BBN Radio
Cómo ir al CieloRadioInstituto BíblicoChatRecursosIdiomasDonacionesContáctenos
Libros|Ayudas y Herramientas|
 

Privacidad

Artículos en BBN Media

Capítulo 3

Neumatología - La Doctrina del Espíritu Santo

 

Neumatología

I. La Personalidad del Espíritu Santo.
A. Propiedad Personal.
B. Pronombres Personales.
C. Hechos Personales.
D. Reacciones Personales.
E. Relaciones Personales.
F. Designaciones Personales.

II. La Deidad del Espíritu Santo.
A. El es identificado como Dios en el Antiguo Testamento.
B. El es llamado Dios.
C. El posee atributos Divinos.
D. El hace las obras de Dios.
E. El ejercita la Soberanía de Dios.
F. El debe ser reconocido como Dios.
G. Debemos depender de El como Dios.
H. Podemos llegar a pecar contra El, Dios.

III. La obra del Espíritu Santo.
A. En el Antiguo Testamento.
B. En el Nuevo Testamento.

Capitulo III

Neumatología

Neumatología deriva de la palabra griega pneuma, que significa espíritu, viento, o aliento.  Por lo tanto, Neumatología es la doctrina del Espíritu, o aliento de Dios:  la doctrina del Espíritu Santo.

La doctrina del Espíritu Santo es en realidad una doctrina bíblica.  La Biblia es la única fuente de la que podemos tomar información segura concerniente a El.  Solo la fe cristiana tiene al Espíritu Santo.

Mientras estudiamos la doctrina del Espíritu Santo, mantengamos en mente que Cristo es el centro de este libro, el gran tema de toda la revelación.  Si no ponemos a cada uno en su lugar, tendremos confusión.  El Espíritu Santo no puede desplazar al Hijo de Dios.  El Espíritu Santo no viene a hablar de si mismo, sino de Cristo.  Alguien que hable continuamente del Espíritu y omita al Hijo muestra evidencias de que realmente no tiene al Espíritu.

I. La Personalidad del Espíritu Santo.

Primero una palabra de precaución: No llames al Espíritu Santo “algo.”  A veces confundimos personalidad con visibilidad.  Personalidad no es atributo de un cuerpo; es atributo de un espíritu. 

En un sentido, usted mismo nunca ha sido visto; porque usted no es un cuerpo, sino un espíritu en un cuerpo.

A. Propiedad Personal.

1. El posee Inteligencia.  “Porque a éste es dada por el Espíritu palabra de sabiduría; a otro, palabra de ciencia según el mismo Espíritu; ” (I Cor. 12:8).  Ver también Isaías 11:2, 3; Nehemías 9:20; I Pedro 1:11; II Pedro 1:21; I Corintios 2:10, 11.

2. El posee una Voluntad.  “Pero todas estas cosas las hace uno y el mismo Espíritu, repartiendo a cada uno en particular como él quiere.” (I Cor. 12:11).

3. El posee Poder.  “Y el Dios de esperanza os llene de todo gozo y paz en el creer, para que abundéis en esperanza por el poder del Espíritu Santo. . . con potencia de señales y prodigios, en el poder del Espíritu de Dios; de manera que desde Jerusalén, y por los alrededores hasta Ilírico, todo lo he llenado del evangelio de Cristo.” (Rom. 15:13, 19).  Ver también Zacarías 4:6; Isaías 11:2; Efesios 3:16.

4. El posee Conocimiento.  las que Dios ha preparado para los que le aman.  Pero Dios nos las reveló a nosotros por el Espíritu; porque el Espíritu todo lo escudriña, aun lo profundo de Dios.  Porque ¿quién de los hombres sabe las cosas del hombre, sino el espíritu del hombre que está en él? Así tampoco nadie conoció las cosas de Dios, sino el Espíritu de Dios.  Y nosotros no hemos recibido el espíritu del mundo, sino el Espíritu que proviene de Dios, para que sepamos lo que Dios nos ha concedido, ” (I Cor. 2:10-12).

5. El posee Amor.  “Pero os ruego, hermanos, por nuestro Señor Jesucristo y por el amor del Espíritu, que me ayudéis orando por mí a Dios, ” (Rom. 15:30).

B. Pronombres Personales.

El Nombre Personal del Espíritu Santo es desconocido.  El titulo “Espíritu Santo” es una designación, lo que El es; no es Su Nombre.  El silencio de las Escrituras respecto a Su Nombre Personal es muy significativo.  El oculta su propio nombre, para que el nombre del Señor Jesucristo sea exaltado.  El título “Espíritu Santo” es un sustantivo neutro en griego, pero cuando un pronombre se usa en su lugar, siempre se usa pronombre masculino.  “Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre: el Espíritu de verdad, al cual el mundo no puede recibir, porque no le ve, ni le conoce; pero vosotros le conocéis, porque mora con vosotros, y estará en vosotros. . . Mas el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, él os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que yo os he dicho.”  (Juan 14:16, 17, 26).  Ver también Juan 16:7, 8, 13-15; Romanos 8:16, 26.

C. Hechos Personales.

¿
Por qué nosotros actuamos como seres humanos?  Porque lo somos.  ¿Por qué el Espíritu Santo actúa como un persona?  Porque es una Persona.


1. El habla.  “Ministrando éstos al Señor, y ayunando, dijo el Espíritu Santo: Apartadme a Bernabé y a Saulo para la obra a que los he llamado.” (Hechos 13:2).

2. El Intercede.  “Y de igual manera el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad; pues qué hemos de pedir como conviene, no lo sabemos, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos indecibles.” (Rom. 8:26).

3. El testifica.  “Pero cuando venga el Consolador, a quien yo os enviaré del Padre, el Espíritu de verdad, el cual procede del Padre, él dará testimonio acerca de mí.” (Juan 15:26).

4. El da mandatos.  “Y atravesando Frigia y la provincia de Galacia, les fue prohibido por el Espíritu Santo hablar la palabra en Asia; y cuando llegaron a Misia, intentaron ir a Bitinia, pero el Espíritu no se lo permitió.” (Hechos 16:6, 7).

5. El supervisa. 
Por tanto, mirad por vosotros, y por todo el rebaño en que el Espíritu Santo os ha puesto por obispos, para apacentar la iglesia del Señor, la cual él ganó por su propia sangre.” (Hechos 20:28).

6. El guía.  “Pero cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad; porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oyere, y os hará saber las cosas que habrán de venir.” (Juan 16:13).

7. El enseña.  “Mas el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, él os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que yo os he dicho.” (Juan 14:26).

D. Reacciones Personales.

Es notable que ciertos hechos que pueden ser cometidos contra el Espíritu solo pueden ser cometidos contra una persona.  El Espíritu tiene sentimientos.

1. El puede ser contristado. 
Y no contristéis al Espíritu Santo de Dios, con el cual fuisteis sellados para el día de la redención.” (Ef. 4:30).

2. Puede ser enojado.  
Mas ellos fueron rebeldes, e hicieron enojar su santo espíritu; por lo cual se les volvió enemigo, y él mismo peleó contra ellos.” (Is. 63:10).

3. Puede ser tentado.  “Y Pedro le dijo: ¿Por qué convinisteis en tentar al Espíritu del Señor? He aquí a la puerta los pies de los que han sepultado a tu marido, y te sacarán a ti.” (Hechos 5:9).

4. Puede ser resistido.  “¡Duros de cerviz, e incircuncisos de corazón y de oídos! Vosotros resistís siempre al Espíritu Santo; como vuestros padres, así también vosotros.” (Hechos 7:51).

5. Puede ser blasfemado.  “pero cualquiera que blasfeme contra el Espíritu Santo, no tiene jamás perdón, sino que es reo de juicio eterno.  Porque ellos habían dicho: Tiene espíritu inmundo.” (Marcos 3:29, 30).

E. Relaciones Personales.

1. Con el Padre.  “Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; ” (Mat. 28:19).

2. Con Cristo.  “El me glorificará; porque tomará de lo mío, y os lo hará saber.” (Juan 16:14).

3. Con los cristianos.  “Porque ha parecido bien al Espíritu Santo, y a nosotros, no imponeros ninguna carga más que estas cosas necesarias: ” (Hechos 15:28).

F. Designaciones Personales.

1. El nombre Paracleto.  Esta es una palabra griega que significa uno llamado al lado para ayudar.  “Pero cuando venga el Consolador, a quien yo os enviaré del Padre, el Espíritu de verdad, el cual procede del Padre, él dará testimonio acerca de mí.” (Juan 15:26).

2. Otras especificaciones.
a. Espíritu de la promesa.  “En él también vosotros, habiendo oído la palabra de verdad, el evangelio de vuestra salvación, y habiendo creído en él, fuisteis sellados con el Espíritu Santo de la promesa, ” (Ef. 1:13).
b. Espíritu de Poder.  “Y reposará sobre él el Espíritu de Jehová; espíritu de sabiduría y de inteligencia, espíritu de consejo y de poder, espíritu de conocimiento y de temor de Jehová.(Is. 11:2).
c. Espíritu de verdad.  “Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre: el Espíritu de verdad, al cual el mundo no puede recibir, porque no le ve, ni le conoce; pero vosotros le conocéis, porque mora con vosotros, y estará en vosotros.” (Juan 14:16, 17).

II. La Deidad del Espiritu Santo.

El es una Persona Divina.  El es Dios!  El es coigual, coeterno, coexistente con el Padre y con el Hijo.  De todos modos, El es designado como la tercera persona de la Trinidad.  En nuestras propias vidas, puede haber personas que son iguales en estado, pero son subordinados en posición.  Lo mismo sucede con el Espíritu Santo.  Como un ser, El es igual al Padre y al Hijo, pero en posición El es subordinado al Padre y le da precedencia al Hijo.  Tomen nota: No hay celos en la Deidad.

A. El es identificado como Deidad en el Antiguo Testamento.

Jesús del Nuevo Testamento es Jehová del Antiguo Testamento; el Espíritu Santo del Nuevo Testamento es Jehová del Antiguo Testamento.  Pero este es el pacto que haré con la casa de Israel después de aquellos días, dice Jehová: Daré mi ley en su mente, y la escribiré en su corazón; y yo seré a ellos por Dios, y ellos me serán por pueblo.” (Jer. 31:33).  porque con una sola ofrenda hizo perfectos para siempre a los santificados.  Y nos atestigua lo mismo el Espíritu Santo; porque después de haber dicho: Este es el pacto que haré con ellos Después de aquellos días, dice el Señor: Pondré mis leyes en sus corazones, Y en sus mentes las escribiré,” (Heb. 10:14, 15, 16).

