muchas veces mientras orábamos. Entonces Jacob Stam oró diciendo: "Señor, te estamos pidiendo que bendigas todas estas cosas; pero por favor, Señor, haz que estemos listos para ser bendecidos".

Si Noemí hubiera estado en aquella reunión, ella hubiera tenido que confesar: "Señor, no estoy lista para ser bendecida". Cada vez que desobedecemos al Señor y nos apartarnos de su voluntad, debernos confesar nuestro pecados y regresar al lugar de bendición. Abraham tuvo que dejar Egipto y regresar al altar que había abandonado (Gn. 13:1-4), y Jacob tuvo que volver a Bet-el (35:1). La petición que los profetas le hicieron repetidas veces al pueblo de Dios era que dejaran sus pecados y se volvieran a Dios. "Deje el impío su camino, y el hombre inicuo sus pensamientos, y vuélvase a Jehová, el cual tendrá de él misericordia, y al Dios nuestro, el cual será amplio en perdonar" (Is. 55:7). La decisión de Noemí fue correcta, pero su motivación no lo era. Ella estaba todavía interesada primeramente en la comida, no en la comunión con Dios. No vemos que confesara su pecado a Dios y que le pidiera perdón. Estaba regresando a su tierra, pero no a su Dios. Pero había también algo equivocado en la manera en que Noemí manejó su decisión: No quería que sus dos nueras fueran con ella. Era correcto que Noemí fuera a Belén, donde se adoraba al Dios vivo y verdadero, pero también era correcto que Orfa y Rut la acompañaran.

Noemí debió haberles dicho lo que Moisés le dijo a su suegro: "Ven con nosotros, y te haremos bien; porque Jehová ha prometido el bien a Israel" (Nm. 10:29). En vez de eso, Noemí trató de convencer a las dos mujeres para que regresaran con sus familias y sus dioses falsos. ¿Por qué una mujer creyente hebrea, una hija de Abraham, alentaría a dos mujeres paganas a que siguieran adorando a sus dioses falsos? Puede que esté equivocado, pero tengo la impresión de que Noemí no quería llevar con ella a Orfa y Rut a Belén porque eran la prueba viviente que ella y su marido habían permitido a sus hijos casarse con mujeres fuera de la nación del pacto.

En otras palabras, Noemí estaba tratando de encubrir su desobediencia. Si ella regresaba sola a Belén, nadie sabría que la familia había quebrantado la ley de Moisés. "El que encubre sus pecados no prosperará; mas el que los confiesa y se aparta alcanzará misericordia" (Pr. 28:13). Cuando tratarnos de encubrir nuestros pecados, es una prueba que no los hemos enfrentado con honradez ni los hemos examinado a la luz de la Palabra de Dios. El verdadero arrepentimiento involucra confesión y quebrantamiento interior. "Los sacrificios de Dios son el espíritu quebrantado; al corazón contrito y humillado no despreciarás tú, oh Dios" (Sal. 51:17). En vez de quebrantamiento, Noemí tenía amargura. La tragedia es que Noemí no presentó al Dios de Israel de una manera positiva.

En Rut 1:13 ella sugiere que Dios era el culpable por las penas y el dolor que las tres mujeres habían experimentado: "Mayor amargura tengo yo que vosotras, pues la mano de Jehová ha salido contra mí" (v. 13). En otras palabras: "Yo soy la culpable de todas nuestras pruebas, ¿por qué, pues, permanecer conmígo? ¿Quién sabe lo que el Señor va a hacer después?" Si Noemí hubiera caminado con el Señor, ella podía haber ganado a Orfa para la fe y habría llevado dos trofeos de la gracia con ella a Belén.

Estudie la maravillosa serie Seamos Dedicados, estudios bíblicos del pastor Warren Wiersbe - Estudie la Biblia Gratis. Para inscribirse en el Instituto Bíblico de BBN, ingrese a: www.bbnbi.org - (Español) y luego haga clic en Ayudas a sus Preguntas. La Ayuda No. 1 dice Cómo Inscribirse.

Escrito por:   W. Wiersbe - Seamos Dedicados    Fecha de publicación  4/27/2017 9:58 PM
Número de visitantes  5418


Login                                                                                           Herramientas bíblicas   Derechos de autor   Privacidad