B. A El se lo llama Dios.

1. En Hechos 5:3, 4.  "Y dijo Pedro: Ananías, ¿por qué llenó Satanás tu corazón para que mintieses al Espíritu Santo, y sustrajeses del precio de la heredad?  Reteniéndola, ¿no se te quedaba a ti? y vendida, ¿no estaba en tu poder? ¿Por qué pusiste esto en tu corazón? No has mentido a los hombres, sino a Dios."  Ananias y Safira murieron instantáneamente por haber mentido al Espíritu Santo.  Ellos mintieron en el tiempo de la consagración.  Ellos no cayeron bajo juicio por no dar de su dinero, sino porque aseguraron que lo habían dado todo.  Ellos mintieron a la iglesia pero aun más, mintieron al Espíritu Santo.

2. En I Corintios 3:16.  “¿No sabéis que sois templo de Dios, y que el Espíritu de Dios mora en vosotros?”  Nosotros somos el templo de Dios porque el Espíritu mora en nosotros.

3. En II Corintios 3:17.  “Porque el Señor es el Espíritu; y donde está el Espíritu del Señor, allí hay libertad.”

C. El posee atributos divinos

1. Omnipotencia.  “Respondiendo el ángel, le dijo: El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por lo cual también el Santo Ser que nacerá, será llamado Hijo de Dios.” (Lucas 1:35).

2. Omnisciencia.  “Pero Dios nos las reveló a nosotros por el Espíritu; porque el Espíritu todo lo escudriña, aun lo profundo de Dios.” (I Cor. 2:10).  Ver también Lucas 2:25-32.

3. Omnipresencia.  ¿A dónde me iré de tu Espíritu?
¿Y a dónde huiré de tu presencia?  Si subiere a los cielos, allí estás tú;
Y si en el Seol hiciere mi estrado, he aquí, allí tú estás.  Si tomare las alas del alba Y habitare en el extremo del mar, Aun allí me guiará tu mano,
Y me asirá tu diestra.” (Sal. 139:7-10).

4. Eternidad.  “¿cuánto más la sangre de Cristo, el cual mediante el Espíritu eterno se ofreció a sí mismo sin mancha a Dios, limpiará vuestras conciencias de obras muertas para que sirváis al Dios vivo?”  (Heb. 9:14).

5. Amor.  “Pero os ruego, hermanos, por nuestro Señor Jesucristo y por el amor del Espíritu, que me ayudéis orando por mí a Dios, ” (Rom. 15:30).

6. Santidad.  “Y no contristéis al Espíritu Santo de Dios, con el cual fuisteis sellados para el día de la redención.” (Ef. 4:30).

D. El lleva a cabo las obras de Dios.

1. Creación.  “En el principio creó Dios los cielos y la tierra.  Y la tierra estaba desordenada y vacía, y las tinieblas estaban sobre la faz del abismo, y el Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas.”  (Gen. 1:1,2).   Envías tu Espíritu, son creados,
Y renuevas la faz de la tierra.” (Sal. 104:30).  “El espíritu de Dios me hizo, y el soplo del Omnipotente me dio vida.” (Job 33:4).

2. Regeneración.  “Respondió Jesús y le dijo: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios. . . Respondió Jesús: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios.  Lo que es nacido de la carne, carne es; y lo que es nacido del Espíritu, espíritu es.  No te maravilles de que te dije: Os es necesario nacer de nuevo.  El viento sopla de donde quiere, y oyes su sonido; mas ni sabes de dónde viene, ni a dónde va; así es todo aquel que es nacido del Espíritu.” (Juan 3:3,5-8).

3. Resurrección. 
Y si el Espíritu de aquel que levantó de los muertos a Jesús mora en vosotros, el que levantó de los muertos a Cristo Jesús vivificará también vuestros cuerpos mortales por su Espíritu que mora en vosotros.” (Rom. 8:11).

4. Transformación.  “Pero si Cristo está en vosotros, el cuerpo en verdad está muerto a causa del pecado, mas el espíritu vive a causa de la justicia.” (Rom. 8:10).

5. Salvación.  “Y esto erais algunos; mas ya habéis sido lavados, ya habéis sido santificados, ya habéis sido justificados en el nombre del Señor Jesús, y por el Espíritu de nuestro Dios.” (I Cor. 6:11).

E. El ejerce la Soberanía de Dios.

“Pero todas estas cosas las hace uno y el mismo Espíritu, repartiendo a cada uno en particular como él quiere.”  (I Cor. 12:11).  Ver también Zacarías 4:6.

F. El es reconocido como Dios.

1. En la Gran Comisión.  “Y Jesús se acercó y les habló diciendo: Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra.  Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén.” (Mat.28:18-20).

2. En Bendición Apostólica. 
La gracia del Señor Jesucristo, el amor de Dios, y la comunión del Espíritu Santo sean con todos vosotros. Amén.” (II Cor. 13:14).

3. Por designación escritural.   “El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias.”  (Ap. 3:22).

4. En la administración de la iglesia. 
Ahora bien, hay diversidad de dones, pero el Espíritu es el mismo.  Y hay diversidad de ministerios, pero el Señor es el mismo.  Y hay diversidad de operaciones, pero Dios, que hace todas las cosas en todos, es el mismo.” (I Cor. 12:4-6).


G. De El debemos depender como de Dios.

“Pero cuando os trajeren para entregaros, no os preocupéis por lo que habéis de decir, ni lo penséis, sino lo que os fuere dado en aquella hora, eso hablad; porque no sois vosotros los que habláis, sino el Espíritu Santo.” (Marcos 13:11).  Ver también Romanos 8:26.

H. Podemos pecar contra El como contra Dios.

Y dijo Pedro: Ananás, ¿por qué llenó Satanás tu corazón para que mintieses al Espíritu Santo, y sustrajeses del precio de la heredad?  Reteniéndola, ¿no se te quedaba a ti? y vendida, ¿no estaba en tu poder? ¿Por qué pusiste esto en tu corazón? No has mentido a los hombres, sino a Dios.” (Hechos 5:3-4).

III. La obra del Espíritu Santo.

A. En el Antiguo Testamento.

Alguien ha dicho que el Espíritu Santo es mencionado 88 veces en el Antiguo Testamento.  Sin embargo, la enseñanza de Espíritu Santo no es tan clara en el Antiguo Testamento como lo es en el Nuevo Testamento.

1. Sus manifestaciones.
a. Viniendo sobre los hombres.   “y alzando sus ojos, vio a Israel alojado por sus tribus; y el Espíritu de Dios vino sobre él.” (Num. 24:2).  “Y el Espíritu de Jehová vino sobre Jefté; y pasó por Galaad y Manasés, y de allí pasó a Mizpa de Galaad, y de Mizpa de Galaad pasó a los hijos de Amón.” (Jueces. 11:29).  Ver también Jueces 3:10; 14:6.
b. Como vestiduras de hombres.  “Entonces el Espíritu de Jehová vino sobre Gedeón (lo revistió), y cuando éste tocó el cuerno, los abiezeritas se reunieron con él.” (Jue. 6:34).  Ver también II Crónicas 24:20.
c. Como derramado sobre los hombres.  “Sobre la tierra de mi pueblo subirán espinos y cardos, y aun sobre todas las casas en que hay alegría en la ciudad de alegría. . . hasta que sobre nosotros sea derramado el Espíritu de lo alto, y el desierto se convierta en campo fértil, y el campo fértil sea estimado por bosque.”  (Is. 32: 13, 15).
d. Como llenando hombres.  “y lo he llenado del Espíritu de Dios, en sabiduría y en inteligencia, en ciencia y en todo arte, ” (Ex. 31:3).  Ver también Miqueas 3:8.
e. Como reposando sobre hombres.  “Entonces Jehová descendió en la nube, y le habló; y tomó del espíritu que estaba en él, y lo puso en los setenta varones ancianos; y cuando posó sobre ellos el espíritu, profetizaron, y no cesaron.” (Num. 11:25).  Ver también Números 11:26; Isaías 11:2.

El Espíritu Santo nunca es representado como morando entonces en el creyente.  El Espíritu Santo los llenaba, pero nunca hacia su morada en ellos.

Ningún santo del Antiguo Testamento fue jamás bautizado con el Espíritu Santo.  Ese bautismo inicial vino en Pentecostés de Hechos 2, cincuenta días después que Cristo se había levantado de entre los muertos.

2. Su ministración.
a. En relación a la creación.
            (1) Generación.
                        (a) De los cielos y de la tierra. 
Por la palabra de Jehová fueron hechos los cielos, Y todo el ejército de ellos por el aliento de su boca.  El junta como montón las aguas del mar; El pone en depósitos los abismos.  Tema a Jehová toda la tierra; Teman delante de él todos los habitantes del mundo.  Porque él dijo, y fue hecho; El mandó, y existió.” (Sal. 33:6-9).  Ver también Job 26:13.
                        (b) De los animales.  ¡Cuán innumerables son tus obras, oh Jehová!
Hiciste todas ellas con sabiduría; La tierra está llena de tus beneficios . . . Envías tu Espíritu, son creados, Y renuevas la faz de la tierra.” (Sal. 104: 24, 30).
                        (c) Del hombre.  “El espíritu de Dios me hizo, Y el soplo del Omnipotente me dio vida.”  (Job 33:4).  Ver también Génesis 1:26, 27; 2:7.
            (2) Regeneración.
                        (a) De la tierra.  “y el Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas.” (Gen. 1:2b).
                        (b) Del hombre caído.  “Y me dijo: Profetiza al espíritu, profetiza, hijo de hombre, y di al espíritu: Así ha dicho Jehová el Señor: Espíritu, ven de los cuatro vientos, y sopla sobre estos muertos, y vivirán.  Y profeticé como me había mandado, y entró espíritu en ellos, y vivieron, y estuvieron sobre sus pies; un ejército grande en extremo.” (Ezeq. 37:9, 10).   Ver también Isaías 55:3.
            (3) Preservación.  Envías tu Espíritu, son creados,
Y renuevas la faz de la tierra.  (Sal.104:30).
                        b. En relación a Satanás.  Desde el principio el Espíritu Santo ha sido el antagonista de Satanás.  “Y dijo Jehová: No contenderá mi espíritu con el hombre para siempre, porque ciertamente él es carne; mas serán sus días ciento veinte años.” (Gen. 6:3).
                        c. En relación a Israel.
                                    (1) Sus padres (Abraham, Isaac, y Jacob etc.). “y dijo Faraón a sus siervos: ¿Acaso hallaremos a otro hombre como éste, en quien esté el espíritu de Dios?” (Gen. 41:38).
                                    (2) Sus fundadores (Moisés y sus ayudantes). “Entonces Jehová dijo a Moisés: Reúneme setenta varones de los ancianos de Israel, que tú sabes que son ancianos del pueblo y sus principales; y tráelos a la puerta del tabernáculo de reunión, y esperen allí contigo.  Y yo descenderé y hablaré allí contigo, y tomaré del espíritu que está en ti, y pondré en ellos; y llevarán contigo la carga del pueblo, y no la llevarás tú solo.” (Num.11:16, 17).  Ver también Números 27:18, 19; Deuteronomio 34:9; Nehemías 9:20.
                                    (3) Sus Jueces.  “Y el Espíritu de Jehová vino sobre él, y juzgó a Israel, y salió a batalla” (Jue. 3: l0a).
                                    (4) Sus reyes.  Saul:  “Al oír Saúl estas palabras, el Espíritu de Dios vino sobre él con poder; y él se encendió en ira en gran manera.” (I Sam.11:6).  Ver también I Samuel 6:14.
David:  “Y Samuel tomó el cuerno del aceite, y lo ungió en medio de sus hermanos; y desde aquel día en adelante el Espíritu de Jehová vino sobre David.  Se levantó luego Samuel, y se volvió a Ramá.” (I Sam.16:1:3).  Ver también Salmos 51:11, 12; 143:10.
                                    (5) Sus sacerdotes.   “Entonces el Espíritu de Dios vino sobre Zacarías, hijo del sacerdote Joiada; y puesto en pie, donde estaba más alto que el pueblo, les dijo: ” (II Cron. 24:20a).
                                    (6) Sus profetas.  “pusieron su corazón como diamante, para no oír la ley ni las palabras que Jehová de los ejércitos enviaba por su Espíritu, por medio de los profetas primeros; vino, por tanto, gran enojo de parte de Jehová de los ejércitos.” (Zac. 7:12).  Ver también Nehemías 9:30; Ezequiel 2:2; Daniel 5:1-14; Miqueas 3:8.
                                    (7) Su santuario.
                                    (a) El Tabernáculo.  Nada fue dejado a la sabiduría humana; no fue hecho por la habilidad humana.  “y lo ha llenado del Espíritu de Dios, en sabiduría, en inteligencia, en ciencia y en todo arte, ” (Ex. 35:31).  Ver también Éxodo 28:3; 31:1-5.
                                    (b) El Templo,  “Y David dio a Salomón su hijo el plano del pórtico del templo y sus casas, sus tesorerías, sus aposentos, sus cámaras y la casa del propiciatorio.  Asimismo el plano de todas las cosas que tenía en mente para los atrios de la casa de Jehová, para todas las cámaras alrededor, para las tesorerías de la casa de Dios, y para las tesorerías de las cosas santificadas.” (I Cron.28:11, 12).
                        d. En relación al Mesías.  “El Espíritu de Jehová el Señor está sobre mí, porque me ungió Jehová; me ha enviado a predicar buenas nuevas a los abatidos, a vendar a los quebrantados de corazón, a publicar libertad a los cautivos, y a los presos apertura de la cárcel; a proclamar el año de la buena voluntad de Jehová, y el día de venganza del Dios nuestro; a consolar a todos los enlutados;” (Is. 61:1, 2).  Ver también Isaías 11:2.
                        e. En relación al milenio.  “Y después de esto derramaré mi Espíritu sobre toda carne, y profetizarán vuestros hijos y vuestras hijas; vuestros ancianos soñarán sueños, y vuestros jóvenes verán visiones.  Y también sobre los siervos y sobre las siervas derramaré mi Espíritu en aquellos días.” (Joel 2:28, 29). “y después” significa después de la restauración de Israel.  Ver también Ezequiel 36:25-28 37:14.
                        f. En relación a la inspiración.  “Estas son las palabras postreras de David.  Dijo David hijo de Isaí, Dijo aquel varón que fue levantado en alto, El ungido del Dios de Jacob, El dulce cantor de Israel:  El Espíritu de Jehová ha hablado por mí, Y su palabra ha estado en mi lengua.” (II Sam. 23:1, 2).  Ver también Números 24:2; Hechos 1:16; 4:25; I Pedro 1:10-12; II Pedro 1:21; II Timoteo 3:16, 17.

B. En el Nuevo Testamento.

1. El Espíritu Santo y Cristo.
            a. En referencia a su obra en la antigua dispensación.
(1) En la predicación.  “Porque también Cristo padeció una sola vez por los pecados, el justo por los injustos, para llevarnos a Dios, siendo a la verdad muerto en la carne, pero vivificado en espíritu; en el cual también fue y predicó a los espíritus encarcelados, los que en otro tiempo desobedecieron, cuando una vez esperaba la paciencia de Dios en los días de Noé, mientras se preparaba el arca, en la cual pocas personas, es decir, ocho, fueron salvadas por agua.” (I Pedro 3:18-20), Este pasaje de las Escrituras ha sido usado por distintas sectas, para enseñar que Dios da al hombre una segunda oportunidad después de la muerte.  Ellos interpretan esta porción de las Escrituras como entendiendo que Cristo, entre su crucifixión y su resurrección, fue al Hades y ofreció salvación a los muertos impíos.  Si ellos entonces creían en El, ellos serian salvos.

Sabemos que ese enfoque no es verdadero, porque, “está establecido para los hombres que mueran una sola vez, y después de esto el juicio, ” (Heb. 9:27).  No hay una segunda oportunidad.  La correcta interpretación es que Cristo, por el Espíritu Santo en Noe, predico el evangelio a las personas, avisándoles acerca del juicio sobre el mundo.  Ellos rechazaron el mensaje; ellos murieron en el diluvio; por eso, sus espíritus están ahora esperando por la resurrección y el juicio.
(2) En Profecía.  “Los profetas que profetizaron de la gracia destinada a vosotros, inquirieron y diligentemente indagaron acerca de esta salvación, escudriñando qué persona y qué tiempo indicaba el Espíritu de Cristo que estaba en ellos, el cual anunciaba de antemano los sufrimientos de Cristo, y las glorias que vendrían tras ellos.” (I Pedro1:10, 11).
(3) En Tipos.  El Tabernáculo es un tipo de Cristo.  Todo en él revela al Salvador, y fue el Espíritu Santo quien capacitó a los hombres para edificar el Tabernáculo.  Mira, yo he llamado por nombre a Bezaleel hijo de Uri, hijo de Hur, de la tribu de Judá; y lo he llenado del Espíritu de Dios, en sabiduría y en inteligencia, en ciencia y en todo arte, para inventar diseños, para trabajar en oro, en plata y en bronce, y en artificio de piedras para engastarlas, y en artificio de madera; para trabajar en toda clase de labor.  Y he aquí que yo he puesto con él a Aholiab hijo de Ahisamac, de la tribu de Dan; y he puesto sabiduría en el ánimo de todo sabio de corazón, para que hagan todo lo que te he mandado;” (Ex. 31:2-6).
            b. Referencias a Su Obra en Su manifestación terrenal.
(1) El nacimiento de Cristo.  “Respondiendo el ángel, le dijo: El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por lo cual también el Santo Ser que nacerá, será llamado Hijo de Dios.” (Lucas 1:35).  Nunca en las Escrituras encontramos que Jesús es declarado ser Hijo del Espíritu.  El Santo Ser era Hijo de Dios.

(2) El Bautismo de Cristo.  “Aconteció que cuando todo el pueblo se bautizaba, también Jesús fue bautizado; y orando, el cielo se abrió, y descendió el Espíritu Santo sobre él en forma corporal, como paloma, y vino una voz del cielo que decía: Tú eres mi Hijo amado; en ti tengo complacencia.” (Lucas 3:21, 22).  Ver también Marcos 1:10, 11; Juan 1:32, 34.
(3) La tentación de Cristo.  “Jesús, lleno del Espíritu Santo, volvió del Jordán, y fue llevado por el Espíritu al desierto” (Lucas 4:1, 2a).  Ver también Mateo 4:1; Marcos 1:12.
(4) El ungimiento de Cristo.  “cómo Dios ungió con el Espíritu Santo y con poder a Jesús de Nazaret, y cómo éste anduvo haciendo bienes y sanando a todos los oprimidos por el diablo, porque Dios estaba con él.” (Hechos 10:38).  Ver también Lucas 4:16-21.
(5) La enseñanza de Cristo.  “Porque el que Dios envió, las palabras de Dios habla; pues Dios no da el Espíritu por medida.” (Juan 3:34).
(6) Los milagros de Cristo.   “Pero si yo por el Espíritu de Dios echo fuera los demonios, ciertamente ha llegado a vosotros el reino de Dios.” (Mat. 12:28).
(7) La Vida de Cristo. 
Jesús, lleno del Espíritu Santo, volvió del Jordán, y fue llevado por el Espíritu al desierto” (Lucas 4:1). Ver también Lucas 10:21; Hebreos 9:14.
(8) La muerte de Cristo. 
¿cuánto más la sangre de Cristo, el cual mediante el Espíritu eterno se ofreció a sí mismo sin mancha a Dios, limpiará vuestras conciencias de obras muertas para que sirváis al Dios vivo? ” (Heb. 9:14).
(9) La resurrección de Cristo.  “Y si el Espíritu de aquel que levantó de los muertos a Jesús mora en vosotros, el que levantó de los muertos a Cristo Jesús vivificará también vuestros cuerpos mortales por su Espíritu que mora en vosotros.” (Rom. 8:11).
(10) Los mandamientos de Cristo previos a su ascensión.  Lucas nos dice lo que escribió en su primer libro: “En el primer tratado, oh Teófilo, hablé acerca de todas las cosas que Jesús comenzó a hacer y a enseñar, hasta el día en que fue recibido arriba, después de haber dado mandamientos por el Espíritu Santo a los apóstoles que había escogido; ” (Hechos 1:1,2).  Ver también Hechos 1:8.
            c. En referencia a su obra durante este tiempo.
(1) El glorifica a Cristo.  “El me glorificará; porque tomará de lo mío, y os lo hará saber.” (Juan 16:14).
(2) El testifica de Cristo. 
El Dios de nuestros padres levantó a Jesús, a quien vosotros matasteis colgándole en un madero.  A éste, Dios ha exaltado con su diestra por Príncipe y Salvador, para dar a Israel arrepentimiento y perdón de pecados.  Y nosotros somos testigos suyos de estas cosas, y también el Espíritu Santo, el cual ha dado Dios a los que le obedecen.” (Hechos 5:30-32).
(3) El entrona a Cristo. 
Por tanto, os hago saber que nadie que hable por el Espíritu de Dios llama anatema a Jesús; y nadie puede llamar a Jesús Señor, sino por el Espíritu Santo.” (I Cor. 12:3).

2. El Espíritu Santo y la Palabra.
a. Convicción.  “Y cuando él venga, convencerá al mundo de pecado, de justicia y de juicio.  De pecado, por cuanto no creen en mí; de justicia, por cuanto voy al Padre, y no me veréis más; y de juicio, por cuanto el príncipe de este mundo ha sido ya juzgado.” (Juan 16:8-11).
            (1) De pecado.  No es el trabajo del Espíritu Santo convencer al mundo de asesinato, adulterio, etc; la ley del país hace eso.  El Espíritu Santo convence al mundo de incredulidad:  “De pecado, por cuanto no creen en mí; ” (Juan 16:9).  Muchas veces tomamos la palabra “convencer” en el sentido de sentirse culpable; pero ese no es su significado aquí.  El pecador ya ha sido hallado culpable de pecado— incredulidad — ya sea que lo sienta o no.  Si, el pecador ya ha sido convicto, condenado, y espera ser sentenciado.  “El que en él cree, no es condenado; pero el que no cree, ya ha sido condenado, porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios...la ira de Dios está sobre él.” (Juan 3:18, 36c).  El Gran Trono Blanco no será el lugar para determinar la culpabilidad del pecador, sino el lugar para sentenciarlo al grado de castigo que merece.
            (2) De Justicia.  ¿De qué manera el Espíritu Convence al mundo de justicia?  El Espíritu Santo
no convence al mundo de justicia por la que este tiene, sino que convence al mundo apuntando a donde la justicia está: en Cristo:  “Por cuanto voy al Padre” (Juan 16:10).
            (3) De juicio.  Si el mundo rechaza a Cristo, nada le queda sino el juicio.  “Y en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos.” (Hechos 4:12).  La concepción del mundo respecto al juicio futuro es confusa.  El hombre tiene una falsa idea tras otra.  Pero más allá, estas creencias universales, aunque equivocadas, son prueba suficiente de cuando el hombre deba dar cuenta de sí mismo ante Dios.  La Biblia es la única fuente segura del Juicio del Gran Trono Blanco.
b. Regeneración.  “De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas.” (II Cor. 5:17).  Ver también Juan 3:5.   El hombre puede bajar la medida, pensando que puede llegar a ser hijo de Dios de otra manera, pero Dios no lo avala.  El todavía requiere que debes nacer de nuevo.
c. Refrenando la maldad en el mundo “ Porque ya está en acción el misterio de la iniquidad; sólo que hay quien al presente lo detiene, hasta que él a su vez sea quitado de en medio.” (II Tes. 2:7).  La iniquidad total uno de estos días será encabezada por un solo hombre, el anticristo.  Pero todavía hay una persona en el mundo que impide la manifestación completa del pecado; y esa persona es el Espíritu Santo.   Durante la gran tribulación, cuando el anticristo sea revelado, el Espíritu Santo dará un paso al costado, quitando su mano que detenía la manifestación del hombre de pecado, permitiendo que él lleve al mundo a la más completa degradación.

3. El Espíritu Santo y la iglesia.  Ver Efesios 1:22, 23; 2:12-16; 3:4-16.
a. El Espíritu Santo constituye la iglesia.  El bautismo del Espíritu Santo es la operación por la cual la iglesia es constituida.  “Porque por un solo Espíritu fuimos todos bautizados en un cuerpo, sean judíos o griegos, sean esclavos o libres; y a todos se nos dio a beber de un mismo Espíritu.” (I Cor. 12:13).

Hay 7 referencias al Bautismo del Espíritu Santo.  Cinco son proféticas (Mat. 3:11; Mar.1:8; Lucas 3:16; Juan 1:33; Hechos 1:5); una histórica (Hechos 11:16); y una didáctica (I Cor. 12:13).  En las 5 referencias proféticas, encontramos que 2 se refieren al bautismo con Espíritu Santo y fuego.  El bautismo del Espíritu Santo y el de fuego, no son lo mismo.  El bautismo del Espíritu Santo habla de la formación de la iglesia, mientras que el bautismo de fuego habla de juicio.  Mateo 3:11 y Lucas 3:16 son esos pasajes que hablan de bautismo de fuego.
Las 5 referencias proféticas apuntan al futuro; el pasaje histórico mira hacia atrás; por tanto, el bautismo del Espíritu vino entre ambos.  Eso es Pentecostés

El bautismo del Espíritu Santo no fue esa envestidura de poder que capacitó a los apóstoles para hacer milagros, porque ellos hicieron milagros antes de ser bautizados por el Espíritu.  La iglesia es un organismo, no una organización, y el bautismo del Espíritu Santo es ese acto de Dios por el cual une a los creyentes en ese organismo.  Dondequiera que las palabras “bautismo del Espíritu” son usadas, son siempre aplicadas colectivamente, a un grupo, nunca a un individuo.  ¿Cuándo fuimos nosotros y los corintios  (I Cor. 12:13) bautizados con el Espíritu?  En Pentecostés, una vez para siempre.  Cuando uno recibe a Cristo, es sellado en Cristo con el Espíritu.  “En él también vosotros, habiendo oído la palabra de verdad, el evangelio de vuestra salvación, y habiendo creído en él, fuisteis sellados con el Espíritu Santo de la promesa, ” (Ef. 1:13).  Y recibe el bautismo del Espíritu Santo en ese mismo momento.

En cuanto a Dios le concierne, hubo un solo Calvario, y hubo un solo Pentecostés.  El pecador, de todos modos, se debe apropiar del calvario por fe, y debe reconocer Pentecostés por fe, para hacer de ambos una realidad para su propia alma.  Esto toma lugar inmediatamente al aceptar al Señor Jesucristo como Salvador.

Nos gustaría dar una explicación del siguiente versículo: “un Señor, una fe, un bautismo, ” (Ef. 4:5).  No habla aquí del bautismo del Espirita, sino de bautismo por agua.  El versícula anterior explica el bautismo del Espirita:  “un cuerpo, y un Espíritu, como fuisteis también llamados en una misma esperanza de vuestra vocación; ” (E. 4:4). Ese "un cuerpo" es constituido por el bautismo del Espíritu Santo.

Pentecostés siempre llega 50 días después de la fiesta de las primicias.  La fiesta de las primicias es un tipo de la resurrección de Cristo.  El segundo capitulo de Hechos registra lo que aconteció a aquellos 120 discípulos en el aposento alto.  El Espíritu Santo no vino a ellos en respuesta a sus oraciones, porque todas sus oraciones y ayunos no habrían apresurado su venida.   El vino en tiempo señalado.  Es inconcebible pensar que el Espíritu viniese 49 o 51 días después de su resurrección.  El vino a tiempo, 50 días después de la resurrección.

El Espíritu Santo hubiera venido aun si ellos no hubieran orado.  Ellos habrían sido bautizados y habitados por el Espíritu aunque no hubiesen orado, pero no hubieran recibido poder; no hubieran sido llenos del Espíritu si ellos no hubiesen orado. 


La fiesta de pascuas fue cumplida en el sacrificio de la cruz.  Cristo nunca volverá a morir otra vez.  La fiesta de Pentecostés se cumplió en el bautismo del Espíritu, y no habrá otro Pentecostés.  Nunca más habrá un recumplimiento de la pascua y el sacrificio del cordero, y nunca más habrá un recumplimiento de Pentecostés.

La fiesta original de Pentecostés fue también conocida como la fiesta de las semanas, cuando la cosecha era recogida.  En Levítico 23:22 leemos:  "Cuando segareis la mies de vuestra tierra, no segaréis hasta el último rincón de ella, ni espigarás tu siega; para el pobre y para el extranjero la dejarás. Yo Jehová vuestro Dios.”  De modo que, vemos que la cosecha era para 3 clases de personas:

1. Israel en general.
2. Los pobres.
3. Los extranjeros.

Estos 3 recibían bendiciones de la cosecha.  El bautismo del Espíritu, el cual fue el cumplimiento de la fiesta de la cosecha (semanas), fue para 3 clases de personas:

1. Israel.  En Jerusalén (Hechos 2:37, 39).
2. Samaritanos (los pobres).  En Samaria (Hechos 8:9-17).
3. Gentiles (extranjeros).  En Cesarea (Hechos 10:34-44).

El siguiente es el proceso por el cual las 3 clases de personas recibieron el Espíritu Santo:

1. Los judíos en Jerusalén.
            (a) Por la fe en Cristo.
            (b) Se bautizaron en agua.
            (c) Y entonces recibieron el Espíritu Santo.

2. Los Samaritanos en Samaria.
            (a) Por la fe en Cristo.
            (b) Se bautizaron en agua.
            (c) Les impusieron las manos.
            (d) Y entonces recibieron el Espíritu Santo.

3. Los Gentiles en Cesarea.
            (a) Por la fe en Cristo.
            (b) Y entonces recibieron el Espíritu Santo.
            (c) Entonces se bautizaron en agua.

Hay 2 operaciones del Espíritu en el día de Pentecostés.  No deben confundirse.  Las 2 operaciones fueron “bautismo” y “llenura.”  Los creyentes fueron bautizados con el Espíritu en Pentecostés, pese a que la palabra “bautismo” no aparece en Hechos 2.  Sabemos que el bautismo ocurrió entonces, por las palabras habladas por el Señor Jesucristo justo antes de su ascenso.  “Porque Juan ciertamente bautizó con agua, mas vosotros seréis bautizados con el Espíritu Santo dentro de no muchos días.” (Hechos 1:5).

Hay algunos que creen que hablar en lenguas fue una señal del bautismo del Espíritu, pero si miramos detenidamente, observamos que ellos hablaban en lenguas a causa de que fueron llenos del Espíritu.  Pedro declaró, 
Mas esto es lo dicho por el profeta Joel:  Y en los postreros días, dice Dios, Derramaré de mi Espíritu sobre toda carne, Y vuestros hijos y vuestras hijas profetizarán; Vuestros jóvenes verán visiones, Y vuestros ancianos soñarán sueños; Y de cierto sobre mis siervos y sobre mis siervas en aquellos días Derramaré de mi Espíritu, y profetizarán.” (Hechos 2:16-18).  ¿Qué es “Mas esto es?  ¿El evento?  ¿El hecho de hablar en lenguas?  No.  “Esto” es una cita de Joel, y yo lo estoy citando.  Pedro estaba dando a Joel como un ejemplo, porque El, Dios, que hará suceder aquellas cosas que ha anunciado Joel, ha hecho que sucedieran estas cosas de las cuales ustedes son testigos.

b. El Espíritu mora en la iglesia.  “¿No sabéis que sois templo de Dios, y que el Espíritu de Dios mora en vosotros?” (I Cor. 3:16).
c. El Espíritu edifica la iglesia.  “en quien vosotros también sois juntamente edificados para morada de Dios en el Espíritu.” (Ef. 2:22).
d. El Espíritu administra la iglesia.
            (1) El nombra los ministros.  “Por tanto, mirad por vosotros, y por todo el rebaño en que el Espíritu Santo os ha puesto por obispos, para apacentar la iglesia del Señor, la cual él ganó por su propia sangre.” (Hechos 20:28).  Ver también Hechos 6:3, 5, 10.
            (2) El dirige la obra.  “Ministrando éstos al Señor, y ayunando, dijo el Espíritu Santo: Apartadme a Bernabé y a Saulo para la obra a que los he llamado.” (Hechos 13:2).  Ver también Hechos 29; 10:19; 16:7.

4. El Espíritu Santo y el cristiano.
a. Comenzando por el Espíritu.  “¡Oh gálatas insensatos! ¿Quién os fascinó para no obedecer a la verdad, a vosotros ante cuyos ojos Jesucristo fue ya presentado claramente entre vosotros como crucificado?  Esto solo quiero saber de vosotros: ¿Recibisteis el Espíritu por las obras de la ley, o por el oír con fe? ¿Tan necios sois? ¿Habiendo comenzado por el Espíritu, ahora vais a acabar por la carne?" (Gal. 3:1-3).

Llegamos a ser cristianos por la operación de Dios.  Una nueva vida es impartida por el Espíritu Santo.  Es un nuevo nacimiento:  “Lo que es nacido de la carne, carne es; y lo que es nacido del Espíritu, espíritu es.  No te maravilles de que te dije: Os es necesario nacer de nuevo.” (Juan 3:6, 7).  Dios no tiene comunión con personas no regeneradas hasta que el hombre recibe una nueva naturaleza de parte de El.


b. Morada del Espíritu. 
¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros?” (I Cor. 6:19).  ¿Qué certeza tiene el cristiano de tener la morada del Espíritu?  Por sentimientos?  Por algún gran éxtasis?  No, ¡por la Palabra de Dios!  El Espíritu mora en el creyente cuando la persona entra en concordancia con lo que Cristo ha hecho, cuando acepta a Cristo Jesús por fe.  La prueba de la morada del Espíritu no se basa en sentimientos, porque los sentimientos de una persona pueden cambiar de un día para el otro.  La obra de Cristo en el calvario nunca cambia.

“En el último y gran día de la fiesta, Jesús se puso en pie y alzó la voz, diciendo: Si alguno tiene sed, venga a mí y beba.  El que cree en mí, como dice la Escritura, de su interior correrán ríos de agua viva.  Esto dijo del Espíritu que habían de recibir los que creyesen en él; pues aún no había venido el Espíritu Santo, porque Jesús no había sido aún glorificado.” (Juan 7:37-39).  Esta porción de la Palabra de Dios plenamente establece que los discípulos todavía no habían recibido el Espíritu Santo, pero que lo recibirían en el futuro, y eso sucedió en Pentecostés.  Otro pasaje revela que los discípulos todavía no habían recibido la morada del Espíritu Santo:  “mora con vosotros, y estará en vosotros.” (Juan 14: 17c).  Antes de  Pentecostés, el Espíritu estaba con ellos; después de Pentecostés, el Espíritu estaría en ellos.  Ningún creyente de este tiempo debe orar como David: 
No me eches de delante de ti, Y no quites de mí tu Santo Espíritu.” (Sal. 51:11), porque David no tenia la morada del Espíritu Santo.  Y cada cristiano sí lo tiene.  “Mas vosotros no vivís según la carne, sino según el Espíritu, si es que el Espíritu de Dios mora en vosotros. Y si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, no es de él.” (Rom. 8:9).

Otra Escritura que también ha confundido a los hijos de Dios es Lucas 11 13:  “Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre celestial dará el Espíritu Santo a los que se lo pidan?” Algunos proponen que nosotros debemos pedir el Espíritu Santo a fin de tenerlo; pero recuerda, esto fue dicho antes de Pentecostés.  No hallamos ningún texto en la Escritura, después de Pentecostés, que diga que nosotros debemos pedir el Espíritu.  ¿Hubiera dado el Padre el Espíritu a los discípulos antes de Pentecostés si ellos se lo hubiesen pedido?  El Señor Jesús dijo que lo hubiera hecho, pero la realidad histórica es que ellos no se lo pidieron.

La ultima Escritura que vamos a considerar tocante al tema de la morada del Espíritu es Juan 20:22:  Y habiendo dicho esto, sopló, y les dijo: Recibid el Espíritu Santo.”   Muchos dicen que en ese momento los discípulos recibieron la morada del Espíritu Santo, en vez de en Pentecostés.  Sabemos, de todas maneras, que ellos no recibieron el Espíritu Santo en aquel momento, porque a ellos se les dio el mandamiento de: “que no se fueran de Jerusalén, sino que esperasen la promesa del Padre, la cual, les dijo, oísteis de mí.  Porque Juan ciertamente bautizó con agua, mas vosotros seréis bautizados con el Espíritu Santo dentro de no muchos días.”  (Hechos 1:4, 5).  Ahora, si ellos ya hubiesen recibido el Espíritu Santo, ¿por qué ellos habrían de esperar para recibirlo?
c. El sello del Espíritu Santo.  
En él también vosotros, habiendo oído la palabra de verdad, el evangelio de vuestra salvación, y habiendo creído en él, fuisteis sellados con el Espíritu Santo de la promesa, ” (Ef. 1:13).   “El sello” es usado muchas veces en la Escritura.
            (1) El que sella.  El que sella es Dios el Padre
.  “Y el que nos confirma con vosotros en Cristo, y el que nos ungió, es Dios, el cual también nos ha sellado, y nos ha dado las arras del Espíritu en nuestros corazones.” (II Cor. 1:21, 22).
            (2) Los sellados.  Hay 2 que son sellados por el Padre: el Hijo y los creyentes.  “Trabajad, no por la comida que perece, sino por la comida que a vida eterna permanece, la cual el Hijo del Hombre os dará; porque a éste señaló Dios el Padre.” (Juan 6:27). 
Y no contristéis al Espíritu Santo de Dios, con el cual fuisteis sellados para el día de la redención.” (Ef. 4:30).  El Hijo fue sellado por causa de lo que El es.  Nosotros somos sellados por causa de Cristo y nuestra posición en El.  El momento en que el creyente es sellado es cuando acepta a Cristo como su Salvador:  En él también vosotros, habiendo oído la palabra de verdad, el evangelio de vuestra salvación, y habiendo creído en él, fuisteis sellados con el Espíritu Santo de la promesa, ” (Ef. 1:13).
            (3) El sello.  El Espíritu Santo mismo es el sello.  El sello no se asegura a través de alguna experiencia emocional, sino a través de creer en Cristo: 
En él también vosotros, habiendo oído la palabra de verdad, el evangelio de vuestra salvación, y habiendo creído en él, fuisteis sellados con el Espíritu Santo de la promesa, ” (Ef. 1:13).
            (4) Significado.
(a) El sello significa propiedad
.  Si fuimos sellados tenemos el sello de propiedad de Dios sobre nosotros.  “Pero el fundamento de Dios está firme, teniendo este sello: Conoce el Señor a los que son suyos; y: Apártese de iniquidad todo aquel que invoca el nombre de Cristo."  (II Tim. 2:19).
(b) El sello significa identificación.  Es nuestra identificación para el futuro.  “En él también vosotros, habiendo oído la palabra de verdad, el evangelio de vuestra salvación, y habiendo creído en él, fuisteis sellados con el Espíritu Santo de la promesa, que es las arras de nuestra herencia hasta la redención de la posesión adquirida, para alabanza de su gloria.” (Ef. 1:13, 14).
(c) El sello significa seguridad.  En Apocalipsis 7:4-8 habrá 144,000 sellados.  Además Satanás será sellado y encarcelado  en el abismo durante el milenio (Ap.20:3).  El libro de Apocalipsis capitulo 5 tiene 7 sellos que ningún ser humano común podrá abrir (Ap. 6-8).  Nosotros, los creyentes, somos sellados hasta el tiempo de nuestra redención (Ef. 1:13, 14).
(d) El sello significa transacción finalizada.  “Y escribí la carta y la sellé, y la hice certificar con testigos, y pesé el dinero en balanza.” (Jer. 32: 10).  El sello del Espíritu Santo es aquella evidencia legal que testifica el hecho de que hemos entrado dentro de la obra terminada de Cristo.
(e) El sello significa que es algo genuino.  “Y recibió la circuncisión como señal, como sello de la justicia de la fe que tuvo estando aún incircunciso; para que fuese padre de todos los creyentes no circuncidados, a fin de que también a ellos la fe les sea contada por justicia; ” (Rom. 4:11).  Ver también Ester 3:12.
(f) El sello significa que algo es inintercambiable.  “Escribid, pues, vosotros a los judíos como bien os pareciere, en nombre del rey, y selladlo con el anillo del rey; porque un edicto que se escribe en nombre del rey, y se sella con el anillo del rey, no puede ser revocado.” (Est. 8:8).
(g) El sello significa valor.  “¿No tengo yo esto guardado conmigo, Sellado en mis tesoros?” (Deut. 32:34).
(h) El sello significa impresión.  El sello siempre deja su impresión en la cera.  Si estamos sellados con el Espíritu, Su impresión estará sobre nosotros.  “Ella muda luego de aspecto como barro bajo el sello, Y viene a estar como con vestidura;” (Job 38:14).  “siendo manifiesto que sois carta de Cristo expedida por nosotros, escrita no con tinta, sino con el Espíritu del Dios vivo; no en tablas de piedra, sino en tablas de carne del corazón.” (II Cor. 3:3).
d. Las arras del Espíritu.  “[el cual también nos ha sellado, y nos ha dado las arras del Espíritu en nuestros corazones.” (II Cor. 1:22).  Ver también II Corintios 5:5; Efesios 1:13, 14.

“Arras” es un emblema que habla del futuro.  Es una parte del pago por algo que se terminará de pagar en una fecha futura.  Cuando el dinero de arras es pagado por una propiedad, ambas partes se comprometen.  Cuando Dios puso su arras en nosotros, El se comprometió por todo tiempo y eternidad.  El Espíritu Santo es las Arras de Dios, el anticipo del pago de Dios por nuestra salvación.  El creyente al presente no tiene todas las cosas que sabe habrá de recibir.  Hay algo pendiente.  De hecho, esto agita nuestra imaginación.  Si el Espíritu Santo es solo parte de lo que hemos de recibir, y El es Dios, y Dios es todo, ¿qué ha de ser el resto?

Si el dinero de anticipo ha sido colocado por una propiedad, y el comprador fallase en completar la transacción, El perdería su dinero de anticipo.  Dios nos ha dado el anticipo, el Espíritu Santo.  Si fallara El en completar nuestra salvación, El perdería su anticipo; pero sabemos que eso es imposible.  Por tanto, es una garantía de nuestra eterna salvación.
(1) Ilustraciones de Arras.
(a) Los presentes para Rebeca  (Gen. 24).  Estos presentes fueron el anticipo de lo que después vendría.
(b) Los frutos de Cannan  (Num. 13).  Los frutos fueron el anticipo de lo que había sido prometido, una prueba de la herencia que habría de llegar.
(c) Los dones de Booz  (Rut 2).  Los granos de cereal dejados para Rut, y solo para Rut, fueron un anticipo de lo que Booz tenía para ofrecer en matrimonio.
(d) Los primeros frutos  (Lev. 23).  Esta ofrenda para Dios era el anticipo del hombre que iba a dar su diezmo para Dios.
(2) El dador de las arras.   ¡Dios es el dador!  “Y el que nos confirma con vosotros en Cristo, y el que nos ungió, es Dios, el cual también nos ha sellado, y nos ha dado las arras del Espíritu en nuestros corazones.” (Il Cor.1:21,22).
(3) Descripción de las arras.  El Espíritu Santo es las arras:  “y nos ha dado las arras del Espíritu en nuestros corazones.(II Cor. 1:22b).
(4) El lugar de las arras.  Ese lugar es nuestro corazón:  “ las arras del Espíritu en nuestros corazones  (II Cor.1:22b).
(5) La garantía de las arras.
(a) Garantiza nuestra resurrección   “y no sólo ella, sino que también nosotros mismos, que tenemos las primicias del Espíritu, nosotros también gemimos dentro de nosotros mismos, esperando la adopción, la redención de nuestro cuerpo.” (Rom. 8:2.3).
(b) Garantiza nuestra herencia.  “Y si hijos, también herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo, si es que padecemos juntamente con él, para que juntamente con él seamos glorificados.” (Rom. 8:17).
(c) Garantiza nuestra gloria.  “Pero nosotros debemos dar siempre gracias a Dios respecto a vosotros, hermanos amados por el Señor, de que Dios os haya escogido desde el principio para salvación, mediante la santificación por el Espíritu y la fe en la verdad, a lo cual os llamó mediante nuestro evangelio, para alcanzar la gloria de nuestro Señor Jesucristo.” (lI Tes. 2:13. 14).
e. Llenura del Espíritu.  “fueron todos llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba que hablasen.” (Hechos 2:4).  Cuando hubieron orado, el lugar en que estaban congregados tembló; y todos fueron llenos del Espíritu Santo, y hablaban con denuedo la palabra de Dios.” (Hechos 4:31).  “No os embriaguéis con vino, en lo cual hay disolución; antes bien sed llenos del Espíritu, ” (Ef. 5:18).

La llenura del Espíritu tiene que ver con la vida y obra del cristiano, que es llenado de poder para hacer lo que le manda el Señor.
(1) ¿Qué?  Hay muchas opiniones en cuanto al significado de la “llenura” del Espíritu.  Algunos creen que esto sucede cuando la persona nace de nuevo.  El creyente recibe el Espíritu Santo en su conversión pero no la llenura del Espíritu; es la regeneración del Espíritu (Tito 3:5).  Otros proponen que la “llenura" del Espíritu es la experiencia por la cual [el creyente] recibe al Espíritu Santo algún tiempo después de haber sido salvo.  ”Mas vosotros no vivís según la carne, sino según el Espíritu, si es que el Espíritu de Dios mora en vosotros. Y si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, no es de él.” (Rom. 8:9).

La “llenura” del Espíritu puede confundir a muchos a causa de la palabra “llenura.”  Ellos piensan en una llenura material, como un vaso lleno con agua.  El Espíritu, de todas maneras, no es algo material, sino una persona.  Es verdad que un vaso a medio llenar puede ser completado con más agua, pero es imposible para el creyente, quien ya tiene el Espíritu, tener mas de El.  Uno no puede tener más de Dios, sino que Dios puede tener más de uno.

Ahora, el creyente ya tiene el Espíritu, no obstante es llamado a ser “lleno” de El.  El Espíritu Santo ya mora en el creyente; ha sido sellado con el Espíritu; ha sido bautizado con el Espíritu, y ha sido regenerado por el Espíritu; y aun así es llamado a ser “llenado” con el Espíritu.  ¿Qué es entonces la “llenura" del Espíritu?  Una mejor palabra para pensar en la “llenura” es ser “controlado por” el Espíritu.  Así que, el cristiano es amonestado a ser controlado por, ser poseído por, ser dominado por el Espíritu.  Ahora sabemos el significado pleno de la expresión, “No es cuanto tiene uno del Espíritu Santo, sino cuanto tiene el Espíritu Santo de uno.”
(2) ¿Cómo?  ¿Es segura esta experiencia a través de la búsqueda y a través de la oración?  No hay ningún pasaje en la Palabra donde una persona haya orado por la llenura del Espíritu y la haya recibido.  Todo es por sometimiento al Señor.  Cuando nos sometemos  El, nuestra voluntad muere, y su voluntad es la voluntad de nuestras vidas; nuestras ambiciones caen como cenizas a sus pies.  Alguien puede preguntar, ¿“qué es sometimiento”?  Es el acto por el cual el creyente se coloca a si mismo sobre el altar de Dios:  “Y andad en amor, como también Cristo nos amó, y se entregó a sí mismo por nosotros, ofrenda y sacrificio a Dios en olor fragante.” (Ef. 5:2).  Esa ofrenda de olor fragante era un sacrificio continuo la cual nunca llegaba a faltar, porque cuando uno se consumía, otro cordero era puesto en su lugar, uno en la mañana y otro en la tarde.  Esa era la única manera en que podía ser una ofrenda continua un sacrificio continuo.  Esta ofrenda encendida nunca fue instituida como ofrenda por el pecado, sino más bien como una ofrenda de alabanza.  El cristiano es exhortado a entregarse a si mismo como sacrifico vivo, una ofrenda encendida continua, mostrando nuestras alabanzas a El que nos llamó de las tinieblas a su luz admirable (I Pedro 2:9).
(3) ¿Cuándo?  ¿Cuándo el Espíritu lo lleva a cabo?  ¿Cuándo El controla al creyente?  Al instante en que el creyente se somete, ¡cuando se rinde completamente!

¿Hay cierto número de pasos que uno debería tomar en función de rendirse al Señor?  No. ¿Cuáles son los requerimientos entonces para ese sometimiento? Una completa sujeción a la voluntad de Dios!  Para alguno puede ser morir a su propio ego; para otro, obediencia al llamado de Dios; aun para otros, el renunciar a pecados conocidos, etc.  Sea lo que sea necesario para someterse a la voluntad de Dios, ¡ése es el requerimiento!
(4) ¿Por qué?  ¿Debería el creyente alguna vez hacer esta pregunta?  ¿Hay una necesidad de llenura del Espíritu?  Respondemos: “sí” a ambas preguntas.  Algunos creyentes no entienden que existe realmente algo como la “llenura” del Espíritu, y por lo tanto ellos viven sin poder.  Además del mandato de Dios a ser “llenos” del Espíritu, entendemos que esta “llenura” es un mandato para tener poder en el servicio y en la vida, no por ganancia egoísta, sino para la gloria de nuestro Señor Jesucristo y para ganar los perdidos para El.
(5) ¿Qué entonces?  Un resumen de aquellos que han sido verdaderamente “llenos” del Espíritu revela estos resultados:
(a) Ellos reproducirán a Cristo en sus vidas.
(b) Ellos convencerán al mundo.
(c) Ellos amarán la Palabra.
(d) Ellos serán llenos de poder.
(e) Ellos serán llenos de vida.

Contraste entre Bautismo y llenura.

Bautismo del Espiritu

Llenura del Espiritu

1. Tiene que ver con el cuerpo, la iglesia.

1. Tiene que ver con el individuo.

2. Bautismo es externo.

2. Llenura es interno

3. Cada creyente es bautizado con el Espíritu

3. Un creyente puede o no ser llenado con el Espíritu

4. Ningún creyente es exhortado jamás a ser bautizado con el Espíritu

4. Todo creyente es exhortado a ser lleno del Espíritu

5. Es una obra inicial al momento de la salvación

5. Un creyente puede ser llenado aun años después del momento  de su salvación.

6. El creyente es bautizado una sola vez.

6. El creyente puede ser lleno muchas veces

7. Ningún creyente fue jamás bautizado antes de Pentecostés.  El bautismo coloca al creyente en el cuerpo

7. Algunos creyentes fueron llenos antes de Pentecostés.  La llenura es esencial para el servicio.


f. El fruto del Espíritu Santo.  “Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley.” (Gal. 5:22, 23).  El fruto del Espíritu Santo es el verdadero carácter cristiano.  Observe que la palabra “fruto” es singular.
La vida de nuestro Señor es el más grande ejemplo del fruto del Espíritu.  El fruto siempre procede de la vida misma.  Cuando llega el tiempo de Navidad vemos adornos colgando de los arbolitos, sabemos que son artificiales.  Pero en los árboles naturales, los frutos son naturales.  De la misma manera hay muchas religiones sociales que solo dan frutos figurativos y artificiales.  Ellos pretenden dar frutos, pero no tienen vida en si mismos, no tienen Espíritu; por lo tanto, ellos tienen forma externa de piedad pero no tienen poder interior. Un manzano no hace obras para producir manzanas; simplemente las produce naturalmente. Lo mismo pasa con el cristiano. No procura el fruto del Espíritu como de su propia labor, sino que simplemente lo genera.
(1) Fruto en relación a si mismo como individuo:  amor; gozo; paz.
(2) Fruto en relación a los demás hombres:  paciencia, benignidad, bondad.
(3) Fruto en relación a Dios. fe; mansedumbre; templanza.
g. Caminando en el Espíritu.  “Digo, pues: Andad en el Espíritu, y no satisfagáis los deseos de la carne.” (Gal. 5:16).  El Espíritu hará que andemos.  Un viejo ejemplo son las ropas: la persona que va dentro hace que las vestiduras caminen.  La responsabilidad de las vestiduras es colgar sobre la persona y vestirla.  No deberíamos tener una voluntad propia, sino como esa ropa, solo la deberíamos cubrir, vestir.  Donde el Espíritu vaya, vamos.  La voluntad del Espíritu debe ser nuestra voluntad.
h. La renovación en el Espíritu.  “nos salvó, no por obras de justicia que nosotros hubiéramos hecho, sino por su misericordia, por el lavamiento de la regeneración y por la renovación en el Espíritu Santo,” (Tito 3:5).
i. Fortalecimiento en el Espíritu.  Pablo oraba que Dios pudiese fortalecer a los efesios, "conforme a las riquezas de su gloria, el ser fortalecidos con poder en el hombre interior por su Espíritu; ” (Ef. 3:16). 

j. Sembrando para el Espíritu.  “No os engañéis; Dios no puede ser burlado: pues todo lo que el hombre sembrare, eso también segará.  Porque el que siembra para su carne, de la carne segará corrupción; mas el que siembra para el Espíritu, del Espíritu segará vida eterna.” (Gal. 6:7, 8).  Este pasaje no fue escrito para los no salvos, sino para cristianos.  El cristiano puede sembrar para la carne, eso es, vivir en pecado; de todos modos, el tiempo de la cosecha vendrá.
k. Guiados por el Espíritu.  “Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, éstos son hijos de Dios.” (Rom. 8:14).  Algunos interpretan esto como “aquellos que consultan al Espíritu en las decisiones de la vida están seguros de que son hijos de Dios.”  Ahora, pese a que es una bendición  buscar y encontrar del Espíritu Santo Su voluntad en nuestras decisiones, parece que este pasaje no se refiere a eso.  La guía del Espíritu parece que hace referencia a la conducción de los cristianos en su camino hacia la gloria.


1. Santificación en el Espíritu.  “elegidos según la presciencia de Dios Padre en santificación del Espíritu, para obedecer y ser rociados con la sangre de Jesucristo: Gracia y paz os sean multiplicadas.” (I Pedro 1:2).
m. La suministración del Espíritu.   “Porque sé que por vuestra oración y la suministración del Espíritu de Jesucristo, esto resultará en mi liberación, ” (Fil. 1:19).
n. Los dones del Espíritu Santo.
(1) La enumeración de los dones.  “No quiero, hermanos, que ignoréis acerca de los dones espirituales,...Porque a éste es dada por el Espíritu palabra de sabiduría; a otro, palabra de ciencia según el mismo Espíritu; a otro, fe por el mismo Espíritu; y a otro, dones de sanidades por el mismo Espíritu.  A otro, el hacer milagros; a otro, profecía; a otro, discernimiento de espíritus; a otro, diversos géneros de lenguas; y a otro, interpretación de lenguas.  Pero todas estas cosas las hace uno y el mismo Espíritu, repartiendo a cada uno en particular como él quiere.” (I Cor. 12:1, 8-11).
(2) El otorgamiento de los dones.  La primera cosa que debemos establecer es que los dones no son dados al hombre por sus deseos ni por sus oraciones, sino de acuerdo a la voluntad del Espíritu, dotando a cada persona como El quiere.  La segunda cosa a la que debemos prestar atención es que los dones fueron dados en función de sustentar las demandas de Cristo y sus discípulos, que Jesucristo fue verdaderamente el Hijo de Dios, que la dispensación de la Ley había llegado a su fin, y que la dispensación de la gracia había comenzado.  “¿cómo escaparemos nosotros, si descuidamos una salvación tan grande? La cual, habiendo sido anunciada primeramente por el Señor, nos fue confirmada por los que oyeron, testificando Dios juntamente con ellos, con señales y prodigios y diversos milagros y repartimientos del Espíritu Santo según su voluntad. (Heb.2:3, 4).

Ciertamente había una necesidad de parte de Dios de verificar esta nueva enseñanza que había comenzado con el Señor mismo para aquellas personas que habían estado bajo las tradiciones de la Ley por alrededor de 14 siglos, e iba a ser difícil para ellos comprender que Dios había terminado con el Antiguo Testamento y había dado lugar al Nuevo.  Además, ningún libro del Nuevo Testamento había sido escrito todavía.  Finalmente, enfatizamos el hecho de que ningún creyente recibe todos los dones.  “Y a unos puso Dios en la iglesia, primeramente apóstoles, luego profetas, lo tercero maestros, luego los que hacen milagros, después los que sanan, los que ayudan, los que administran, los que tienen don de lenguas.  ¿Son todos apóstoles? ¿son todos profetas? ¿todos maestros? ¿hacen todos milagros?  ¿Tienen todos dones de sanidad? ¿hablan todos lenguas? ¿interpretan todos?  (I Cor. 12:28-30)  La respuesta es no.

(3) La utilización de los dones.  ¿Cómo deben ser usados estos dones?  El capitulo 13 de Primera Corintios declara plenamente que todos debemos ser motivados por amor.  Pablo, por inspiración del Espíritu Santo, declara que si tuviese todos los dones, y no tuviera amor, no seria nada; su vida seria infructífera, y sus recompensas nulas.

Alguien puede preguntar, “¿Es el don de lenguas para hoy en día?”  “¿Acaso no dice la Biblia, no impidáis hablar en lenguas?”  Trataremos este tema mas a pleno en la próxima sección; de todos modos, algo debemos decir acerca de eso aquí.

1 Corintios 14:39 dice claramente:  “Así que, hermanos, procurad profetizar, y no impidáis el hablar lenguas.”  Pero si usamos capitulo 14 como permiso para hablar en lenguas, entonces los que hablan en lenguas deben ser gobernados por el mismo capitulo sobre el uso de ese don.  Entonces, ¿debería una persona hablar en lenguas en una reunión de iglesia?  Ciertamente, pero si lo hace conforme a 1 Corintios 14.  “Si habla alguno en lengua extraña, sea esto por dos, o a lo más tres, y por turno; y uno interprete.  Y si no hay intérprete, calle en la iglesia, y hable para sí mismo y para Dios.” (I Cor. 14:27, 28).  Toda vez que el don de lenguas sea ejercido, solo 2 o a lo sumo 3, pueden hablar en la reunión.  Esta regla eliminará mucho del  movimiento de hablar en lenguas.  Hablarán por turnos y uno sólo a la vez.  Esto eliminará aun más del movimiento de hablar en lenguas.  Y luego las Escrituras dicen que si no hay intérprete, debe callar.  Mas aun se eliminaría del hablar en lenguas.  Finalmente dice: “vuestras mujeres callen en las congregaciones; porque no les es permitido hablar, sino que estén sujetas, como también la ley lo dice.” (I Cor. 14:34).  Y esto prácticamente le pone un fin al movimiento de hablar en lenguas, porque la mayoría de aquellos que lo practican son mujeres.

Muchos pueden rebelarse contra estos pasajes, diciendo que esto no significa “lenguas.”  Si esto no significa “lenguas,”  entendemos que dice silencio, y eso incluye lenguas, cuando dice que las mujeres guarden silencio en las iglesias.  Esto, no obstante, hace referencias solo a lenguas, porque otras porciones del mismo libro de primera corintios aceptan a la mujer hablando y orando en la iglesia.  “Pero toda mujer que ora o profetiza con la cabeza descubierta, afrenta su cabeza; porque lo mismo es que si se hubiese rapado.” (I Cor. 11:5).  “Profetizar” significa “proclamar”; eso es, una mujer puede proclamar la Palabra de Dios en la Escuela Dominical, y en otros ámbitos.
(4) La restricción de los dones. ¿ Puede ser posible que Dios restrinja muchos de sus dones a los creyentes de hoy en día, los cuales dio al principio?   No solo es posible, sino también una certeza.  En capitulo 13 de I Corintios, el Espíritu Santo dice,  “El amor nunca deja de ser; pero las profecías se acabarán, y cesarán las lenguas, y la ciencia acabará.  Porque en parte conocemos, y en parte profetizamos; mas cuando venga lo perfecto, entonces lo que es en parte se acabará.”  (versiculos 8-10).  Recuerda, I Corintios 13 está hablando sobre “dones” del Espíritu, y cuando dice las profecías se acabarán, no significa que algunas de las profecías antes anunciadas por hombres de Dios, registradas en la Biblia, dejarían de cumplirse.  Significa que el don de profecía un día dejarla de operar.  Cuando dice que las “lenguas cesarán,”  no significa que en algún momento futuro toda lengua iba a silenciarse, sino que el don de lengua dejaría de operar.  Y cuando dice que “la ciencia acabará,” no significa que llegaría un momento cuando el conocimiento o la ciencia no existirían más, sino que el don de ciencia dejaría de operar.  ¿Pero cuándo los dones de profecía, lenguas y ciencia cesarían?  Cuando “viniese lo perfecto.”  Creo que no está hablando de la segunda venida de Cristo, sino mas bien de cuando la completa revelación de la Palabra de Dios sea dada.  ¿Tenemos hoy esa completa revelación de Dios? Si, cuando el apóstol Juan escribió, “La gracia de nuestro Señor Jesucristo sea con todos vosotros. Amén.” (Ap. 22:21), la plena revelación de Dios fue completada, había llegado lo perfecto.  Por lo tanto, puesto que tenemos la revelación completa, los dones de profecía, lenguas, y ciencia han cesado.  Ya no son para hoy.

Volviendo a Efesios 4:11 leemos, “Y él mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; a otros, pastores y maestros.”  Observe en esta posterior revelación que no aparecen en la lista los dones milagrosos, como sí aparecen en I Corintios 12, 13 y 14.  Ya no hay más necesidad de los dones milagrosos, porque ahora tenemos la plena y completa revelación de Dios.  El hijo de Dios es más bendecido por tener la completa revelación de Dios que si tuviera todos los dones milagrosos.

La demanda es hecha por algunos que dicen que nosotros necesitamos esos dones como señales de la llenura del Espíritu.   Es cierto que Dios dio estos dones de milagros por señales; pero no de la llenura del Espíritu, sino para la confirmación del apostolado de Pablo (II Cor. 12:12); para la confirmación del envió de Pablo a los gentiles (Rom. 15:18, 19); para la confirmación de la salvación a través de la persona de Jesucristo (Heb. 2:3, 4); y para la confirmación de la palabra (Marcos16:20).  ¿Necesitamos esos dones hoy para confirmar la palabra, el evangelio, y el apostolado de Pablo?  No.  2000 años de historia de la iglesia los confirman.
(5) La permanencia de los dones.  “Y ahora permanecen la fe, la esperanza y el amor, estos tres; pero el mayor de ellos es el amor.” (I Cor. 13:13).  Cada cristiano posee estos 3 dones. El, controlado por el Espíritu Santo, puede utilizarlos.
o. Testimonio del Espíritu  “El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu, de que somos hijos de Dios.” (Rom. 8:16).

La Ley establece que por la boca de dos o tres testigos será declarada la verdad.  Eso es, tenemos 2 testigos que declaran que somos hijos de Dios.  Ellos son el Espíritu Santo, y nuestro Espíritu.  ¿Cómo el Espíritu Santo da testimonio de nuestra salvación?  A través de la Palabra escrita.  ¿Como da nuestro espíritu testimonio?  Por sentimientos, o por nuestra conciencia?  No.  Los sentimientos son engañosos.  Nuestro espíritu da testimonio por fe en la Palabra de Dios.  La Palabra de Dios declara nuestra salvación cuando confiamos en Cristo; la creemos.  Por lo tanto, el Espíritu da testimonio “juntamente con” nuestro espíritu.
p. La unción del Espíritu.  “Pero vosotros tenéis la unción del Santo, y conocéis todas las cosas...Pero la unción que vosotros recibisteis de él permanece en vosotros, y no tenéis necesidad de que nadie os enseñe; así como la unción misma os enseña todas las cosas, y es verdadera, y no es mentira, según ella os ha enseñado, permaneced en él.” (I Juan 2:20, 27).

La unción en las Escrituras, ya sea en el Antiguo Testamento o en el Nuevo, era para algún servicio.  Reyes y sacerdotes fueron ungidos para sus servicios u oficios especiales.  Cristo fue ungido (Hechos 10:38).  El mismo nombre “Cristo” significa “el ungido.”  El fue ungido como Profeta (en el pasado); Sacerdote (para el presente); y Rey (para el futuro).  El creyente en Cristo recibe su unción para el servicio cuando nace de nuevo.  La unción del Espíritu no es para unos pocos favorecidos.  Todos los creyentes son ungidos: “ya la habéis recibido.”  La unción del Espíritu es una vez para siempre: “permanece en vosotros.”  No hay lugar en las Escrituras donde uno recibe una fresca unción.  Falsas religiones tratan de alejarnos de Cristo, inducirnos a salir de la fe; pero tú, al escuchar sus apelaciones, no debes deslizarte, porque si eres creyente ya tienes la unción.  “Y no necesitas que nadie os enseñe.”
q. Adorar por el Espíritu.  “Porque nosotros somos la circuncisión, los que en espíritu servimos a Dios y nos gloriamos en Cristo Jesús, no teniendo confianza en la carne.” (Fil. 3:3).   La única adoración y servicio aceptados por Dios deben ser generados por el Espíritu.  Uno no sirve al Señor con manos, pies y labios, sino por el Espíritu Santo a través de las manos, pies y labios.
r. Comunión en el Espíritu.   “La gracia del Señor Jesucristo, el amor de Dios, y la comunión del Espíritu Santo sean con todos vosotros. Amén.” (II Cor. 13:14).  La Palabra “comunión” es también traducida “compañerismo; compartir.”  De modo que, “comunión” significa “participación y compartir.”   El Espíritu Santo y el cristiano tienen una cosa en común, Jesucristo!
s. Orar en el Espíritu.  “Y de igual manera el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad; pues qué hemos de pedir como conviene, no lo sabemos, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos indecibles.  Mas el que escudriña los corazones sabe cuál es la intención del Espíritu, porque conforme a la voluntad de Dios intercede por los santos.” (Rom. 8:26, 27).   ¿Es un error orar al Espíritu Santo?  En ningún lugar de las Escrituras se nos ordena orar al Espíritu Santo, pese a que es un miembro de la Deidad; cuando oramos a Dios, oramos a El. 
t. Luchar en el Espíritu.  Porque el deseo de la carne es contra el Espíritu, y el del Espíritu es contra la carne; y éstos se oponen entre sí, para que no hagáis lo que quisiereis.” (Gal. 5:17).
u. La enseñanza del Espíritu.   “Pero Dios nos las reveló a nosotros por el Espíritu; porque el Espíritu todo lo escudriña, aun lo profundo de Dios.” (I Cor. 2:10).  El Espíritu Santo revela su Palabra solamente a cristianos nacidos de nuevo, y no a aquellos que aun están fuera del cuerpo de Cristo.  Los hombres sin el Espíritu de Dios no pueden entender las verdades de Dios.

5. El Espíritu Santo y las Escrituras.
a. Inspiración. 
“Toda la Escritura es inspirada por Dios” (II Tim. 3:16a).  El significado literal de “inspiración” es “soplado por Dios.”  Ninguna profecía vino por el propio ingenio humano.  Nosotros creemos en la inspiración verbal de la Palabra de Dios.  Las palabras son inspiradas, dadas por Dios en el idioma original.  Alguien podría preguntar,  “¿Acaso no usó Dios instrumentos humanos?”  Si, pero el uso de instrumentos humanos no afectó a la Palabra de Dios.   Cuando usted lee el Pentateuco, no lee las palabras de Moisés, sino que lee las palabras de Dios.  Ver I Corintios 2:12, 13; 10:11; Romanos 4:20-25; 15:4.
b. Iluminación.   La mejor manera de estudiar el libro es conocer al autor.  El mejor intérprete del libro es su escritor, el Espíritu Santo.  Así como el Señor Jesús hizo saber las Escrituras a sus discípulos, así el Espíritu Santo lo hará para nosotros hoy (I Cor. 2:9-14).

6. El Espíritu Santo y los pecados.
a. Contristando al Espíritu. 
“Y no contristéis al Espíritu Santo de Dios, con el cual fuisteis sellados para el día de la redención. (Ef. 4:30). 
b. Mintiendo al Espíritu.  “Y dijo Pedro: Ananías, ¿por qué llenó Satanás tu corazón para que mintieses al Espíritu Santo, y sustrajeses del precio de la heredad?” (Hechos 5:3).  Ananias le mintió a la iglesia, el templo del Espíritu Santo.  Nosotros también podemos mentirle al Espíritu Santo.  Podemos cantar una mentira.  A veces en una reunión muy emotiva personas dedican sus vidas a un servicio cristiano, pero luego son negligentes en cuanto a lo prometido.  Eso es mentirle al Espíritu Santo.
c. Apagar el Espíritu.  “No apaguéis al Espíritu.” (I Tes. 5:19).  Apagar puede también significar extinguir.  Uno puede apagar los dones del Espíritu, y puede apagar el Espíritu en otros impidiéndoles usar los dones del Espíritu (Num. 11:28, 29).
d. Resistir al Espíritu.  “¡Duros de cerviz, e incircuncisos de corazón y de oídos! Vosotros resistís siempre al Espíritu Santo; como vuestros padres, así también vosotros.” (Hechos 7:51).
e. Afrentar al Espíritu.  “¿Cuánto mayor castigo pensáis que merecerá el que pisoteare al Hijo de Dios, y tuviere por inmunda la sangre del pacto en la cual fue santificado, e hiciere afrenta al Espíritu de gracia?” (Heb. 10:29).
f. Blasfemar contra el Espíritu.  Este es el pecado imperdonable que se encuentra en Mateo 12:31, 32 y Marcos 3:29, 30.  Si la gracia de Dios, la cual perdona todos los pecados de la humanidad, no perdona este, entonces este debe ser un pecado inusual.  No es asesinato, no es incredulidad.  Rechazar la persona de Cristo no es pecado imperdonable; de todos modos, el hombre que rechaza a Cristo y muere, ciertamente está perdido.  El Espíritu no contenderá con hombres después de la muerte.  Su rechazo final de Cristo no es algo imperdonable, sino algo no perdonado.
Deberíamos distinguir entre:
No perdonado e imperdonable.
No olvidado e inolvidable.
No salvo e insalvable.  

Creo que la blasfemia contra el Espíritu Santo, que algunos denominan imperdonable, fue un pecado limitado al tiempo cuando Cristo estuvo sobre la tierra.   No hay pecadores en la lista negra hoy.  Aquellos ofendieron al Espíritu, blasfemaron del Espíritu que hacia las obras en Cristo

¿Puede alguien que ha cometido blasfemia ser salvo hoy?  Si, el ejemplo es el apóstol Pablo, “habiendo yo sido antes blasfemo, perseguidor e injuriador; mas fui recibido a misericordia porque lo hice por ignorancia, en incredulidad. . . Pero por esto fui recibido a misericordia, para que Jesucristo mostrase en mí el primero toda su clemencia, para ejemplo de los que habrían de creer en él para vida eterna.” (I Tim. 1: 13, 16).

7. Emblemas del Espíritu Santo.
a. La paloma.  “También dio Juan testimonio, diciendo: Vi al Espíritu que descendía del cielo como paloma, y permaneció sobre él.”  (Juan 1:32).  El Espíritu no descendió sobre ningún otro de esta manera.  En Génesis 1:2 el Espíritu Santo se movía sobre la faz de las aguas, como una paloma entibiando sus huevitos.  La paloma es una mansa y limpia ave.  Por tanto así son los que son del Espíritu: “mansos como palomas” (Mat. 10:16).   Ciertamente un hermoso emblema del Espíritu Santo.  La Palabra nos presenta la ira del Hijo pero nunca la ira del Espíritu Santo.
b. Agua.  Porque yo derramaré aguas sobre el sequedal, y ríos sobre la tierra árida; mi Espíritu derramaré sobre tu generación, y mi bendición sobre tus renuevos; ” (Is. 44:3).  Ver también Juan 7:38, 39.  Lo que el agua significa para los labios sedientos, y la lluvia significa para la tierra seca, es lo que el Espíritu significa para cada ser humano.  No hay nada que calme esa sed mejor que el agua; no hay nada que satisfaga esa sequía del corazón mejor que el Espíritu Santo.
c. Aceite.  “Y Samuel tomó el cuerno del aceite, y lo ungió en medio de sus hermanos; y desde aquel día en adelante el Espíritu de Jehová vino sobre David. Se levantó luego Samuel, y se volvió a Ramá.” (I Sam. 16:13).  Ver también Isaías 61:1; Hechos 10:38.  Cuando el sacerdote era ungido con aceite, se seguía el siguiente procedimiento: primero, su oreja, para oír la Palabra de Dios; luego su pulgar, para que sus acciones fuesen para la gloria de Dios; y después el dedo de su pie, para que anduviese con Dios.
d. Viento.  “Y me dijo: Profetiza al espíritu, profetiza, hijo de hombre, y di al espíritu: Así ha dicho Jehová el Señor: Espíritu, ven de los cuatro vientos, y sopla sobre estos muertos, y vivirán. . . Y pondré mi Espíritu en vosotros, y viviréis, y os haré reposar sobre vuestra tierra; y sabréis que yo Jehová hablé, y lo hice, dice Jehová.(Ez. 37:9, 14).  Ver también Juan 3:3-8. El viento sugiere actividad.  No se lo puede ver, pero es poderoso.  La visibilidad no es el límite de su acción.  El viento también habla de limpieza (Job 37:21).
e. Fuego.  “y se les aparecieron lenguas repartidas, como de fuego, asentándose sobre cada uno de ellos.” (Hechos 2:3).  El fuego tipifica al Espíritu de Dios. Es fuego que purifica, consume, calienta, prueba, ilumina y energiza.  Es lo mismo con el Espíritu Santo.
f. Vestiduras.  “Entonces el Espíritu de Jehová vino sobre Gedeón, y cuando éste tocó el cuerno, los abiezeritas se reunieron con él.” (Jue. 6:34).  "Vino sobre" implica como vestiduras.  Y eso habla de protección. 
El Espíritu es nuestra protección.

 

Escuchando BBN

Testimonios

Login                                                                                          Herramientas bíblicas   Derechos de autor   Privacidad